La leyenda de Tutankamón

La maldición de Tutankamón
¿Sabías que cuando el 1922 los arqueólogos Howard Carter y Lord Carnarvon abrieron la tumba del faraón egipcio Tutankamón misteriosamente empezó a sucederse una escalofriante cadena de acontecimientos extraños?

La leyenda de Tutankamón, el faraón muerto, en plena adolescencia, en el año 1340 A.C.

Por más de 3270 años su cuerpo había quedado oculto a los ojos del mundo.

Oculto  de la codicia y la maldad de la raza humana.

Al igual que sus antecesores, Tutankamón había sido enterrado en el Valle denominado de los Reyes.

Todos aquellos que reinaron sobre la misteriosa raza descansaban allí en uno u otro lugar.

Por siglos el Valle de los Reyes había sido saqueado por todo tipo de maleantes, aventureros, conquistadores y, finalmente; los arqueólogos que deseaban los ocultos tesoros del lugar.

El valle fue saqueado de una forma tal que sus paredes graníticas parecían un paisaje escapado de la Luna.

Se llegó al convencimiento de que todos los Faraones habían rendido sus secretos a la Humanidad en una u otra forma.

Pero aún quedaba una... Tutankamón.

Muerto en plena adolescencia en el año 1340 antes de Cristo, nadie sabía con exactitud en donde se hallaba su tumba. Howard Carter se encontraba trabajando para el gobierno de Egipto como Inspector General del departamento de Antigüedades.

Había dedicado casi la totalidad de su vida científica a la tarea que le llevaba de la mano.

El descubrimiento y conservación de los tesoros escondidos en las tumbas reales. Uno tras otro los arqueólogos que buscaban la tumba de Tutankamón se dieron por vencidos.

Liquidaban sus expediciones y volvían a sus tierras y a sus Universidades contando lo que podía haber sido.

Solo uno permaneció expectante. Howard Carter estaba decidido a desvelar el misterio del Faraón adolescente.

Desde 1917 se dedicó a excavar en los restos de los otros arqueólogos.

No teniendo el capital suficiente, muchas veces él mismo tenía que emprender la tarea con algún estudiante, discípulo u obrero mal pagado.

Excavaba en los sitios en que se había excavado con anterioridad por dos motivos. Primeramente porque de esta forma se ahorraba en mano de obra y por otra porque ya había camino adelantado en las excavaciones abandonadas.

Era un juego rutinario pero que podía rendir frutos.

La principal ventaja de Carter era su profesión. Residiendo en Egipto, trabajando para el gobierno tenía todo el tiempo del mundo para finalizar su tarea (si lograba el éxito).

Los informes mostraban que, efectivamente; la tumba de Tutankamón no se había encontrado aún.

Que estaba allí desafiando todos los esfuerzos para dar con su paradero.

Por lo tanto Carter se dedicó a esta tumba especialmente.

Se dice que el propio espíritu del faraón muerto había provocado un conjuro que acabaría envolviendo en una serie de catastróficas desdichas a aquellos que habían violado su tumba.

De hecho, dicen que cuando el último hombre de la expedición salió de la tumba, una tormenta de arena se desencadenó en la zona, siendo especialmente intensa en la entrada de la cueva y que después un halcón voló por encima de la tumba y se marchó en dirección oeste, donde según las creencias egipcias se hallaba el “otro mundo”.


Los trágicos hechos tras descubrir la tumba


Solamente 5 meses después de descubrir la tumba, Lord Carnarvon acabaría encontrando la muerte. ¿La causa?

La picadura de un mosquito que se le infectó y acabó debilitándolo.

Pero esto no es todo, sino que en aquel momento todas lasluces de El Cairo se apagaron y de forma simultánea en su casa de Inglaterra su perro también murió. 

Lo más curioso es que al analizar la tumba del faraón egipcio, los médicos encontraron una depresión con forma de cicatriz sobre la mejilla izquierda, justo en el mismo lugar que la picadura de Carnarvon.

Durante los meses siguientes, otras de las personas que también habían visitado la tumba de Tutankamón fueron muriendo, por lo que esta serie de acontecimientos es atribuida al conjuro.

El hermanastro de Carnarvon murió a causa de una peritonitis. 

Alí Farmy Bey, príncipe egipcio que afirmaba descender de faraones, murió asesinado en un hotel de la capital británica y su hermano acabaría suicidándose. George Jay Cloud, magnate de los ferrocarriles en E.E.U.U. que decía se se había resfriado visitando la tumba, contrajo una neumonía y murió.

Y el millonario Wool Joel de origen sudafricano murió tras una caída.

Pero además de todas estas muertes, también debemos destacar la de Richard Bethell que ayudó a Carter a clasificar el tesoro y que se suicidó a los 49 años. Meses después sería su padre, arrojándose desde la ventaja de su dormitorio en Londres. 

Lo más curioso es que en su habitación se encontró un jarrón de alabastro que procedía de la propia tumba de Tutankamón.

La maldición de Tutankamón

Howard Carter examinando el sarcófago de Tutankamón, 1923

Así pues, durante los años que sucedieron al descubrimiento del sepulcro en 1922 más de una docena de personas que estuvieron vinculadas a la misma por circunstancias distintas, murieron de manera natural. 

Sin embargo Howard Carter,el hombre que más debía haber temido al destino, murió en 1939 por causas naturales.

Los hechos inquietantes no terminaron allí…

No obstante, parece que la leyenda del oscuro destino de Tutankamón siguió adelante, ya que en el año 1966, cuando el gobierno de Egipto quiso trasladar los tesoros a una exposición a París, el director de antigüedades, Mohammed Ibraham soñó que sufriría males terribles si lo consentía, por lo que intentó que esto no se llevara a cabo sin éxito. 

En el último encuentro ante las autoridades egipcias para intentarlo, a la salida fue atropellado por un coche, falleciendo dos días más tarde.

Amen-Ra momia egipcia sepultada en las aguas del Atlántico Norte ...
Amen-Ra despertaba de su largo sueño y, con ella,  Amen-Ra, princesa de Egipto, tras morir, fue momificada y enterrada en un ...


El diamante de la Esperanza | VCN
El diamante de la Esperanza. El diamante Hope o diamante de la Esperanza es un diamante de color azul marino con un peso ...


12 Películas con mala suerte ... una espiral de desgracias | VCN
Mas allá de la histeria colectiva que provocó en algunos espectadores demasiado sensibles, alrededor de El Exorcista se hizo ...