Dieta del hombre de hace 30.000 años

Dieta del hombre de hace 30.000 años ya incluía carbohidratos
Dieta del hombre de hace 30.000 años ya incluía carbohidratos.

Los europeos que vivieron hace 30.0000 años eran capaces de fabricar harinas a partir de una gran variedad de plantas.

A pesar de que los investigadores han asumido que la población que habitó el Viejo Continente durante el Paleolítico Superior se alimentaba básicamente de carne, grasas animales y vegetales, un nuevo estudio publicado esta semana en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS) muestra que su dieta era más variada de lo que se pensaba e incluía también carbohidratos.

Los investigadores liderados por Anna Revedin, del Instituto Italiano de Prehistoria y Protohistoria de Florencia, encontraron restos de granos de diferentes plantas salvajes en instrumentos parecidos a morteros y en piedras utilizadas para moler.

La técnica de datación por radiocarbono reveló que su antigüedad era de unos 30.000 años de antigüedad.

El estudio, que se ha realizado con muestras obtenidas en yacimientos de Italia, República Checa y Rusia, sugiere que el procesado de plantas y vegetales para obtener harinas era una práctica habitual y extendida en Europa antes de que se comenzaran a cultivar cereales de forma masiva siguiendo el ejemplo de Oriente Medio, y por tanto, antes de que naciera la agricultura durante el Neolítico.



Asimismo, la gran variedad de restos encontrados indica que un gran número de plantas formaban parte de su dieta habitual.

Dependiendo de la planta de la que se tratara (abundaban los juntos y helechos), utilizaban diferentes partes para obtener la harina: raíces, semillas o rizomas.

Entre las más utilizadas estaban la ‘Typha angustifolia’ y ‘Typha latifolia’, plantas herbáceas de la familia de las Tifáceas conocidas como espadaña, con un tallo largo, similar a un junco.

Un proceso laborioso

Para conseguir un alimento comestible a partir de plantas salvajes, debían llevar a cabo un proceso de varios pasos.

En primer lugar, pelar las raíces, secarlas y molerlas utilizando utensilios adecuados. Finalmente, tenían que cocinar la harina.

La obtención de este producto les permitía disponer de un alimento que se conservaba durante mucho tiempo, fácilmente transportable y con un alto contenido energético, haciéndoles menos dependientes de las condiciones climáticas y asegurándoles provisiones durante sus desplazamientos.

Los investigadores italianos quisieron llevar a la práctica esta técnica y ellos mismos elaboraron la receta de nuestros ancestros.

Prepararon una comida elaborada con harina de espadaña, una de las plantas halladas en los utensilios analizados. Primero recolectaron los tallos, los secaron, los molieron para obtener la harina.

Finalmente cocinaron la harina obteniendo una especie de “galletas integrales”. Según la investigadora Anna Revedin, “no estaban nada mal”.

Dieta del hombre de hace 30.000 años

Hombre prehistórico comía pandas.

Los humanos solían comer pandas, de acuerdo con un científico chino.

En una entrevista publicada en un periódico, Wei Guangbiao dijo que el hombre de la prehistoria se alimentaba de estos animales en lo que ahora forma parte de la ciudad de Chongqing, en el suroeste de China. Wei, jefe del Instituto de Paleoantropología Tres Gargantas del museo Chongqing, explicó que muchos fósiles desenterrados "mostraron que los pandas fueron en algún momento matados a cuchilladas por el hombre".

El diario Chongqing Morning Post , dijo que "en tiempos primitivos, la gente no mataría animales que no les resultaran útiles" y por ello los pandas deben haber sido usados como alimento.

Sin embargo, agregó que los pandas eran mucho más pequeños en ese entonces. Wei dijo que los pandas en estado salvaje vivieron en las elevadas montañas de Chongqing entre 10.000 y un millón de años atrás.

Teresa Guerrero | ELMUNDO.es
Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported. (CC BY 3.0 ) ☺