El Síndrome de Down ,ángeles más que especiales

E
El Síndrome de Down ,Perfil psicológico de estos ángeles más que especialesEl Síndrome de Down , Perfil psicológico y personas especiales.

Todos los seres humanos, tengan o no síndrome de Down, asientan en la infancia las bases o fundamentos de lo que serán durante el resto de su vida en lo que se refiere al desarrollo vital: aspectos físicos y de salud, psicológicos, educativos, intelectuales, sociales, etc.

Es importante que todos los familiares, amigos y profesionales que tratan con las personas con síndrome de Down se esfuercen por intentar conocer al máximo las características individuales y peculiaridades de cada uno de ellos. 


Nuestra misión será descubrir qué necesita el niño, qué objetivos son los más importantes para su vida, cómo debe alcanzarlos, qué ayudas facilitarán estos logros, qué estilos de aprendizaje le resultan más eficaces y beneficiosos, etc. 

Sólo así les podremos prestar una atención personalizada y conseguiremos que satisfagan todas sus necesidades.

a) Personalidad y Temperamento

La personalidad y el temperamento están casi completamente definidos hacia los 12 años. 


Por lo tanto, los familiares y profesionales que tratan a las personas con síndrome de Down deben tener en cuenta esta edad para tratar de influir positivamente en periodo de tiempo más oportuno, buscando potenciar todas las capacidades y habilidades del niño, a la vez que tratamos de eliminar y reducir aquellos aspectos que vayan a resultar un problema, o les van a ocasionar dificultades en la vida.

Es muy importante destacar que las personas con síndrome de Down presentan una gran variedad de estilos y rasgos de carácter, independientemente del síndrome de Down


Cada persona tienen sus circunstancias individuales, un entorno familiar concreto, una educación determinada. Todo esto configura una personalidad y temperamento diferente en cada persona.

Por esta razón, encontramos perfiles psicológicos diferentes en las personas con síndrome de Down; no podemos definir un único y homogéneo perfil temperamental. En concreto, varían la mayoría de aspectos psicológicos y características tales como:

Control y expresión emocional: alegres-tristes, tranquilos-nerviosos; capacidad de regular la emoción de los demás y de regular la propia emoción a través de las acciones de las demás personas 


La respuesta a estímulos sensitivos y perceptivos: ansiedad-tranquilidad; respuesta de malestar o bienestar para los mismos estímulos sonoros, lumínicos, etc.; alto-bajo umbral de excitación sensitiva y perceptiva, etc. 


La autoestima positiva o negativa 


La flexibilidad o rigidez en mayor o menor grado. 


El estilo de aprendizaje: ver un modelo correcto o que les guíen en la actividad, etc.
La presencia de habilidades especiales como la música. 


Las conductas sociales y la capacidad de empatía: introversión-extroversión, interés-desinterés por la relación social, captación de las claves emocionales de las situaciones. 


La autonomía /independencia personal y social: la mayoría la tienen en la juventud, pero no todos lo consiguen. 



En general, la mayoría de niños con síndrome de Down suelen tener un temperamento fácil, sobre todo a partir de los 3 años y a medida que van creciendo: se muestran afectuosos y cariñosos. Les gusta jugar y son dóciles a la interacción social. 

Algunos niños con síndrome de Down tienen un temperamento difícil, sobre todo en edades comprendidas entre los 0-3 años: no son estables en sus ritmos biológicos; son excesivamente negativos; tienen menos capacidad de adaptación a las situaciones y evitan los cambios o novedades.

El conocimiento científico y general del síndrome de Down puede ayudarnos mucho. Existen muchos mitos y estereotipos sobre las personas con síndrome de Down (“son eternos niños” o “siempre están felices”) que les limitan personal, educativa y socialmente. 


Todavía persisten en la sociedad y es tarea de todos erradicarlos y cambiarlos. Muchas padres dicen que sus hijos con síndrome de Down son tozudos y tercos: esto puede ser un ejemplo de estereotipo y se dan en la realidad porque los padres están advertidos de esta característica de sus hijos, y éstos realizan lo que se espera de ellos: “profecía autocumplida”.

Existen una serie de denominadores comunes al evaluar la personalidad y conducta de las personas con síndrome de Down:

- Capacidad disminuida para responder a lo nuevo (menos interacciones con el medio)

- Capacidad disminuida para analizar e interpretar los acontecimientos externos

- Falta de responsabilidad en el mantenimiento del esfuerzo.

- Tendencia a depender de adultos de más edad y autonomía personal reducida.

- Menor conciencia de sus limitaciones

- Baja expectativa de éxito.

- Falta de iniciativa

- Falta de motivación

b) La capacidad de atención


Los niños con síndrome de Down suelen presentar problemas de atención. Estos problemas están causados por alteraciones cerebrales y otras dificultades como:

- Dificultades para fijar la mirada (o mantener el contacto ocular).

- Dificultades de percepción y discriminación auditivas

- Problemas de memoria auditiva secuencial

- Cansancio físico

La capacidad de atención es la base de la mayoría de aprendizajes, adquisiciones y progresos posteriores. 


Debemos entrenar esta capacidad lo antes posible y no dejar de realizar actividades que la mantengan y mejoren. La infancia y edad preescolar son buenos momentos para ello.

Tanto los padres como los profesionales podemos realizar actividades conjuntas con el niño (por ejemplo, la lectura) para lograr mejorar su atención. Además, con estos ejercicios lograremos otros beneficios como:

- Escuchar a los demás
- Respetar el turno o momento para intervenir
- Tener las conductas que luego se le exigirán en el aula
- Mejorar su lenguaje
- Hacerle disfrutar con el aprendizaje
- Fomentar la relación interpersonal

Durante el primer año de vida es conveniente trabajar la atención visual y después la auditiva: el mejor estímulo para trabajar ambos aspectos es la voz y rostro de la madre. 


A medida que crecen, deben ir mejorando su atención: responder a su nombre, tener periodos de atención más largos, atender a órdenes verbales, etc.

Síndrome de Down

¿El síndrome de Down es hereditario?

El síndrome de Down es una condición que se debe a la trisomía del cromosoma 21, que es la presencia de una copia extra, a veces total y a veces parcial, del cromosoma 21. Es por tanto una condición de origen genético. Además, como está presente desde el momento del nacimiento, es una condición congénita. Sin embargo, en muy pocos casos es una condición hereditaria.

El síndrome de Down se debe a diversas formas de trisomía del cromosoma 21

Existen tres tipos de síndrome de Down en función de su etiología: trisomía libre, mosaicismo y traslocación. 

De ellas, solo la traslocación tiene componentes hereditarios y afecta al 3% de los casos de síndrome de Down, mientras que la trisomía libre, que afecta al 95% de los casos, no es hereditaria. Además, del 3% de los casos producidos por traslocación, solo 1/3 sería heredado de los progenitores, es decir, solo el 1% de los casos de síndrome de Down están asociados a la herencia genética.


1. Trisomía libre

La trisomía libre (CIE-10 Q90.0), también conocida como trisomía 21 meiótica no disyuntiva, es la forma de síndrome de Down más común y es el origen del 95% de los casos. Se produce por un error durante la formación de los gametos, en concreto durante la fase de disyunción del material genético. Es similar a lo que ocurre en la mayoría de casos de muchas otras trisomías, como la trisomía X.

La disyunción es la fase de la meiosis en la que dos cromosomas homólogos se separan de modo que el gameto descendiente, ya sea un óvulo o un espermatozoide, queda con la mitad de la información genética que los progenitores. 

La no disyunción es un error en esta fase; el par de cromosomas no se separa y el gameto queda con un cromosoma extra.

La trisomía libre se asocia con el deterioro del material genético, principalmente por la edad, pero no es hereditaria. En un 15% de los casos es transmitida por los espermatozoides y en un 85% por los óvulos.

La edad materna es un factor de riesgo importante en el síndrome de Down


2. Mosaicismo

La trisomía 21 en mosaico (CIE-10 Q90.1), también conocida como trisomía 21 mitótica no disyuntiva, es la forma de síndrome de Down menos frecuente y afecta en torno al 2% de los casos. Se debe a un error en la división celular durante las primeras fases de desarrollo embrionario.

Al producirse después de la fecundación y a diferencia de las otras formas de síndrome de Down, no todas las células del individuo tendrán el cromosoma 21 extra, solo las células descendientes de las células embrionarias en las que se produjo el error. 

Por este motivo, estas personas desarrollan grados muy variables de la condición. También por producirse tras fecundación, no está ligada a componentes hereditarios.


3. Traslocación

La trisomía 21 por traslocación (CIE-10 Q90.2), o trisomía 21 disyuntiva, es la segunda causa más frecuente y afecta al 3% de los casos. Esta forma de síndrome de Down se debe a que un fragmento del cromosoma 21 se trasloca y queda unido a otro cromosoma, con mayor frecuencia al cromosoma 14, pero no hay problemas durante la disyunción del material genético.

Un individuo puede portar una traslocación pero sin que haya mayor o menor información genética en sus células, tan solo uno de sus cromosomas está en un orden diferente. Este tipo de reordenamiento cromosómico se denomina reordenamiento balanceado y produce un fenotipo normal, es decir, no genera ningún tipo de síntoma y una persona lo puede portar sin saberlo.

Sin embargo, un individuo portador de una traslocación puede transmitirla a su descendencia que ya si presentará trisomía del cromosoma 21 y desarrollará un fenotipo de síndrome de Down. 

Esto ocurre tan solo en un tercio de los casos de síndrome de Down por traslocación, en los otros 2/3 la traslocación ocurre en algún momento tras la fecundación.

Es decir, el síndrome de Down por traslocación ligado a la herencia genética afecta en torno a 1% de todos los casos de síndrome de Down. En caso de antecedentes familiares, se suele recomendar hacer un estudio genético para conocer si el origen es por traslocación y así valorar las posibilidades de que aparezca síndrome de Down en nueva descendencia.

Y ahora vienen el fosforeno y otros | VCN
fosforeno
Mediante tecnología láser, los investigadores solo tenían que ir dibujando la estructura. El exceso de polímeros que hubiera sido fabricado se ...

La genial teoría de las ideas de Platón | VCN
teoria de las ideas de Platón 
Para Platón estas ideas REALMENTE existen, no son conceptos al modo socrático ni contenidos mentales expresados mediante el lenguaje.

¿Porqué es que nos salen las canas al envejecer? | VCN
canas al envejecer
Pero, ¿Qué son las canas? La “canicie”, como se conoce académicamente al proceso mediante el cual el pelo pierde su color, se produce por ...

El Síndrome de Down ... Perfil psicológico de estos ángeles más que especiales

Fuentes: http://mijosesamuel.blogspot.com
https://curiosoando.com
Salvo que se exprese lo contrario esta obra y su fuente ... están bajo una licencia Creative Commons.