La Guerra de los Mundos, de H. G. Wells

La Guerra de los Mundos, de H. G. Wells
Hace 8 décadas, se produjo un día histórico para la radio.

La emisión de La Guerra de los Mundos por Orson Welles, provocó el pánico en Estados Unidos.

El 30 de octubre de 1938 , Orson Welles (1915-1985) en el Teatro Mercurio, haría historia... e histeria.

Aquella tarde se emitiría La Guerra de los Mundos a través de la norteamericana CBS., la novela de ciencia ficción de H.G. Wells, en un guión de radio.

Orson Welles demostró por primera vez el grandísimo poder de los medios de comunicación de masas, y en particular, la capacidad de la radio a transmitir una adaptación tan convincente del libro.

Los hechos se relataron en forma de noticiario, narrando la caída de meteoritos que posteriormente corresponderían a los contenedores de naves marcianas que derrotarían a las fuerzas norteamericanas usando una especie de "rayo de calor" y gases venenosos.

El Teatro Mercury , había anteriormente dramatizado 'El Conde de Montecristo' y 'Drácula', entre otras, dirigidos por Orson Welles, un joven actor y director casi desconocido.

Orson Welles tenía mucha competencia radiofónica en esa franja horaria, no en vano su principal rival era el ventrílocuo Edgar Bergen con su programa en la NBC.

Pero en realidad, con la emisión de La Guerra de los Mundos, Welles no tuvo rival.

Para esa noche, se había previsto emitir la adaptación de La Guerra de los Mundos, de H. G. Wells, aunque con un importante cambio: la obra estaba escrita e interpretada simulando una emisión de un boletín informativo sobre la invasión de los marcianos, una técnica que iba a dar mucho más dramatismo a la obra.

En cuestión de minutos, el pánico cundió entre la población según los 'boletines' de la radio se iban haciendo más preocupantes y los marcianos comenzaban su avance imparable y sangriento hacia Nueva York.

La gente comenzó a salir a la calle, presa del pánico. Miles de personas colapsaron las centrales de la policía, y fueron centenares los que corrieron a buscar armas y esconderse en sótanos y túneles.

Hubo quienes acudieron a comisarías de policía con toallas húmedas en la cara para protegerse del 'gas venenoso' con el que atacaban los marcianos.

El caos fue tal que llegó a la portada del New York Times y la gran mayoría de los medios estadounidenses al día siguiente.

Welles advirtió a los oyentes de que se trataba de una farsa al principio del programa, pero no volvió a hacerlo hasta 40 minutos después.

El aviso de la narración falsa fue ignorado

Antes de comenzar a narrar su programa, Welles avisó claramente a sus oyentes: la historia que iban a oír pertenecía al género de ficción.

A pesar del anuncio, muchas personas comenzaron a escuchar La Guerra de los Mundos una vez iniciado el programa, lo que desató la histeria del público en las hipotéticas ciudades atacadas por extraterrestres.

El falso ataque de los marcianos había comenzado en Nueva Jersey

En su relato, Welles contaba con todo lujo de detalles cómo los marcianos habían comenzado su ataque en Nueva Jersey, y que otras ciudades cercanas, tales como Nueva York, también estaban sufriendo problemas.
 
La forma de narrar la historia en la radio fue increíble, ya que el conocidísimo norteamericano imitó la retransmisión de boletines de noticias, testimonios de supuestos testigos e incluso, Welles se permitió imitar al presidente Roosevelt en un imaginario mensaje a la nación ante los supuestos ataques.

Fue entonces cuando se encontraron con los 'boletines informativos' que interrumpían la programación de la Columbia Broadcasting System. Para cuando llegó la nueva explicación de Welles, muchos habían caído ya presas del pánico.

La Guerra de los Mundos, de H. G. Wells

Gran parte de la audiencia no escuchó el comienzo de la función, pues la emisora rival emitió en esos momentos el Show de Charlie McCarthy, el de más audiencia del país.

A los diez minutos del comienzo se hacía una pausa publicitaria, lo que miles de oyentes aprovecharon para cambiar de cadena.

Seis millones de personas escuchaban el programa, de los cuales 1.7 millones creyeron que era autentico, y 1.2 millones estaba genuinamente asustada.

Un día histórico e histérico

La creatividad e imaginación del también creador de «Ciudadano Kane» quedaron patentes a través de las ondas.

Pero sobre todo, la radio demostró su capacidad de llegar a miles de oyentes, y la extrema facilidad con la que se podían distribuir noticias falsas.La radio demostró su extraordinario poder de comunicación

Antes de terminar de narrar su guión, Orson Welles se vio obligado por la propia CBS a intercalar un mensaje tranquilizador a los oyentes, justo cuarenta minutos después de haber comenzado a contar su historia.

Y es que el programa radiofónico provocó la histeria del público, ya que miles de ciudadanos colapsaron las comisarías de llamadas telefónicas.

Aunque la narración nunca ocurrió, el aniversario de La Guerra de los Mundos nos obliga a mirar al pasado para entender la gran capacidad de los medios de comunicación.

En 1938, hubo incluso quien creyó que Welles estaba narrando un ataque de la Alemania nazi a los Estados Unidos.Algunos ciudadanos pensaron que se trataba de un ataque nazi a Estados Unidos

Nada de aquello fue verdad, pero 75 años más tarde, vale la pena recordar uno de los momentos periodísticos más célebres de la historia.

 Salvando las distancias, La Guerra de los Mundos podría compararse con la distribución de noticias falsas que ocurren en ocasiones en nuestros tiempos.

Y aunque mucha gente quiera culpar a Internet y las redes sociales de estos sucesos, La Guerra de los Mundos nos demuestra que estos hechos también ocurrieron en el pasado.

Hace 75 años, la radio y Orson Welles se dieron la mano en un día histórico (e histérico para algunos).

Tras el pánico, las autoridades estadounidenses reaccionaron enfurecidas, aunque en realidad la cadena de radio que emitió el programa no había vulnerado ninguna ley.

A pesar de ello, la policía hizo una visita a la emisora y se incautó todo el material empleado en la obra.

Todo, menos una copia del guión que se llevó Howard Koch, co-autor de la adaptación.

Para Orson Welles, lo ocurrido aquella noche de Octubre de 1938, tuvo una explicación:

“…Solo podemos suponer que la especial naturaleza de la radio, la cual es frecuentemente escuchada en forma fragmentada, o desconectada de la totalidad, ha ocasionado este malentendido.”

 Fuente: alt1040 /aniversario-guerra-mundos