¿Por qué soñamos ,que significan los sueños?

¿Por qué soñamos ,que significan los sueños?
¡ Vivimos soñando ... morimos soñando !

Aún cuando no todas las personas son capaces de recordar que han soñado, lo cierto es que todos tenemos sueños cuando dormimos...

El primer análisis moderno de los ensueños fue descrito por el fundador del psicoanálisis Sigmund Freud en su obra “la interpretación de los sueños” según este autor la función de los sueños era la realización simbólica de los deseos inconscientes.

La explicación de porque soñamos no finaliza ahí, pues han surgido numerosas teorías al respecto:

Sueño como adaptación biológica (pues permite conservar energía pues al desconectar el encéfalo durante el sueño favorece nuestro reposo).

Sueño como un proceso de restauración (si no dormimos y por lo tanto no entramos en sueño Rem podemos llegar a sufrir en el peor de los casos hasta alucinaciones)

Sueño y almacenamiento de información ( los sueños intervienen en la consolidación y organización de los acontecimientos de modo que podamos recordarlos…)

Realmente no se sabe cual de estas teorías es la más adecuada para explicar porque soñamos…Son muchos los misterios los que rodean las explicaciones relacionadas con los sueños.

Llamamos sueños a las imágenes o escenas asociadas a distintas sensaciones y sentimientos que aun recordamos al despertar pues la mayor parte de esos recuerdos se pierden al momento que nos despertamos y tomamos consciencia.

Antiguamente se creía que eran la vía por la que los dioses se comunicaban con los mortales vaticinando eventos futuros, proyectando universos insólitos, visiones infernales o angelicales, personajes misteriosos o episodios maravillosos.
Por ser una actividad mental desarrollada durante el descanso, como objeto de estudio forman parte importante del psicoanálisis moderno, ya que, al soñar abrimos la puerta de la mente; y así, deseos, fobias, esperanzas, ambiciones, miedos, complejos, problemas sexuales o afectivos, fantasmas, angustias, tensiones familiares o laborales, seres queridos y tiempos buenos o malos, aparecen transportándonos a “realidades” que están más allá del alcance de la lógica.

Todas las personas sanas sueñan. Aún cuando una buena parte de ellas son completamente incapaces de recordar el “argumento” de sus sueños, todos los humanos utilizan un porcentaje del tiempo que permanecen dormidos para soñar. ¿Por qué soñamos?

Todos soñamos, pero, todos no lo recordamos. Cada noche tenemos un promedio de tres a seis sueños que intentan descifrar conflictos entre el consciente e inconsciente; lo único diferente es la forma que adoptan pero su contenido es el mismo ya que, como desahogos emocionales, expresan deseos inconscientes, apareciendo como una sucesión de imágenes incoherentes.

Estudios han demostrado que las ondas cerebrales se hallan más activas cuando soñamos.

Pasamos un tercio de la vida durmiendo, por lo que una persona de 60 años ha pasado 20 de ellos durmiendo, lo que representa aproximadamente un 10% de su vida soñando.

Como herramienta del subconsciente que considera, clasifica y procesa los problemas de nuestra vida, los sueños conectan el cuerpo físico, la mente y el espíritu...

¿Dónde se originan? ¿En el cerebro o en algún otro lugar del cuerpo? ¿Por qué soñamos? ¿Para ordenar los pensamientos? ¿Para resolver problemas o para descubrir verdades sobre nosotros mismos?

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis, ordenó los sueños para demostrar que las emociones y pasiones reprimidas aparecen inevitablemente en la mente cuando dormimos.

¿Por qué soñar es tan importante para nuestro bienestar? 

Según una teoría, soñar es el mecanismo que emplea el cerebro para captar el sentido de los acontecimientos del día y desechar la información inútil. Freud, por su parte, sostenía que los sueños permiten a la gente expresar sus deseos prohibidos, ocultos bajo un disfraz. 


Aunque el neurólogo Richard M. Restak no acepta totalmente las ideas freudianas, opina que algunos sueños pueden conducimos a un conocimiento más profundo de nosotros mismos y de otras personas. 

Quién no ha tenido alguna vez, dice Restak, un sueño profético o no ha logrado durante el sueño comprender algo importante sobre otra persona yo descubrir de pronto la solución de un problema al que estuvo dándole vueltas durante el día.

“A partir de ese momento se origina un universo onírico que da vida al inconsciente”.

Su teoría relativa a que nuestra mente guarda recuerdos y emociones en nuestro subconsciente, transformó la forma en la que los humanos estudiaban la mente humana.

“Las emociones enterradas en el subconsciente suben al consciente durante los sueños. Muchos son el resultado de deseos sexuales reprimidos o frustrados. La ansiedad que los rodea hace que algunos se conviertan en pesadillas”.

Poco a poco vamos cayendo en un sueño profundo, tranquilo, caracterizado por una baja de la temperatura corporal y del pulso.

Existen diversos tipos de sueños: Lúcidos: Cuando observamos un sueño dentro de otro sueño; Etérico:

Es el cotidiano cargado de emociones de la vida interior y exterior; De sabiduría: En el que la simbología revela que hemos adquirido conocimientos de fuentes elevadas; Psíquicos:

Desarrollan nuestra intuición; Recurrentes: Aparecen varias veces tal cual o con ligeras variaciones porque un conflicto plasmado en el sueño permanece no resuelto e ignorado; Premonitorios: Aparentemente pronostican el futuro. No hay vaticinio de mayor peso que el anunciado por un sueño; De prospectiva: Representan alternativas de acción.

De confirmación: Reflejan un paso dado con el aval de la sabiduría interior; Grandioso: Evoca un sentimiento poderoso contentivo de un simbolismo trascendente; De sombra: En el que hacemos algo extraño o algo que no nos atreveríamos a hacer en la vida exterior;

De ansiedad extrema: En los que nos enfrentamos causándonos una sensación de extremo peligro de aniquilación. Pesadillas: Todos las hemos tenido. Se cree que son respuestas a situaciones o traumas, o que son indicio de temores que deben ser confrontados. “El mundo de los sueños es un lugar al cual el espíritu y el alma van cada noche a visitar”.

¿Hay poca gente que sueñe en colores?

Es probable que los que creen que sueñan siempre en blanco y negro estén equivocados. Según los experimentos hechos en los laboratorios de sueño, es mucho más frecuente que las personas estudiadas informen que estaban soñando en colores cuando se les despierta durante el estado MOR y se les pide inmediatamente que hablen de su sueño, que cuando el investigador espera a la mañana siguiente para hacer las preguntas. Por eso, algunos científicos afirman que todos soñamos en colores aunque al despertar muchos nos olvidemos de ese aspecto de nuestros sueños.


El templo de Esculapio (Dios de la Medicina) se erigió como lugar de gran energía sanadora donde el enfermo podía acudir, dormir y tener un sueño curativo. Luego, el rito se fue transformando y los encargados del templo, o therapeutes, empezaron a hacer de intérpretes de las instrucciones sanadoras ocultas en el simbolismo del sueño. “Durante el sueño, el cuerpo etéreo se escapa del cuerpo físico, lo que es necesario para que el cuerpo vital pueda reparar el cuerpo físico”.

No fue Freud el primero que habló de la interpretación de los sueños, pero seguramente sí quien popularizó el concepto. En el imaginario popular, la actividad onírica tiene siempre un significado más o menos profundo y relacionado con nuestros deseos, necesidades y vida psíquica en general.

En la Biblia aparecen cerca de 700 menciones de sueños como formas elegidas por Dios para transmitir su palabra. Dormidos o despiertos, soñamos continuamente. Del sueño venimos y hacia el sueño retornamos.

Y aunque hace ya varios años que la investigación ha descartado las interpretaciones psicoanalíticas para entender el significado de los sueños (y también para otros muchos usos), aún no se ha encontrado una respuesta definitiva.

Un equipo del Laboratorio de Neurociencia Computacional ATR, en Kyoto, ha publicado un estudio con el que parecen aportar nuevos datos que ayudan a entender el funcionamiento de nuestro cerebro durante el sueño.

Utilizaron la técnica de imagen por resonancia magnética funcional (IRMf), que detecta el aumento en los niveles de oxígeno en las zonas cerebrales más activas durante la realización de una determinada tarea.

En concreto, los investigadores registraron la actividad del córtex visual (zona posterior del encéfalo que procesa las imágenes) de tres voluntarios a lo largo de diez noches y durante tres horas por sesión.

Cuando la persona se dormía y en cuanto el ordenador registraba actividad cerebral, los investigadores le despertaban para preguntarle qué estaba soñando.

Este proceso se repetía hasta 200 veces con cada participante, lo que les permitió disponer de una muestra representativa de datos.

Hay que decir que el procedimiento puede parecer un tanto cruel (y de hecho en cierta medida quizá lo sea), pero dado que sólo se llevaba a cabo durante tres horas cada noche y que después se permitía a la persona dormir lo que necesitara, las molestias se reducían lo suficiente para cumplir los requisitos éticos mínimos.

De las descripciones que daban los participantes de sus sueños se extraían los elementos e ideas centrales, y estos se ponían en relación con los resultados de la IRMf, filtrando y descartando los patrones cerebrales propios del sueño.

El resultado fue notable: en cerca de un 60 % de los casos, los datos de la resonancia permitían predecir la imagen con que soñaba la persona.

Si bien es cierto que la predicción no era del todo exacta (acertaba en identificar categorías de visualizaciones, por ejemplo si se trataba de una persona o de un paisaje, pero fallaba más cuando se pretendía mayor especificidad), los resultados resultan cuando menos llamativos y prometedores.

El estudio, publicado en la revista Science con el nombre de “Decodificación Neural de Imaginería Visual durante el Sueño”, se basaba en el hecho de que nuestros cerebros reaccionan de forma relativamente estable y predecible ante los mismos estímulos, por lo que un patrón neuronal similar surge siempre a raíz de un estímulo similar.

La correlación requiere complejos cálculos, pero el programa era capaz de reconocer los patrones propios de cada persona.

Parece, si estas líneas de investigación continúan, que en un futuro no muy lejano será posible que terceras personas puedan acceder al territorio más privado de cada persona: sus sueños y sus pensamientos.

Como siempre, el uso que se haga de la técnica será decisivo para formarnos una opinión al respecto, pero qué duda cabe que en sí misma la perspectiva resulta un tanto inquietante…

Cada despertar representa una renovación del proyecto humano desde el instante en que la conciencia retorna a la realidad.

El hombre vive soñando y muere soñando y no hay modo de capturar sus sueños mientras ocurren, y hoy, como en la antigüedad, siguen siendo un misterio aún para la ciencia.

La materia oscura podría haber eliminado a los dinosaurios | VCN
materia oscura podría haber eliminado a los dinosaurios
En nuestra galaxia existen zonas de alta concentración de materia oscura. En su recorrido a través de la galaxia el Sol, y todo el sistema solar ...

Geofagia ,el placer por comer tierra y arcilla | VCN
Geofagia ,el placer por comer tierra y arcilla
Porque existen muchas comunidades de latitudes tropicales que lo hacen diariamente. De hecho, el consumo de arcilla aparece a largo de la ...

Plasma sanguíneo de vacas para enfermedades humanas | VCN
Plasma sanguíneo de vacas para enfermedades humanas
¿Hace mucho tiempo que existen las moscas? Todo sobre las ...Posteriormente, en el Jurásico (hace unos 180 millones de años) apareció

Otros temas en …elefectogalatea.com