Hermanos Collyer ,acumuladores compulsivos extremos

Los hermanos Collyer
Es posible que un día enciendas la televisión y te topes con un programa en el que una persona acude a casa de otra para ayudarle a ordenar y deshacerse de una ingente cantidad de objetos que ha ido acumulando.

El anfitrión sufre, llora y entiende que así no se puede vivir, pero no puede desprenderse de sus cosas. 

¿Qué les ocurre?, te habrás preguntado.

Es un trastorno conocido como síndrome del acaparador compulsivo, también llamado disposofobia.
Los Collyer eran dos hermanos que se dedicaban a acumular cosas de una manera compulsiva, una obsesión que les ocasionó un fin bastante trágico,los dos neoyorquinos de familia acomodada nacidos a finales del siglo XIX se toparon con la muerte a mitad del XX.

De hecho, su caso fue tan raro y llamativo que el Síndrome Collyer hoy en día hace referencia al desorden que ocasiona que la persona que lo padece acumule de manera compulsiva cosas inútiles.



Al morir, los hermanos Homer y Langley Collyer tenían acumuladas en su casa al menos 103 toneladas de basura que iba desde órganos humanos hasta munición sin utilizar de artillería pesada.

La historia comienza a principios del siglo XX. Mientras se sucedía la Primera Guerra Mundial, el barrio de Harlem se hizo más conflictivo provocando la huida de las familias acomodadas y empobreciendo la zona.

Ante el peligro, los Collyer decidieron recluirse.

Reclusión que se hizo más extrema cuando murió su madre.




Entre los vecinos surgieron rumores de que escondían una gran fortuna en la casa, lo que propició las visitas nocturnas de los ladrones.

Para ello Homer, que era ingeniero aunque se definía como inventor, colocó trampas para evitar estas entradas indeseadas.

A pesar de que sea difícil de creer, ambos personajes se graduaron de universidades famosas por lo que eran profesionales.

Sin embargo, fue su peculiar obsesión lo que los hizo famosos. Nadie sabía de su pasatiempo hasta el 21 de marzo de 1947 cuando la policía de Nueva York allanó su vivienda debido a que los hermanos Collyer llevaban días sin mostrarse.

Los hermanos Collyer

Los policías se quedaron muy sorprendidos por la escena que hallaron en la casa de dos pisos ya que la gran cantidad de muebles y objetos acumulados hizo imposible pasar de la puerta principal.

Una vez la policía entró por una ventana, encontró a Homer tirado muerto en el piso.

De su hermano Langley aun no había la menor señal.

Los hermanos Collyer

Posteriormente, los policías llamaron a las autoridades de salud pública para sacar la basura.

Entre los objetos encontrados había una máquina de rayos x,coches para bebés ,comida caducada ,un órgano de iglesia, un banjo ,catorce pianos, un clavicordio,esqueletos de animales, órganos humanos y de animales conservados en cloroformo, 250.000 libros (incluidos miles de libros de medicina, ingeniería y unos 2.500 de leyes) ,191.625 periódicos,arañas de cristal,peladores de patatas,resortes de camas oxidados,material quirúrgico ,un caballete de aserrar ,banderas (6 estadounidenses y una británica) cientos de litros de kerosén, partes de automóviles, equipo quirúrgico, herramientas y material eléctrico y un pequeño arsenal de guerra que consistía en ametralladoras de alto calibre, balas de tanque y hasta un lanza granadas ...también ocho gatos vivos.
Los hermanos Collyer

Después de 4 semanas de limpieza de la basura, fue hallado el cadáver de Langley bajo una pila de periódicos.

La investigación posterior demostró que, al parecer, sin querer accionó una de las trampas y fue atrapado por miles de libros y periódicos. Su hermano, que estaba ciego y casi paralitico, se murió de hambre.

Con respecto a los órganos humanos encontrados, sigue aun siendo un misterio, además de lo que pudo haber llevado a estos dos hermanos a tan bizarro comportamiento.

Sin dudas un caso de extravagancia humana que muestra de que manera una manía puede llevar a lo fatal.


Síndrome del acaparador compulsivo

El síndrome del acaparador compulsivo, se caracteriza por la excesiva acumulación de objetos -excesiva comparándolo con lo que socialmente se tiene por normal-, y la imposibilidad de desprenderse de dichos artículos.

Los hermanos Collyer


10 Datos del síndrome del acaparador

1.No importa que los objetos no sirvan para nada ni sean objetivamente valiosos.

2. Puede llegar a afectar a la vida normal, ya que con tantos objetos las casas devienen almacenes atiborrados.

Según un estudio del Hospital de Bellvitge (Barcelona) cuando más de dos tercios del hogar están ocupados por objetos, que incluyen ropa, diarios, maderas e incluso material de construcción, existe un problema.

3. Se calcula que lo sufren entre un 2 y un 5% de la población adulta y afecta más a las mujeres.

4. El acaparador sufre al ver lo que ha llegado a acumular, pero no puede tirarlo. Piensa que todo eso puede servirle algún día.

5. Es más fácil que afecte a personas con antecedentes familiares. No se sabe si es por educación o por genética.

6. Puede empezar en la adolescencia, aunque se desarrolla en el adulto.

7. En muchos casos es la reacción a un fuerte estrés emocional, debido a separaciones, divorcios, muertes… También se han documentado casos de personas que, tras perderlo todo, en un incendio, por ejemplo, desarrollan el síndrome.

Uno de los motivos que lleva al afectado a guardar y guardar es darle tanto valor sentimental a las cosas, que es imposible deshacerse de ellas.

8. Es más fácil padecerlo si se tiene algún otro tipo de trastorno mental.

9. Cuando el síndrome es extremo se incluye dentro de los trastornos obsesivo compulsivos.

10. Los hábitos de consumo de nuestra sociedad facilitan el desarrollo de este síndrome, ya que muchas veces el acumulador es también un comprador compulsivo.

Se obtiene una satisfacción comprando y luego no se puede tirar lo adquirido porque tiene una implicación sentimental.

A todo el mundo le cuesta desprenderse de sus objetos personales.

Pero si no se es capaz de tirar las cosas viejas, se piensas que todo puede volver a ser útil o se guarda cualquier entrada, anotación, papeles etc… y no se sabe ya donde meter lo último que se ha comprado, quizá estemos ante el principio de un trastorno de acumulación compulsiva.

Julio Verne y la Sociedad de la niebla | VCN
Los hermanos Collyer
No fue hasta la llegada del siglo XIX, cuando volvió a emerger en las sombras con bastante impacto entre determinados grupos de ...

La gran proeza de Jadav Molai Payeng | VCN
Los hermanos Collyer
Las serpientes murieron de calor, sin ningún tipo de sombra arbórea. Me senté y lloré sobre sus cuerpos sin vida. Fue una carnicería. Alerté al ...

Max Schreck | VCN
Los hermanos Collyer
a lo largo del tiempo, sirviendo como inspiración a varias películas posteriores como “La sombra del vampiro” de E. Elias Merhige (2000).