Viaje mental en el tiempo

Viaje mental en el tiempo
El tiempo es algo más bien curioso y un estudio filosófico sobre él excede cualquier post, no importa de qué blog se trate.

Podríamos decir que lo único que existe es el presente, que el pasado y el futuro son ilusiones, pero podríamos llegar a decir de igual modo que el presente es igualmente una ilusión.

Como sea, es indudable que poseemos la capacidad de evocar el pasado, a veces con una claridad que no tiene nada que envidiar al supuesto tiempo presente y, de igual modo, podemos imaginar el futuro y situaciones que todavía no han ocurrido.

Investigadores de distintas universidades de Suecia, Estados Unidos y Canadá han encontrado evidencia de “cronestesia” (término bastante reciente), la habilidad del cerebro humano de ser consciente del pasado y el futuro y viajar mentalmente en el tiempo.

Y han descubierto, por ejemplo, que al pensar sobre un mismo tema, pero en distintos tiempos, se activan distintas regiones del cerebro.

Justamente de eso consistió el estudio. Los investigadores solicitaron a los voluntarios que piensen, por ejemplo, de un paseo en un entorno familiar: en el pasado, el presente y un futuro imaginado.

En consecuencia, el contenido era el mismo y lo único que cambiaba era el tiempo mental, subjetivo en el que ocurrían los hechos.

Y notablemente, el resultado mostró que la actividad cerebral es muy similar se trate del pasado como del futuro, siendo estos marcadamente diferentes del presente.

La cronestesia es un campo nuevo que tiene muchísimo que aportar al eterno debate, la duda sobre el tiempo y su relación con la mente humana.




Este primer estudio, en principio, viene a confirmar la separación entre presente y pasado/futuro y me despierta la curiosidad sobre un hecho que podría ser muy interesante.

¿Habrá similitudes entre la actividad cerebral que mostramos al pensar sobre tiempos pasados y futuros que la evidenciada al ejercitar nuestra imaginación, nuestra creatividad?

Si existe el presente, ¿cuánto dura?

El presente es una colección de ventanas que continúan abiertas apenas 3 segundos mientras que el tiempo transcurre.

Es más, podíamos decir que el presente del que somos conscientes sólo es un espejismo construido por nuestro cerebro.

Miroslav Holub, poeta y también inmunólogo checo comentaba que en el 73% de todos y cada uno de los poemas en alemán leídos en voz alta sólo duran entre dos y tres segundos. 

Sin embargo, también decía que los poemas con versos más largos se leen con una ligera pausa inconsciente en medio de cada verso.

 "En este caso, el presente dura tres segundos", afirma Miroslav.

Según lo que parece, 2 o 3 segundos es la duración sobre la que nuestra mente percibe los datos sensoriales recibidos como una experiencia única. Pongamos un ejemplo sencillo: 

Un reloj de pared hace tic tac tic... siempre y en todo momento emite el mismo sonido. Por lo tanto, la duración entre esos "golpeteos" es más o menos de unos 3 segundos.

La cuestión de qué es el presente, para poder decidir si se puede vivir el presente es, en esencia, un problema de percepción del paso del tiempo.

Viaje en el tiempo sería posible, gracias a nuevo tipo de ...

Posibilidad de viajar en el tiempo y los metamateriales | VCN

10 personajes viajeros del tiempo | VCN

Vía: http://alt1040.com
Creative Commons...