Perros olfatean cáncer de próstata y diabetes

Perros olfatean el cáncer de próstata
Perros que detectan el cáncer de próstata con su olfato.

El perro es el mejor amigo del hombre por muchísimas razones.

Todos los que hemos tenido en algún momento uno de estos animales como mascota somos conscientes del amor incondicional, la nobleza y la capacidad de protección que nos muestran día a día.

Gracias a su extraordinario olfato, los perros son capaces de detectar drogas, personas desaparecidas, sospechosos de un crimen y material combustible.

Pero esto no es todo, ya que en más de una ocasión se ha comprobado cómo algunos ejemplares entrenados, conocidos como perros médicos, tienen la capacidad de detectar a través del olfato algunas enfermedades como el cáncer y la inestabilidad de algunos parámetros como los niveles de azúcar en la sangre.

Pero también pueden contribuir a la ciencia al identificar compuestos procedentes del metabolismo de células cancerígenas en muestras de orina.

Un equipo del Hospital La Fe de Valencia trabaja junto a un grupo de perros, para mejorar los métodos de diagnóstico prematuro del cáncer de próstata.

La perra Yuca, una Border collie, ayuda a los investigadores a desarrollar métodos más precisos y menos invasivos para detectar el cáncer de próstata. / Hospital La Fe.

Cada año en España se detectan 28.000 casos nuevos de cáncer de próstata, el segundo más común y la sexta causa de muerte por cáncer entre los hombres en todo el mundo.

Existen varios métodos para diagnosticarlo, pero no son los suficientemente sensibles y precisos.

De hecho, de las 30.000 biopsias transrrectales que se realizan, solo 12.000 resultan positivas.

Científicos valencianos comprueban si los perros serían capaces de señalar la presencia de compuestos orgánicos volátiles en la orina de los pacientes con cáncer de próstata

Antes de las biopsias, los pacientes se someten a otras pruebas para detectar precozmente el cáncer de próstata. Además del tacto rectal, se encuentra la determinación en sangre de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés), que ha contribuido al aumento de la detección de esta enfermedad por ser la prueba diagnóstica más sensible.

Perros olfatean el cáncer de próstata y diabetes
Sin embargo, el PSA no es específico del cáncer de próstata ya que puede verse aumentado por una inflamación de la próstata o por una hiperplasia benigna de próstata por ejemplo.

Por ello, muchos hombres tienen que someterse a biopsias aun teniendo una patología no maligna porque sus niveles de PSA en suero son altos.

En la búsqueda de nuevos métodos de detección del cáncer menos invasivos y traumáticos es donde entran en juego los perros.

Estudios anteriores ya habían demostrado que los canes entrenados pueden detectar cánceres de vejiga, pulmón o mama solo oliendo la orina de los pacientes portadores.

Un equipo del Hospital Universitario y Politécnico La Fe en Valencia comprueba ahora en laboratorio si estos serían capaces de señalar la presencia de compuestos orgánicos volátiles en la orina de los pacientes con cáncer de próstata.

El proyecto, coordinado por José Luis Ruiz Cerdá en el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y que busca financiación por crowfunding a través de Precipita, pretende incluir esta nueva herramienta biológica en la detección del cáncer.

“Pensamos que si existen compuestos orgánicos volátiles específicos tumorales, estos deben estar presentes en la orina y revelar la presencia del tumor”, dicen los científicos valencianos, para quienes el proyecto abre nuevas vías para investigar posibles tratamientos.

El fin último es conseguir un biomarcador más específico y menos invasivo que los que existen en la actualidad para evitar las biopsias.

Para los investigadores, esta técnica favorecería al paciente por evitarle este procedimiento incómodo y al sistema sanitario porque reduciría costes hospitalarios.

“Si conseguimos detectar el cáncer con tan solo un análisis de orina podemos mejorar en rapidez a la hora de diagnosticar y en conseguir una herramienta de detección mucho menos invasiva que las actuales”, apunta a Sinc Ruiz Cerdá, del hospital valenciano.

Primer paso para la detección del cáncer

Los perros como la Border collie Yuka son una parte esencial en esta investigación. “Son un miembro más del equipo investigador”, confiesa Natividad Sebastià, investigadora en el mismo centro.

Sus fosas nasales son capaces de acumular entre 200 y 300 millones de células olfativas, un aparato entre 40 y 60 veces más sensible que el humano.

Son capaces de identificar de manera mucho más precisa –con un umbral de detección 100 millones de veces superior al humano– las moléculas responsables de los olores que vienen del aire inhalado y de detectar los compuestos orgánicos volátiles presentes en la orina y característicos del cáncer de próstata.

“Cada día los perros acuden al centro donde se realiza el entrenamiento para que se les presenten las muestras de orina que se ha decidido para ese día”,

Pero para ello, los perros –que son donados desde particulares al adiestrador que los acoge en su casa, situada en las afueras del casco urbano– realizan un exhaustivo y protocolizado entrenamiento con muestras con cáncer y sin compuestos procedentes del metabolismo de las células cancerígenas (muestra control).

En su rutina diaria, como en la habitual, el adiestrador no olvida pasear, correr y jugar con ellos.

“Cada día los perros acuden al centro donde se realiza el entrenamiento para que se les presenten las muestras de orina que se ha decidido para ese día”, indica la investigadora.

Al realizar la acción de señalizar los perros reciben siempre un estímulo positivo que puede variar entre jugar con la pelota o darles una porción pequeña de comida.

“Siempre se acompaña de un reconocimiento verbal por parte del adiestrador”, dice a Sinc Salvador López, entrenador de los animales.

En la primera parte del entrenamiento –que se realiza dos veces por día generalmente, mañana y tarde y su duración es corta, de unos 15 minutos–, los canes comienzan a aprender a identificar muestras de cáncer de próstata de alta carga tumoral para fijar la huella olorosa.

En la siguiente fase, la carga tumoral es inferior por una razón sencilla: “El objetivo es intentar que se detecte el cáncer también en fases tempranas donde el tamaño del tumor es reducido y resulta más difícil que se pueda detectar mediante biopsia”, recalca Ruiz Cerdá.

En ambas fases se introducen muestras de orina control de pacientes sin cáncer.

En la última etapa del entrenamiento –el test a doble ciego o examen–, los perros marcan entre seis muestras presentadas la correspondiente al paciente con cáncer de próstata.

“Esta fase será la decisiva donde se examine a los perros y se valide su capacidad para señalizar el cáncer de próstata”, constata Sebastià. Estos resultados tienen una sensibilidad de más del 95%.

Una vez que los perros diferencian estas muestras, “los científicos deberíamos ser capaces de identificar estas moléculas a través de técnicas analíticas sofisticadas como la resonancia magnética nuclear”, informa Alba Loras, que también participa en el proyecto.

La detección se refuerza así con un análisis metabolómico para caracterizar los compuestos cancerígenos.

De este modo, con esta combinación de herramientas y la financiación adecuada, los científicos podrán detectar mediante métodos más precisos y no invasivos (muestras de orina en lugar de análisis de sangre o biopsias) la presencia de cáncer.


¿Cómo los perros pueden olfatear la diabetes?

Cuando detectan que su dueño tiene hipoglucemia, lo alertan para que pueda tomar medidas antes de que sea demasiado tarde. 

Los diabéticos deben tener siempre con ellos una dosis de glucagón para inyectársela en caso de hipoglucemia, ya que se trata de una hormona que se encarga de estimular al hígado para que libere sus reservas de glucosa, restableciendo con ello sus niveles en la sangre.

La solución, por lo tanto, parece sencilla, pero hay un inconvenientes muy grande, ya que uno de los primeros síntomas que experimenta un paciente diabético con hipoglucemia es el cansancio, por lo que en ocasiones pueden quedarse dormidos y no ser conscientes de lo que les está pasando.

Esto puede dar lugar a consecuencias terribles; ya que, si no se despierta, el déficit de azúcar en sangre puede llevar a graves problemas que podrían incluso desembocar en la muerte.

Por eso, la función de los perros médicos es alertarlos, despertándolos si fuese necesario para que puedan tomar medidas a tiempo. 


¿Cómo puede el olfato de los perros detectar la hipoglucemia?

Hace mucho tiempo que se conoce la habilidad de estos perros médicos para olfatear los bajos niveles de azúcar, pero no se conocía el mecanismo que utilizan para ello.

Sin embargo, parece ser que la “culpa” de todo la tiene el isopreno, una sustancia que exhalamos durante la respiración.

Para comprobar si había una correlación entre isopreno e hipoglucemia, estos investigadores se ayudaron de ocho mujeres voluntarias con diabetes tipo 1, cuyas exhalaciones fueron analizadas a través de espectrometría de masas.

Para ello, se les bajaron cuidadosamente los niveles de azúcar hasta provocarles la hipoglucemia, comprobando que en ese momento los niveles de isopreno se disparaban llegando a tasas que podían alcanzar el doble que en la normalidad.

Lógicamente los seres humanos no podemos oler estos cambios, pero no debemos olvidar que el olfato de los perros es mucho más preciso y que, de hecho, pueden oler sustancias a concentraciones de una parte por billón, por lo que no tienen problemas para detectar cambios tan bruscos como éste.

Se debe tener en cuenta que el estudio fue demasiado simple, con un número de participantes muy pequeño, por lo que es demasiado pronto para lanzar las campanas al vuelo, pero si se confirmaran las sospechas de estos investigadores no tendríamos sólo la explicación de la heroicidad de estos canes, sino que también estaríamos ante un mecanismo para detectar los niveles de azúcar basado en la respiración, que podría sustituir al pinchacito de toda la vida, mucho más caro y engorroso.

En este vídeo podéis saber más sobre estos perros, que dejan por los sueles a los súper héroes de los cómics. Y sin poderes extraterrestres ni trajes ridículos. ¡Supera eso, Superman!

Guau VS miau. ¿Las dos cosas? | VCN
Guau VS miau
Si has tenido alguna vez perros y gatos seguramente habrás ... Incluso pueden oler el cáncer, tal y como explica John Lloyd en su libro El ...

¿Pesadilla genética? | VCN
Pesadilla genética
La genética puede ser la solución definitiva para el cáncer... dos nuevas razas de animales domésticos muy queridos: los perros y los gatos

Fuente: http://www.agenciasinc.es/
SINC