Las luciérnagas

Las luciérnagas
Luciérnagas
Curiosidades sobre las luciérnagas.

Son esas luces mágicas que alumbran suavemente nuestras noches en el campo.

Esas hadas nocturnas que iluminan nuestros sueños con su misterio y su delicadeza. Son muchos los que admiran estos pequeños insectos tan comunes, pero a la vez tan llenos de misterios que te encantará conocer hoy con nosotros.

Acompáñanos en este pequeño paseo por el bosque, cuidando de no hacer excesivo ruido para no espantarlas…

Aspectos curiosos sobre las luciérnagas

1. ¿Qué son en realidad las luciérnagas?

¿Son moscas? ¿Son polillas? Bien, en realidad son escarabajos que han endurecido sus alas anteriores llamadas élitros. De este modo, pueden mantener el equilibrio y poder volar más fácilmente.

Luego, en reposo, utilizan unas alas más finas y parecidas a las de las moscas para darse impulso. Las luciérnagas entran dentro del orden Coleoptera.


2. La fascinante luz de las luciérnagas

Una de las más increíbles del mundo. Esta bioluminiscencia se debe a una reacción química que se da cuando el oxígeno de la luciérnaga se mezcla con una enzima llamada luciferina, y a su vez, con otro químico llamado adenosin trifosfato, originando así uno de los generadores de luz más increíbles de nuestro maravilloso planeta.

Pero ¡ojo! Esta luz no está en el interior de su abdomen, sino que es externa.

Quizá por ello muchos científicos hayan desarrollado determinados inventos con los cuales utilizar la luciferasa de las luciérnagas.

Es algo magnífico, en especial para el campo de la medicina, ya que puede usarse para detectar la formación de coágulos de sangre o, incluso, para detectar marcadores de la tuberculosis.

Pero no nos alarmemos: se ha conseguido sintetizar en laboratorio este elemento, por lo tanto, no hace falta cazarlas, ni aún menos quitar la vida a nuestras queridas luciérnagas…


3. El lenguaje de las luciérnagas.

¿Sabías que estos preciosos animales hablan entre sí? Sus luces, además de adornar nuestros jardines durante la noche, sirven para hablar entre ellas.

Los machos emiten su luz siguiendo un patrón de parpadeo, para comunicar su “disponibilidad”, a lo cual, otras hembras dirán con su luz “que les parece bien tener dicho encuentro”.

Las luciérnagas

4. Canibalismo

Puede que con este dato rompamos esa imagen mágica que muchos teníamos sobre las luciérnagas.

Al igual que ocurre con algunas otras especies, es común que las hembras se coman a los machos. Los atraen con sus luces haciéndoles creer que son receptivas para reproducirse y en realidad, lo que buscan es “alimentarse”.


5. El ciclo vital de la luciérnaga

Es sorprendente, las luciérnagas pasan entre uno y dos años en estado larval, para después emerger convertidas en los insectos que todos conocemos, un estado que solo durará unos 21 días.

Un periodo de tiempo en el cual no comen, es decir, cuando alcanzan la edad adulta su única prioridad es la reproducción, de ahí ese intenso y llamativo juego de luces nocturno. ¡Hay que seducir y perpetuar la especie!


6. Las luciérnagas están desapareciendo.

Es una auténtica lástima. A pesar de tener más de 2.000 especies distintas de luciérnagas, cada vez hay menos en nuestros campos y jardines, en nuestros bosques…

Son seres muy importantes para nuestro equilibrio ecológico, pero a su vez, son muy sensibles a la contaminación, a la desaparición de nuestra naturaleza, y también al incremento de las luces en la ciudad.

Hemos de pensar que la luciérnaga utiliza la luz para encontrar una pareja sexual.

Si hay demasiados estímulos a su alrededor no puede ver a sus compañeros o compañeras sexuales, con lo cual, no puede reproducirse y, poco a poco, van perdiéndose esas maravillosas luces en nuestros jardines…