Preparación de plastilina casera no tóxica

Es muy divertido jugar y desarrollar la creatividad y habilidades manuales con esta herramienta,los especialistas aseguran que la actividad de ablandar y moldear una masa de color para mezclarla luego con otras y hacer pequeñas piezas es más compleja y ventajosa de lo que creemos.

Plastilina casera no toxica ...preparación

Y es que el moldeado de plastilina involucra aspectos esenciales en el desarrollo del niño, como la capacidad de concentración, fijarse metas a corto y largo plazo, facilidad con los procesos de lectura y escritura,aprender más fácilmente y tranquilizarse en momentos de mucho estrés o que les exigen estar muy alertas.

El moldeado involucra aspectos esenciales en el desarrollo del niño, como:
  • La capacidad de concentración.
  • Fijarse metas a corto y largo plazo.
  • Facilidad con los procesos de lectoescritura.
  • Aprender más fácilmente.
  • Elevar la autoestima.
  • Al dividir la masa en pequeños pedazos, le permite al niño aprender a contar.
  • Tranquilizarse en momentos de mucho estrés.
  • Asimilar los conceptos de grande y pequeño.
  • Cuando el niño es mayor, le permite representar la realidad que lo rodea.
  • Desarrollar la motricidad fina (o hacer las manos más capaces en el caso de agilidad), en niños menores de 12 años.
¿ Y díganme a que niño no le gusta jugar con plastilina, y hacer los muñequitos y carritos de moda?

Algunos de nosotros ( compañeros alumnos, profesores,etc.) convive con niños pequeños, ya sean hermanos, primos, hijos, sobrinos, etc.




Muchas veces lo niños pequeños que juegan con plastilina , o plasticina , como la conocemos en América central de marca suelen llevársela a la boca.

Es por eso que nos dimos a la tarea de buscar una receta que  no involucrara productos tóxicos en la elaboración de la plastilina.

De esta forma podremos interactuar mejor con nuestros niños y lo mejor de todo: sin riesgo.

Este tipo de plastilina casera es muy fácil y divertida de hacer y te llevaremos de la mano en este proceso.

Iniciando por como elegir los colores y finalizando otorgándote algunos tips para divertirte más con tu plastilina.

Materiales

Para realizar este divertido experimento necesitas lo siguiente:

   3 tazas con harina
   ¼ de taza con sal
   1 taza con agua
   1 cucharada de aceite vegetal
   colorante vegetal de los colores que más te gusten

Plastilina casera no toxica ...preparación2


Accesorios:

   1 caserola con capacidad de 2 litros.
   1 cuchara o palita de madera
   1  colador
   1 gotero

Desarrollo

 1.Se mezclan perfectamente, la harina, la sal y el agua dentro de un recipiente.
2.Se pone el recipiente a fuego medio y se mueve constantemente hasta que se forme una masa uniforme parecida al puré de papa.
3.Una vez que adquiera consistencia de puré, se deja enfriar a temperatura ambiente.
4.Ya fría se forman bolitas y a cada una se le agregan unas gotitas del color vegetal deseado y un poco de aceite para mayor plasticidad.
 5.Guárdela en una bolsa de plástico para que no se endurezca.Recomendaciones:Si se endurece con el tiempo puede ablandarla dejándola un poco al sol o agregando un poco de aceite

¿Como hacer el experimento?

El primer paso a seguir es conseguir los materiales. Esta receta de plastilina es casera, por lo tanto la mayoría de las personas pueden conseguir todos los ingredientes en sus casas.

Plastilina casera no toxica ...preparación4

Primero la harina debe de ser de trigo, es la que usamos comúnmente para empanizar.

La sal. La que usamos para condimentar todo.

El agua. Bueno eso es fácil, debe ser de garrafon, la misma que tomamos.
Aceite vegetal. El mismo que usamos en casa para freír.

Los colorantes. Pueden ser los que se usan para la comida ( dar color a el agua de sabor) o incluso puedes usar gelatina de sobre, que tenga un color muy intenso.

En la lista de materiales puedes encontrar una caserola. En esa caserola deberás vertir los ingredientes.

Agregamos los ingredientes en la caserola, pero la primera vez que lo hicimos la mezcla se quemó, ya que olvidamos moverla continuamente. Es importante moverla constantemente, de no ser así los ingredientes no se incorporan por completo y por consecuencia no se crea la mezcla uniforme que se desea.

La receta dice que después de ponerla a fuego lento debe dejarse enfriar a temperatura ambiente.

Seguimos  la receta de ese modo pero el resultado no fue bueno. La masa comenzó a “derretirse” y de ser una especie de masa paso a ser algo parecido a “atole”.

Con el resultado anterior decidimos no dejarla enfriar de esa forma. Hicimos bolitas de masa y colocamos cada una en una bolsa de plástico individual. De esta forma la masa no se “derritió” y conservo su consistencia suave y moldeable.

Después elegimos los colores.
Los colores pueden ser elegidos dependiendo la figura que quieras formar, o bien usar los colores primarios ( rojo, azul, amarillo).

Sacamos una bolita de masa, la sostuvimos en nuestras manos e hicimos una pequeño orificio en medio, en el cual agregamos unas gotas de colorante ( para mejores resultados usa el gotero) y comenzamos a amasar y amasar hasta que la masa obtenga el color deseado.
Este procedimiento lo repetimos con cada una de las bolitas.

Al terminar con cada una de las bolitas las guardamos en una bolsa de plástico individual y como ya había mencionado así cuido su forma y consistencia.
Guardalas en bolsas de plástico cuando no las uses.

Y ahora si. ¡ A divertirse con los niños en casa !
Con ella puedes crear muchas cosas, como casitas, estrellas, ¡una ciudad!

Ahora puedes usar tu plastilina para...

  • Diseñar figuras reales o fantásticas.
  • Realizar maquetas.
  • Crear cuadros decorativos.
  • Moldear obras de arte.
  • Moldear figuras en el cine.
  • También ha sido bien empleada en niños con problemas cerebrales.

Recomendaciones al usar plastilina

  • Que no sea tóxica.
  • Siempre se debe utilizar en presencia y bajo supervisión de padres u educadores.
  • Nunca un niño debe trabajar con masa o plastilina industrial.
  • Después de usarla, no se deben lavar las manos, porque la masa las calienta y al lavarlas inmediatamente se las somete a un cambio de temperatura brusco. Hay que esperar 10 minutos después de haber terminado.
  • Utilizar toallitas limpiadoras mientras se está en espera de lavarse las manos

Historia de la plastilina

En 1880, Franz Kolb, dueño de una farmacia de Munich (Alemania), inventó la masa moldeable. Él era escultor y tenía un problema: la arcilla con la que trabajaba se secaba muy rápido. Para comercializar su invención, la publicó en Faber-Castell y desde entonces se vende.

La patente de la masa para moldear le fue concedida en 1899, y para 1900 inició la producción. En un primer momento sólo se comercializaba en color gris, pero con el paso del tiempo fue aumentando la gama de colores.

Muy pronto comenzó a utilizarse como herramienta para que los niños jugaran o aprendieran, y su uso fue generalizándose en las escuelas de educación básica.

Para 1956 tuvo otra modificación o variante: una masa no tóxica cuya base es de harina, sal y agua, combinada con otros ingredientes secretos, que comenzó a venderse como juguete.

En el inicio, ese material fue creado para limpiar paredes pero, cuando se descubrió que los niños jugaban con él, se le añadió color y se empezó a vender en pequeños botes amarillos.

En 1965 se vendió la patente por muchos millones de dólares a la compañía especializada en juguetes Hasbro.


¿Cómo fabricar plastilina magnética?   OJO PORQUE ESTA MODALIDAD DE PLASTILINA ES UN POCO TOXICA A LA HORA DE SER PREPARADA.

¿Recordáis cuando de pequeños pasábamos las horas muertas jugando con plastilina?

Podíamos construir edificios enormes, vehículos de todo tipo, apetitosas tartas, preciosos árboles o, como hacía yo, dedicarnos a hacer churritos sin ningún interés artístico, por el simple placer de pringarnos las manos. 

plastilina magnética

En esa época creíamos que había una grandísima variedad de plastilinas: en taco grande, en taco pequeño, roja, negra, verde, marrón… 

Jamás se nos hubiese pasado por la cabeza que los niños del futuro pudiesen jugar con una mejor, porque los niños del futuro viajarían con sus trajecitos plateados en coches voladores, pero jugarían con la misma plastilina que nosotros, faltaría más. 

Sin embargo, hoy en día existe una plastilina mucho mejor que aquella, la plastilina magnética.
¿Qué es la plastilina magnética?

La plastilina o masilla magnética es una variante de las conocidas como “plastilinas inteligentes”, diferentes respecto a las convencionales debido a que no se secan ni se enganchan, son inodoras y se pueden mojar. 

Algunas también pueden cambiar de color o producir fluorescencia, mientras que la magnética, como su propio nombre indica, es capaz de atraer objetos metálicos, como si de un imán se tratara. 

Además, incluso puede compactarse y mantenerse por sí misma en una superficie vertical.

Para que veáis mejor sus efectos os dejo este vídeo en el que, entre otras cosas, la plastilina “engulle”, literalmente, un pequeño imán.


¿Cómo podemos conseguirla?

Aunque esta plastilina se puede comprar cada vez en más sitios, el inventor Michael Saurus ideó una manera casera de obtenerla, de modo que; además de disfrutar jugando con ella, también podemos disfrutar fabricándola. 

 Para ello necesitaréis las siguientes herramientas y materiales:
  • Guantes desechables 
  • Mascarilla desechable 
  • Área de trabajo desechable (un plato de plástico, por ejemplo) 
  • Plastilina de cualquier color 
  • Polvo de óxido de hierro negro (se trata de la sustancia que le confiere el poder magnético. Lo podéis encontrar en tiendas especializadas de productos químicos y manualidades o en Amazon) 
Para empezar, es importante comprobar que la zona de trabajo está bien ventilada. 

El polvo de óxido de hierro es muy fino y se puede inhalar con facilidad, así que no se os ocurra prescindir de la mascarilla. 

Ni qué decir tiene, que tampoco debéis dejar a los niños manipularlo.

Cuando estéis listos, sacad la plastilina del envase, apretadla un poco con las manos para calentarla y extendedla sobre la superficie de trabajo, como si fuese una sábana.

A continuación, pasaremos a añadir el óxido de hierro. Para unos 24 gramos de plastilina utilizaremos una cucharada de polvo. 

Si deseamos aumentar el magnetismo, añadiremos más cantidad. Depositaremos el polvo sobre la plastilina con mucho cuidado e inmediatamente cerraremos el recipiente para evitar escapes.

Por último, cerraremos la sábana de plastilina sobre el óxido depositado y lo masajearemos cuidadosamente para evitar inhalarlo. 

Seguiremos masajeando durante 3 o 4 minutos y poco a poco veremos como la plastilina pierde su color y se vuelve completamente negra.

Y ya está, la plastilina está lista para atraer todas las llaves que tengáis en casa (eso sí, cuando os acerquéis a ellas).

Cuando éramos pequeños no imaginábamos que los niños del futuro podrían jugar con una plastilina tan chula; pero como adultos del presente, nos merecemos jugar con ella.