Holgazán ¿nace o se hace?

Holgazán ¿nace o se hace?
El holgazán… ¿nace o se hace?

El cuerpo humano es un misterio y muchas veces hay una explicación científica a muchas de las conductas a las que no les encontramos explicación. 

¿Somos perezosos porque sí o los genes son los responsables de nuestra pereza?

El gen de la pereza

Parece ser que diferentes investigaciones llevadas a cabo en varias universidades han logrado dar con la explicación a la pereza.

¡No eres tú, son tus genes los que no te responden.!Analicemos algunos de estos estudios.

Dos estudios sobre el gen de la pereza

1. La Dopamina como responsable

¿Eres más activo o más perezoso? 

Las personas más diligentes y activas son las que generan más dopamina en las zonas del cerebro relacionadas con la motivación, mientras que las personas más tranquilas u “holgazanas” liberan más dopamina en las zonas del cerebro implicadas con las emociones y en la percepción del riesgo.

Es decir que según este estudio todo depende de donde tengamos colocada nuestra dopamina.


2. Una mutación genética es la responsable

El estudio más reciente ha sido llevado a cabo por un grupo de investigadores de varias universidades chinas y escocesas lo han bautizado como “el gen de la pereza”. 

Según estos científicos, hay una explicación para todas esas personas que te sacan de quicio por su inactividad o cuando tú eres el motivo de desesperación de muchos que te tachan de perezoso. 

El estudio llevado a cabo en el 2014 se publicó en la revista PLoS Genetics y ha sido la base científica del libro “El holgazán nace, no se hace”.

La investigación consistió en analizar la química genética y el cerebro de ratones con esta mutación genética (una variante del GEN SLC35D3 asociado a la obesidad) y descubrieron como ésta influyó tanto en el peso, la ingesta de alimentos, el metabolismo y la actividad física de los ratones.

La conclusión a la que se llegó es que esta mutación genética interrumpe la liberación de dopamina (la responsable de la recompensa y el placer) con lo cual los ratones no obtenían ningún placer al realizar ejercicio físico y se terminaban convirtiendo en obesos, inactivos y con altos niveles de colesterol e hipirlepidemia (más grasa en la sangre).

En una segunda fase del experimento los investigadores diseñaron una sustancia  para mejorar la liberación de la dopamina… y el resultado fue realmente increíble, los ratones dejaron de ser tan perezosos, se volvieron más activos y como consecuencia perdieron peso.

Ahora habrá que ver si este experimento se puede extrapolar a humanos.