Telstar 1 ,el mundo luce un poco más pequeño

Telstar 1 ... el mundo luce un poco más pequeño.
Telstar 1. Créditos: NASA.
Desde que el satélite Telstar 1 fue lanzado con éxito hace mas de 50 años, el mundo luce un poco más pequeño.

Telstar, fue una colaboración entre EE.UU., Francia y organismos de radiodifusión británica, siendo el primer satélite de comunicación activa, lo que permitió que programas de televisión se emitieran a través del Atlántico.

El satélite de 3 metros de largo, fue también el primero en enviar señales de televisión, llamadas telefónicas, fax e imágenes a través del espacio.

Antes de que Telstar se pusiera en marcha, torres de microondas transmitían programas de televisión y otro tipo de comunicación de información de punto a punto a través del aire, que complementa los teléfonos fijos que ya cruzaban el mundo.

Pero una vez que estas señales de llegar al mar, que llegaron a su límite.

La transmisión por satélite permite la comunicación instantánea - tales como llamadas telefónicas de larga distancia y en tiempo real de televisión internacional - para convertirse en una realidad cotidiana.

La frase "en directo, vía satélite", sólo es posible con Telstar y las máquinas que le siguieron en el espacio.

Así, en homenaje a Telstar 1, aquí miramos hacia atrás en el pequeño satélite que ayudó a hacer del mundo moderno.

Un pequeño satélite


Telstar 1 fue construido como una colaboración internacional entre AT & T, Bell Labs, NASA, Oficina General de Correos británica y los franceses National Post, Telegraph, y la Oficina de Telecom. El satélite fue lanzado en un cohete Delta el 10 de julio de 1962.

El satélite de aluminio no poseía ninguno de los estándares modernos. Utilizaba 14 vatios de potencia -aproximadamente una séptima parte comparado con una computadora portátil moderna- generado por los 3,600 paneles solares en el casco exterior.

Además, sólo podría realizar simultáneamente 600 llamadas telefónicas además de un canal en blanco y negro de televisión, aunque no era mucho más de lo que realmente se necesitaba en ese momento.

Telstar 1 fue puesto en órbita terrestre baja y realizaba una vuelta al planeta cada dos horas y media, de cada vuelta permanecía sólo durante 20 minutos en una posición adecuada para la transmisión entre Europa y los EE.UU.

Esto en contraste con los satélites de comunicaciones contemporáneos, que vuelan en órbita geoestacionaria, manteniéndose por encima de un solo punto de la Tierra.

Telstar 1 transmitió su primera imagen -un vídeo de un pabellón afuera de un canal de televisión en Andover, Maine- el 11 de julio de 1962.

Pero el acontecimiento realmente histórico ocurrió 13 días después del lanzamiento, cuando el satélite transmite su primera transmisión transatlántica en vivo. Walter Cronkite y Chet Huntley - entonces presentadores de noticias en canales de televisión rivales - y Richard Dimbleby de la BBC, realizaron una demostración.

El programa comenzó con una imagen de la Estatua de la Libertad junto a una de la Torre Eiffel, cada una proveniente de una parte diferente del mundo.

Telstar 1 ... el mundo luce un poco más pequeño. 2

"Los hechos simples de la vida electrónica es que Washington y el Kremlin no están ahora muy lejos de la velocidad de la luz, al menos técnicamente", comento Cronkite durante la primera transmisión histórica.

En un momento profético, añadió que la capacidad de representar la inmediatez era el verdadero significado de este nuevo puente de comunicación.

El momento trajo el periodismo televisivo a la era moderna. Antes de esto, bobinas de vídeo tenían que viajar a través del océano en avión. A menudo, los eventos que se mostraban en la televisión tenían varios días de retraso -era historia antigua en comparación con los periódicos y la radio-.

El programa transatlántico también ofreció un partido de la liga mayor de béisbol de Chicago e imágenes de instalaciones de la NASA.

El segmento terminó con una conferencia de prensa del presidente Kennedy, hablando del precio del dólar. En ese momento, los mercados europeos de oro estaban fluctuantes por los rumores de que los EE.UU. devaluarían el dólar. Cuando un reportero le preguntó sobre los rumores de devaluación, Kennedy lo negó con firmeza, casi de inmediato el dólar se fortaleció en Europa.

Todo acerca de Telstar

Un video de media hora desde los archivos de AT&T se trata de un documental acerca de la construcción temprana y el lanzamiento de Telstar 1. La sensación retro de la década de 1960 nos puede retroceder a una época anterior, cuando las promesas de la era espacial estaban todavía muy lejos y eran esperanzadoras.

Adiós Telstar

A pesar de sus éxitos, Telstar 1 no estuvo en funcionamiento durante mucho tiempo. Las pruebas nucleares por parte de EE.UU. y gobiernos soviéticos en la alta atmósfera frieron los transistores del satélite, llevando eventualmente a que los ingenieros que lo controlaban lo declararan fuera de servicio en 1963.

Aunque posteriores satélites Telstar -como Telstar 18, entre ellos, lanzado en 2008- lo han sustituido, Telstar 1 siempre será el primero. Todavía hay esperanza al saber que el pequeño satélite está todavía flotando en el vacío .

Aunque la mayor parte de la información que intercambiamos a diario viaja a través de grandes cables de fibra óptica, e incluso gracias a FTTH la fibra óptica llega a nuestros hogares, las comunicaciones por satélite siguen teniendo un papel muy relevante hoy en día.

Gracias a los satélites de comunicaciones, por ejemplo, podemos proveer de acceso a Internet o de servicios de telefonía móvil a lugares recónditos donde no hay infraestructuras desplegadas y, por supuesto, también son la base sobre la que se apoyan muchas retransmisiones en directo, por ejemplo, la televisión.

Recibir multitud de canales de televisión vía satélite o, por ejemplo, ver en un informativo una conexión en directo con un reportero destacado al otro lado del mundo nos resulta algo cotidiano y dentro de lo normal; sin embargo, conseguir todos estos servicios y la flexibilidad que nos pueden llegar a ofrecer no fue un camino fácil y requirió bastantes esfuerzos y grandes proyectos de cooperación y colaboración internacional.

Precisamente, el mes de julio es un mes muy especial para las comunicaciones por satélite puesto que el 10 de julio de 1962 se lanzó el Telstar 1 que se convirtió en el primer satélite de comunicaciones comerciales de la historia, todo un hito tecnológico que causó un gran impacto en aquel entonces hasta el punto de que uno de los primeros programas de televisión emitidos vía satélite fue una intervención en directo del Presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, un hecho que tuvo lugar el 23 de julio de 1962, hace justo 51 años.

El contexto del proyecto

En octubre de 1957, la Unión Soviética había tomado la delantera en la carrera espacial con el lanzamiento del Sputnik I; un lanzamiento al que seguirían otros más con nuevos satélites Sputnik que, además de demostrar la ventaja técnica del país, tenía como objetivo recopilar datos y enviarlos a la Tierra (es decir, telemetría).

Estas primeras comunicaciones vía satélite eran unidireccionales puesto que los satélites recopilaban datos y los enviaban a la Tierra, un aspecto que se iría mejorando en diversos proyectos experimentales y que, por ejemplo, Estados Unidos desarrolló para proyectos destinados a la Armada y el Ejército del país.

A finales de los años 50 y principios de los 60, tanto en Europa como en Estados Unidos se vivió un gran auge de la radio y la televisión así como de los abonados a la red telefónica; evidentemente el aumento de la demanda originó que se plantease el despliegue de nuevas infraestructuras y también el desarrollo de nuevos servicios que pudiesen aportar valor a la oferta existente (por ejemplo, aumentar los contenidos disponibles o poder ofrecer emisiones en directo desde otros lugares del mundo).

La NASA estaba ya trabajando en un sistema de comunicaciones por satélite así que para impulsar el proyecto se unieron algunas empresas y organismos que, mediante la colaboración público-privada pudiese desarrollar un sistema de comunicaciones por satélite comercial para su uso en la difusión de señales de radio y televisión así como en telefonía fija.

Al proyecto de la NASA se sumaría American Telephone and Telegraph Corporation (AT&T) que lideraría el proyecto y aportaría su centro de investigación (los Laboratorios Bell) y también sería la propietaria del satélite dejando a la NASA a cargo del lanzamiento (por lo que percibió 3 millones de libras esterlinas de la época por cada lanzamiento) y, desde el lado de Europa, Francia y Reino Unido tendrían presencia en el proyecto a través del Servicio de Correos Británico y la Oficina Postal de Francia.

El proyecto se desarrolló en el seno de los Laboratorios Bell y John Robinson Pierce se encargó de la dirección del mismo junto a Rudolf Kompfner (responsable del sistema de comunicaciones) y James M. Early (encargado de los sistemas electrónicos: diseñó los transistores y también las placas solares que alimentaban el satélite).

http://mipropiadecadencia.blogspot.com/

Salvo que se exprese lo contrario esta obra y su fuente ...están bajo una licencia Creative Commons.