¿Detectando civilizaciones alienígenas con radares?

¿Detectar civilizaciones alienígenas con radares?
Si eres de esos que tiene un detector de radares en el salpicadero, no te sorprendas si la próxima vez que te avise no sea porque este la policía al acecho, quizás esta alerta este motivada por la presencia de una nave alienígena cerca.

A ET no le importa si te saltas el límite de velocidad, aunque a los hombrecitos verdes que se esconden en las carreteras españolas seguro que les alegraras el día (hablo de la Guardia Civil).

Las civilizaciones alienígenas podrían utilizar las señales de radar para estudiar nuestro mundo, su rotación, topografía e incluso las características de las grandes ciudades.

Bueno, aunque es improbable que un radar alienígena utilice unos niveles de energía tan altos como para activar estos chivatos de multas, la idea de que los extraterrestres nos estén sondeando por medio de un sistema de radar no es descabellada como parece.

Le podrían dirigir directamente hacia un exoplaneta un haz de radio lo suficientemente potente como para que este revote en su superficie, este rebote llegaría de nuevo a la Tierra, a saber cuándo, y nos mostraría claramente la topografía de un mundo alienígena.

Las leyes de la física nos dicen que esta teoría esta dentro del mundo de lo posible, aunque claro, el precio de un instrumento así seria prohibitivo.

Aunque claro, un sondeo por radar de un exoplaneta cercano nos diría mucho más de él que los enormes telescopios espaciales.

Los datos obtenidos nos mostrarían la rotación del planeta, su inclinación frente a su sol, nos enseñarían si estos mundos tienen lunas o un sistema de anillos como el de Saturno, incluso sería capaz de atravesar las densas nubes de la atmósfera y revelarnos si en su superficie existen grandes ciudades, es más, nos permitiría estudiar aquellos planetas que están demasiado cerca de sus estrellas como para ser fácilmente observados por los diferentes telescopios.

Pero aunque pueda parecer ciencia ficción, ya hay precedentes.

En la década de 1970 se pudo observar la superficie de Venus, mostrándonos regiones montañosas altamente reflectantes para las señales de radar.

 Aunque los exoplanetas están mucho más lejos, un super-radar llenaría el vacío existente entre la astronomía espacial óptica e infrarroja, y una eventual misión interestelar a un lejano planeta podría beneficiarse de sus descubrimientos.

Y, a diferencia de los viajeros estelares, los constructores de esta herramienta podrían ver los resultados de su trabajo.

Para aquellos que desean comunicarse con los extraterrestres, este tipo de instalaciones serian buenas para un proyecto SETI, este haz de energía sería 25 veces más brillante que el Sol, atrayendo así la atención de los astrónomos extraterrestres, si es que fuera de nuestro mundo se estudia astronomía.

El ingeniero eléctrico Louis Scheffer del Howard Hughes Medical Institute en Maryland, en un artículo reciente, prevé la instalación de un transmisor de radar de más de 300 kilómetros de diámetro que contendría más de 1 BILLON de pequeñas antenas.

Este transmisor, idealmente situado en el espacio, tendría que absorber unos 10 teravatios de energía solar para poder funcionar.

El transmisor sería tan asombrosamente potente que podría tener también otros usos, podría ser utilizado como una Estrella de la Muerte, destruyendo las peligrosas rocas espaciales que se acerquen a nuestro planeta o impulsando nuestras velas solares.

¿Dónde construimos esta mega-instalación?

Quizás tendríamos que pensar en instalar este mega-proyecto ene otro mundo, como la cara oculta de la Luna, imagínate 100.000 antenas y cada una de ellas con un tamaño similar al radiotelescopio de Arecibo.

La verdad es que esto está demasiado lejos de nuestras actuales capacidades tecnológicas, pero quizás, en el futuro, un ejército de robots sea capaz de crear la herramienta que por fin nos ponga en contacto con otras civilizaciones.

Esta instalación sería nuestro equivalente de la construcción de las pirámides, aunque en lugar de proporcionar un portal a los faraones para pasar a la otra vida, esta maravilla ayudaría durante siglos a generaciones de curiosos científicos.

Sin lugar a dudas, el precio de este mega-proyecto seria prohibitivo dentro de nuestra actual situación económica, pero sería mucho más versátil y barato que construir y lanzar una sonda con destino a un único planeta cercano.

Mientras que esta nave tardaría siglos en llegar a su destino, nuestra instalación lunar podría completarse en apenas unas décadas, y por un precio inferior nos permitiría el estudio de varios mundos, además de no tener que enfrentarse a los peligros desconocidos de los viajes interestelares.

Este ciclópeo radar tendría un alcance efectivo de más de 20 años luz, una distancia que abarca unas 100 estrellas.

Ciertamente el objetivo principal sería el sistema estelar vecino Alfa Centauri, en el que ya sabemos existe un planeta y podrían esconderse muchos más.

Aunque claro está, tan solo queda por hacer otra pregunta, si tan “sencillo” seria llevar a término este faraónico proyecto.

¿Por qué nuestros detectores de radar no nos han advertido ya de la presencia de un radar alienígena?

Parque Hitachi de Japón | VCN

 ... dinero siempre nos quedará el recurso de la imaginación, y más lugares que conocer , lugares increíbles que no podrías creer que existen.


Frases Célebres de el libro El Principito | VCN

... “Si alguien ama a una flor de la que sólo existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz ...


¿Es posible morir de risa? | VCN

 ... Existen casos médicos registrados, casos en que las personas dieron el paso al más allá con una espectacular sonrisa en el rostro presas del ...

Obra y fuentes Creative Commons.