Los glaciares, de la mar a la tierra

Glaciares,  mar y tierra

Glaciares, agua, nivel del mar y giro de la Tierra.

Panorámica de casi 180 grados tomada en el centro del glaciar Mer de Glace en los Alpes. Debajo de las rocas en primer plano (expuestas por la fusión) hay 200 de metros de hielo. A la izquierda abajo se aprecia un lago en hielo. Desde ahí se puede oír el discurrir de un río subglaciar.

Paisajes bellos como este desparecerán y no serán contemplados por las siguientes generaciones.

Varios estudios señalan la rápida pérdida de los glaciares debido al calentamiento global y explican las consecuencias.

En la alta montaña el aire es puro, el cielo de un azul profundo y las rocas están cubiertas de hielo y nieve.

Reinos de una increíble belleza y desafío para alpinistas las altas montañas ponen en peligro la vida de aquellos se adentran a gran altura, pero también proporcionan agua a los campos y gentes que viven en el valle o que están mucho más alejados gracias ríos que cruzan continentes.

Las montañas más altas de la Tierra se encuentran en el Himalaya y han sido objeto de estudio reciente por parte de unos científicos para investigar qué está pasando con los glaciares que hay allí.

Han encontrado suficientes pruebas para afirmar que el Everest y las montañas que lo rodean están perdiendo su cubierta helada a gran velocidad.

Además han estudiado las temperaturas y precipitaciones de la zona y encontrado que la región ha estado calentándose y recibiendo menos nieve desde hace unos 20 años.

Los resultados han sido presentados en el congreso del 14 de mayo celebrado en Cancún y organizado por la American Geophysical Union.

Los glaciares de esta región han reducido su tamaño en un 13% en los últimos 50 años y la línea de nieve ha subido 180 metros.

Los glaciares menores de un kilómetro cuadrado han experimentado una disminución de un 43% de su superficie desde la década de los sesenta.

Como su fusión no es reemplazada por nueva nieve o hielo se quedan al descubierto rocas y sedimentos que antes no se veían. Estas rocas visibles se han incrementado en un 17% desde la década de los sesenta. Los glaciares han retrocedido 400 metros desde 1962.

Este grupo de investigadores culpa a las emisiones de gases de invernadero por parte de los humanos como la causa de estos procesos, aunque no han encontrado todavía una conexión firme en este caso en particular.

El estudio se ha realizado sobre una zona de 1148 kilómetros cuadrados en la zona del Everest y el parque nacional Sagarmatha.

Para el estudio se han valido de mapas topográficos de la zona y de imágenes por satélite.

También han usado los datos meteorológicos obtenidos por las estaciones nepalíes del departamento de Meteorología de ese país.

Al parecer, la región ha sufrido un aumento de temperatura de 0,6 grados centígrados y una disminución de 100 mm en las precipitaciones monzónicas desde 1992.

El problema es que los glaciares de esta región almacenan el agua del que se abastecen muchos asiáticos durante la temporada seca.

Lamentablemente no son los únicos glaciares que están desapareciendo de manera acelerada y a un ritmo muy superior al que marcarían los procesos geológicos normales.

Los más sensibles quizás sean los glaciares árticos, porque en esa región la temperatura está subiendo más que en el resto del planeta.

Hay algunos glaciares árticos que en 10 años han retrocedido más que en los 100 años anteriores. Pero los glaciares de los Alpes, Andes o los de la Antártida también están en retroceso.

Ahora, un estudio de las universidades de Clark y Colorado señala que, aunque el 99% del hielo sobre tierra firme está sobre Groenlandia y sobre la Antártida, el resto de los hielos continentales han contribuido tanto a la subida del nivel de mar entre 2003 y 2009 como esas dos masas continentales.

El ártico canadiense, Alaska, los Andes y los Himalayas también contribuyen, y mucho, a la subida del nivel del mar.

En concreto con 0,7 mm anuales, que es el equivalente a 260.000 millones de toneladas.

Para el estudio se han usado medidas en tierra y datos de los satélites de la NASA GRACE y ICEsat. Según los autores del estudio, es la primera vez que se consigue medir con precisión el efecto.

Como la cubierta de hielo antártica y de Groenlandia son mayores, uno esperaría que también fueran los mayores contribuidores a la subida del nivel del mar, pero este estudio nos dice que el resto de los hielos continentales contribuyen tanto como ellos, algo que parece contraintuitivo.

Según Tad Pfeffer, que es coautor del estudio, es como un cubo con un gran agujero en el fondo.

Puede no durar mucho tiempo, sólo un siglo o dos, pero mientras haya hielo es un contribuidor a la subida del nivel del mar. De nuevo el problema será cuando esas fuentes de agua desparezcan.

Lo interesante es que el resultado parece muy sólido, pues los datos de ICEsat y GRACE se toman de manera muy diferente y están sujetos a distintos tipos de errores y, sin embargo, los resultados de ambos coinciden.

El retroceso de los glaciares no es algo que pase solamente en sitios lejanos y exóticos. La señal indica hasta donde llegaba el nivel del glaciar Mer de Glas en 1990. Fuente: David Ballesteros.

El 20% de la cubierta de nieve de Norteamérica se ha perdido en las últimas tres décadas. Uno de los lugares que ha perdido en gran medida esos hielos es la región de las montañas Rocosas.

Un estudio apunta a las causas de este fenómeno.

Aunque en la década de los treinta del pasado siglo se redujeron las precipitaciones sobre la región, es desde los años ochenta cuando las temperaturas primaverales han estado fundiendo esta nieve más pronto de lo normal, siendo este el factor principal del declive de la capa de hielo en los últimos 30 años.

Esto es importante debido a que esta nieve es la que finalmente suministra gran parte del agua a la región en la estación seca.

Así por ejemplo, la capa de nieve medida en abril es la que usan las agencias gubernamentales para administrar el agua para granjeros, agricultores y otros usos.

Los investigadores culpan de esta reducción por igual a los fenómenos naturales como la Niña y el Niño y al cambio climático inducido por el ser humano.

Pero esta fusión de hielo no sólo tiene un efecto sobre la subida del nivel del mar.

Son muchas toneladas de masa que cambian de lugar y, por tanto, cambian el momento de inercia del planeta. El hielo sólido que se pierde en los continentes va a parar a los océanos y su masa contribuye a la forma de giro de una esfera más perfecta.

Un estudio reciente de científicos de la Universidad de Texas cuantifica este efecto. El eje de giro del planeta ha cambiado de tal modo que el polo norte geográfico se ha movido varios centímetros anuales desde 2005. Según el geólogo Jianli Chen esto es una gran cambio.

Desde 1982 a 2005 el polo se desplazó al sureste, hacia el norte de Labrador, a un ritmo de 2 milisegundos de arco anuales, lo que equivale a 6 cm anuales. Pero en 2005 subió a más de 7 milisegundos de arco.

Desde hace tiempo se sabe que el eje terrestre cambia debido a la acumulación y fusión de nieve.

El cambio suele ser estacional, de tal modo que el eje oscila anualmente alrededor de un punto.

La pérdida de hielos de manera permanente está cambiando el eje de manera irreversible.

El estudio está basado en datos de la misión GRACE. Este sistema está formado por una pareja de satélites que permiten medir el campo gravitatorio terrestre de manera local. Entre otras cosas permite medir la pérdida de hielo.

En este caso se han usado datos de esta misión para alimentar un modelo.

Las medidas directas de la posición de los polos geográficas se pueden realizar en la actualidad con una precisión de 0.03 milisegundos de arco usando GPS.

Lo interesante de este resultado es que sabiendo cómo se han movido los polos se podría inferir la pérdida de hielo en el planeta, sobre todo porque los datos sobre pérdida de hielo se vienen recogiendo recientemente, mientras que sí se tiene un registro más prolongado sobre cambios de la posición de los polos.

Claro que también habrá gente que no quiera creer nada de esto. Y es que el fanatismo no tiene límites.

Copyleft: http://neofronteras.com
Obra y fuentes Creative Commons.