Hombres y mujeres ven las cosas diferentes

 Los hombres y las mujeres ven las cosas de manera diferente
Pixabay
Los hombres y las mujeres ven las cosas de manera diferente.

La forma en que trabajan los centros visuales del cerebro de hombres y de mujeres es diferente.

Eso es lo que ha encontrado una reciente investigación publicada en BioMed Central.

Los hombres tienen una mayor sensibilidad a los detalles y los estímulos de movimiento rápido, mientras que las mujeres son mejores para discriminar entre los colores.

En el cerebro, a través de la corteza cerebral, hay altas concentraciones de receptores de hormonas sexuales masculinas (andrógenos), especialmente en la corteza visual, que es responsable del procesamiento de imágenes.

Los andrógenos también son responsables por el control del desarrollo de las neuronas en la corteza visual durante la embriogénesis, lo que significa que los hombres tienen un 25% más de estas neuronas que las mujeres.

Investigadores de City University of New York comparón la visión de hombres y mujeres mayores de 16 años, tanto de la universidad domo de la escuela secundaria, incluyendo a estudiantes y personal.

Todos los voluntarios tenían que tener una visión normal del color y 20/20 de visión (o usar anteojos o lentes de contacto que corrigieran la visión a 20/20).

Cuando a los voluntarios se les pidió que describieran los colores que se les mostraron a través del espectro visual, se hizo obvio que la visión de los colores en los hombres se desplaza, y que requieren una longitud de onda ligeramente más larga para experimentar la misma tonalidad que las mujeres.

Los hombres también tenían un rango más amplio en el centro del espectro de frecuencias, donde mostraron una capacidad menor de discriminar entre colores.

Para medir las funciones de contrate-sensibilidad (FCS) de la visión se utilizó una imagen de barras claras y oscuras.

Las barras eran o bien horizontales o bien verticales, y los voluntarios tenían que elegir cuál de ellas habían visto.

En cada imagen, cuando las barras claras y oscuras se alternaron, la imagen pareció parpadear.

Al variar la rapidez con que las barras alternaban o qué tan cerca estaban, el equipo encontró que a tasas moderadas en el cambio de imágenes, los observadores perdieron sensibilidad para las barras muy cercanas, mientra que ganaron sensibilidad cuando las barras estaban más separadas.

Sin embargo, cuando el cambio de imágenes fue más rápido, ambos sexos fueron menos capaces de resolver las imágenes a través de todos los anchos de barras.

En general, los hombres eran más capaces de resolver más rápidamente las imágenes cambiantes que estaban más cerca entre sí que a las mujeres.

El profesor Israel Abramov, quien dirigió el estudio, comentó que al igual que con otros sentidos, como el oído y el sistema olfativo, existen marcadas diferencias entre la visión de los hombres y la de las mujeres.

Agregó que los elementos de visión que han medido están determinados por los estímulos de conjuntos específicos de neuronas del tálamo al córtex visual primario.

Se sugiere que, dado que estas neuronas son guiados por la corteza durante la embriogénesis, la testosterona juega un papel importante, que de alguna manera conduce a una conectividad diferente entre hombres y mujeres.

Sin embargo, la fuerza impulsora evolutiva entre estas diferencias son menos claras.