El color de la luz influye nuestro estado de ánimo

E
El color de la luz influye nuestro estado de ánimo
El color de la luz influye en el estado de ánimo.

Cuando se trata de algunos de los riesgos para la salud que puede producir la luz por la noche, un nuevo estudio sugiere que el color de la luz puede hacer una gran diferencia.

De acuerdo con el estudio, la luz azul tiene los peores efectos en el estado de ánimo, seguida de cerca por la luz blanca, lo contrario de la luz roja que es la más benigna. Crédito de la imagen: Clarita (Morguefile)

En un estudio con hámsteres, los investigadores encontraron que la luz azul tiene los peores efectos en el estado de ánimo, seguida de cerca por la luz blanca.

Sin embargo, los hámsteres expuestos por la noche a la luz roja presentaron bastante menos evidencia de síntomas de tipo depresivo y de cambios en el cerebro vinculados con la depresión, en comparación con los que experimentaron luz azul o blanca.

A los únicos hámsteres que les fue mejor que a los expuestos a la luz roja, fueron los que experimentaron una oscuridad total durante la noche.

Los hallazgos podrían tener implicaciones importantes para los seres humanos, en particular para los que trabajan en turnos nocturnos, que los hace susceptibles a los trastornos del estado de ánimo, dice Randy Nelson, coautor del estudio y profesor de neurociencia y psicología de la Universidad Estatal de Ohio.

Nelson dice que sus hallazgos sugieren que si se utilizara luz roja para los trabajadores del turno de la noche, éstos no experimentarían algunos de los efectos negativos sobre la salud que provienen de la luz blanca.

La investigación examinó el papel de las células fotosensibles especializadas de la retina – llamadas ipRGCs – que no juegan un papel importante en la visión, pero detectan la luz y envían mensajes a una parte del cerebro que ayuda a regular el reloj circadiano del cuerpo.

Este es el reloj maestro del cuerpo que ayuda a determinar cuándo las personas se sienten con sueño, y cuándo en estado de vigilia.

Otras investigaciones sugieren que estas células sensibles a la luz también envían mensajes a las partes del cerebro que desempeñan un papel en el estado de ánimo y en las emociones.

Lo que uno percibe como diferentes colores de la luz, en realidad se trata de luz de diferentes longitudes de onda. Los ipRGCs no parecen reaccionar a la luz de diferentes longitudes de onda de la misma manera.

“Estas células son más sensibles a las longitudes de onda azules y menos sensibles a las longitudes de onda rojas”, dice Nelson.

Además de los trabajadores por turnos, otras personas pueden beneficiarse de la limitación de la luz por la noche, proveniente de ordenadores, televisiones y y otros aparatos electrónicos, dicen los investigadores.

Y, si se necesita luz, el color puede importar.

“Si uno necesita una luz de noche en el baño o en el dormitorio, puede ser mejor tener una que emita luz roja en lugar de luz blanca”, dice Tracy Bedrosian, coautora del estudio.

La luz azul no solo tiene efectos adversos, también puede ayudar a relajarnos después de una discusión.

Investigadores de la Universidad de Granada han comprobado que la luz azul es mejor que la blanca a la hora de relajarse tras un proceso de estrés psicosocial agudo. Este sucede, por ejemplo, cuando mantenemos una discusión tensa con un amigo, o cuando estamos realizando una tarea y alguien nos mete presión para que la finalicemos cuanto antes.

Científicos de la Universidad de Granada (UGR), en colaboración con el Colegio de Educación Especial San Rafael de Granada (Orden Hospitalaria de San Juan de Dios), han demostrado, mediante evaluación objetiva con medidas electrofisiológicas, que la luz azul, frente a la luz blanca convencional, acelera el proceso de relajación después de un proceso de estrés psicosocial agudo.

Se trata de un tipo de estrés a corto plazo (agudo) que se produce en las relaciones interpersonales o sociales, por ejemplo, cuando mantenemos una discusión tensa con un amigo, o cuando estamos realizando una tarea y alguien nos mete presión para que la finalicemos cuanto antes.

Con medidas electrofisiológicas se ha comprobado que la luz azul acelera el proceso de relajación después de un proceso de estrés psicosocial agudo

Los investigadores, pertenecientes al BCI Lab (Brain-Computer Interface Lab) de la UGR, apuntan que este tipo de estrés produce ciertas respuestas fisiológicas que pueden ser medidas mediante bioseñales. El estrés psicosocial es muy común y tiene efectos negativos sobre la salud y la calidad de vida de las personas.

Para llevar a cabo este trabajo, cuyos resultados publica la revista PlosOne, los investigadores sometieron a 12 voluntarios un proceso de relajación (posterior a un proceso de estrés) haciendo uso de la sala de estimulación multisensorial del Colegio de Educación Especial San Rafael.

En esta sala, los voluntarios permanecieron tumbados sin ningún tipo de estimulación más que una luz ambiente de color azul (grupo 1) o blanco (grupo 2). Durante toda la sesión, se midieron distintas bioseñalestales como electrocardiograma (para medir la actividad cardíaca) y electroencefalograma (para medir la actividad cerebral).

Los resultados obtenidos concluyeron que la luz ambiente azul, frente a la luz blanca convencional, acelera el proceso de relajación.

La investigación fue dirigida por el profesor Francisco Pelayo (departamento de Arquitectura y Tecnología de Computadores) y fue llevada a cabo por el investigador Jesús Minguillón, el profesor Miguel Ángel López Gordo (departamento de Teoría de la Señal, Telemática y Comunicaciones) y el estudiante de grado Diego Adrián Renedo Criado, en colaboración con la doctora en Psicología María José Sánchez Carrión (Colegio de Educación Especial San Rafael).

Un segundo estudio en marcha

El BCI Lab se encuentra en el Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (CITIC) de la UGR y está formado por un grupo multidisciplinar de investigadores y profesores de los departamentos de Arquitectura y Tecnología de Computadores y de Teoría de la Señal, Telemática y Comunicaciones, que continuarán con esta investigación.

Tras el éxito de este primer estudio preliminar, el BCI Lab busca en la actualidad nuevos participantes para un segundo estudio en el que se investigará la influencia de otros colores en las respuestas emocionales y fisiológicas de las personas.

Referencia bibliográfica:

Pero ¿por qué brilla el Sol?

Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.
Fuente Ciencia al Día Creative Commons.