Mejorando tu cerebro

Tu cerebro remasterizado digitalmente...
Victor Habbick (Freedigitalphtos.net)
Operaciones encubiertas: su cerebro remasterizado digitalmente para mayor claridad del pensamiento.

Al recorrer los surcos de un antiguo y desgastado disco de vinilo, la aguja, además de reproducir la música, produce silbidos, arañazos e incluso el eco de saltos.

Sin embargo, desde hace años podemos disfrutar de música, originalmente grabada en discos de vinilo, con gran claridad, por cortesía de la remasterización digital, que aumenta la relación de señal-ruido, es decir, aumenta el nivel de la música por encima de los silbidos y los arañazos.

La neuroretroalimentación, que según el estudio aumenta la relación de señal-ruido en el cerebro, puede encontrar una aplicación práctica en la rehabilitación de cerebros que han sufrido daños, como por ejemplo, por una lesión traumática o por apoplejía.

Ahora, con los avances en las técnicas de neuroretroalimentación, de acuerdo a una investigación dirigida por Stephen Laconte, profesor adjunto de Virginia Tech Carilion Research Institute, la relación señal-ruido de la actividad cerebral, que subyace a nuestros pensamientos, se puede remasterizar.




Laconte y sus colegas se especializan en imagenología de resonancia magnética funcional en tiempo real, una tecnología relativamente nueva que puede convertir el pensamiento en acción, mediante la transferencia de mediciones no invasivas de la actividad del cerebro humano a señales de control que impulsan dispositivos físicos y pantallas de computadora en tiempo real.

Fundamentalmente, para lograr el objetivo final del tratamiento de trastornos del cerebro, esta forma rudimentaria de lectura mental permite la neuroretroalimentación.

“Nuestros cerebros controlan las acciones manifiestas que nos permiten interactuar directamente con nuestros entornos, ya sea moviendo un brazo o cantando un aria”, dice Laconte.

“Las actividades mentales encubiertas, por otra parte, tales como la imaginería visual, el lenguaje interno, o los recuerdos del pasado – no pueden ser observados por los demás, y no necesariamente se traducen en acciones en el mundo exterior”.

No obstante, añade Laconte, las interfaces cerebro-ordenador ahora nos permiten espiar las actividades mentales previamente indetectables.

En el reciente estudio, los científicos utilizaron imagenología por resonancia magnética funcional de todo el cerebro en tiempo real, basada en la clasificación de imágenes, para entender las bases neuronales del control de la interfaz cerebro-ordenador.

El equipo de investigación pidió a 24 voluntarios que controlaran una interfaz visual, contando en silencio números a tasas rápidas y lentas.

Para la mitad de las tareas, a los voluntarios se les dijo que usaran sus pensamientos para controlar el movimiento de la aguja en el dispositivo que estaban observando; para el resto de las tareas simplemente observaron la aguja.

Los científicos descubrieron un efecto de retroalimentación del que Laconte dice haber sospechado su existencia durante mucho tiempo, pero que había sido elusivo: los voluntarios que controlaron la aguja, lograron una mejor relación de señal-ruido de todo el cerebro que aquellos que simplemente observaron el movimiento de las agujas.

“Cuando los voluntarios realizaban la tarea de contar sin retroalimentación, hicieron un buen trabajo”, dice Laconte. “Pero cuando lo hicieron con retroalimentación, vimos aumentos de la relación señal-ruido de todo el cerebro.

Esta mejora de la claridad podría significar que la señal se estaba haciendo más definida, que el ruido disminuía, o que ambas cosas ocurrían.

Sospecho que el cerebro se estaba volviendo menos ruidoso, lo que permitió que la persona se concentrara en la tarea en cuestión”.

Los científicos también encontraron que el acto de controlar la interfaz cerebro-ordenador dio lugar a un aumento de la precisión de la clasificación, que se correspondió con la mejora de la relación señal-ruido de todo el cerebro.

Esta relación de señal-ruido mejorada, añade Laconte, tiene implicaciones para la rehabilitación del cerebro.

“Cuando las personas que se someten a exploraciones del cerebro en tiempo real obtienen retroalimentación de sus propios patrones de actividad cerebral, pueden encontrar formas de ejercer un mayor control de sus procesos mentales”, dice Laconte.

“Esto, a su vez, les da la oportunidad de ayudar en su propia curación.

En última instancia, queremos utilizar este efecto para encontrar mejores maneras de tratar las lesiones cerebrales y los trastornos psiquiátricos y neurológicos”.

Esta investigación tiene implicaciones para las personas cuyos cerebros han sufrido daños, como por ejemplo, por una lesión traumática o por apoplejía, en formas que afectan el sistema motor – cómo caminan, mueven un brazo, o hablan.

5 señales de un corazón enfermo | VCN
señales de un corazón enfermo
una enfermedad como un infarto o un accidente cerebro-vascular. .... Corazón- y-cerebro Malo para el corazón, malo para el cerebro ...

¿Solo percibimos 4 emociones? | VCN
Solo percibimos 4 emociones
Sin embargo, estudios más recientes reducirían esta clasificación a solo seis tipos de emociones, en base a las cuales nuestro cerebro puede ...

Todo sobre las moscas, PRIMERA PARTE | VCN
Todo sobre las moscas
En la cabeza se encuentra el cerebro en su interior y externamente se pueden observar, como partes principales: a) Los ojos, que ocupan ...

Fuente:http://cienciaaldia.com/
Creative Commons.