Personas ciegas estimuladas por la luz

Personas ciegas estimuladas por la luz
Imagen:Des Pain (rgbstock)
Aún en personas ciegas la luz estimula el cerebro.

La luz aumenta la actividad cerebral durante una tarea cognitiva, incluso en algunas personas que son totalmente ciegas, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Montreal y del Hospital Boston Brigham y de la Mujer.

El estudio, efectuado con tres pacientes invidentes, determinó que aún sin poder ver, respondieron de manera significativa a la luz.

“Nos sorprendió descubrir que el cerebro sigue respondiendo de manera significativa a la luz en estos tres pacientes totalmente ciegos, a pesar de que absolutamente no tenían ninguna visión consciente”, dijo el coautor principal Steven Lockley.

“La luz no sólo nos permite ver, sino que le indica al cerebro si es de noche o de día, lo que a su vez asegura que nuestra fisiología, metabolismo y comportamiento se sincronicen con el tiempo ambiental”.

 “Para las especies diurnas, como la nuestra, la luz estimula la actividad cerebral propia del día, mejora el estado de alerta y de ánimo, así como el desempeño en muchas tareas cognitivas”, explicó la coautora principal, Julie Carrier.

Los resultados indican que el cerebro todavía pueden “ver”, o detectar la luz a través de un nuevo fotorreceptor en la capa de células ganglionares de la retina, que son distintas de los conos y bastones que usamos para la visión.

Los científicos creen, sin embargo, que estos fotorreceptores especializados en la retina también contribuyen a la función visual en el cerebro, incluso cuando las células de la retina responsables de la formación de imagen han perdido su capacidad de recibir y procesar la luz.

Para probar esta hipótesis, se pidió a los tres participantes que dijeran si una luz azul estaba encendida o apagada, a pesar de que no podían ver la luz.

“Encontramos que los participantes efectivamente tienen una conocimiento inconsciente de la luz – al haber sido capaces, con mayor acierto que el azar, de determinar correctamente si la luz estaba encendida sin poder verla”, explicó el primer autor Gilles Vandewalle.

Los próximos pasos consistieron en observar cuidadosamente lo que ocurrió con la activación del cerebro cuando alumbraron sus ojos, al mismo tiempo que se vigiló su atención a un sonido.

“El objetivo de esta segunda prueba era determinar si la luz afecta los patrones del cerebro asociados con la atención – y lo hace”, dijo el primer autor Olivier Collignon.

Por último, a los participantes se les sometió a una prueba de resonancia magnética cerebral funcional mientras realizaban una tarea simple de identificación de sonido, mientras las luces alumbraban sus ojos.

El fMRI mostró además, que durante una tarea de memoria de trabajo auditiva, una exposición por menos de un minuto a la luz azul activó regiones importantes para llevar a cabo la tarea.

Estas regiones están involucradas en la vigilia y la regulación de la cognición, así como en áreas claves de la red en modalidad automática”, explicó Vandewalle.

Los investigadores creen que la red automática está vinculada al mantenimiento de una cantidad mínima de recursos disponibles para la vigilancia del entorno cuando no estamos haciendo algo activamente”.

Si nuestra comprensión de la red automática es correcta, nuestros resultados plantean la intrigante posibilidad de que la luz es fundamental para mantener la atención sostenida”, dicen Lockley y Carrier.

“Esta teoría podría explicar por qué el rendimiento del cerebro se mejora cuando las tareas se realizan con luz”.

Fuente: Universidad de Montreal
Publicado por : http://cienciaaldia.com