Animales salvajes ¿adaptándose al paisaje urbano?

Animales salvajes ,estan adaptandose al paisaje urbano
Coyotes urbanos : Dru Bloomfield/Flickr
Los animales salvajes de todo tipo se están adaptando al paisaje urbano y más aún prosperan.

Los tenemos al lado y a veces casi ni les prestamos atención, pero ¿acaso no es increíble la forma en la que ha cambiado el mundo para los animales que viven en la ciudad?

Por ejemplo, resulta imposible imaginamos a una paloma que no viviera originalmente en nuestras ciudades.

Se trata de animales que, de no existir los humanos, vivirían en entornos totalmente distintos y tendrían costumbres también bastante diferentes de las actuales.

Esto es porque, necesariamente, han tenido que adaptarse a las condiciones que imponen el ser humano y la ciudad, así que aunque no lo tengamos en cuenta, esos increíbles animales han logrado adaptarse de una forma extraordinaria al nuevo entorno.

Nuevos reportes de ecología urbana revelan una sorprendente tendencia de la vida silvestre que se adapta al paisaje urbano.

Las ciudades se ven a menudo como páramos ambientales, donde sólo los más fuertes de cada especie puede ganarse su existencia.




Pero a medida que los científicos obtienes datos en el incipiente campo de la ecología urbana, se descubre como las especies nativas de animales salvajes se están adaptando a la vida en las calles.

Para ello consideré la ciudad más grande de Estados Unidos. Hasta hace unas décadas, Nueva York carecía de venados cola blanca, coyotes y pavos salvajes, los cuales ahora vuelven a la ciudad.

De la misma forma han regresado focas de puerto, garzas, halcones peregrinos y águilas pescadoras.

Más sorprendente, apareció un castor por primera vez en dos siglos y nutrias que han vuelto a los ríos suponen un éxito similar.

cara de oso negro asomándose por entre unas ramas

¿Cómo se han adaptado algunos animales a la ciudad y a la presencia del ser humano?

Haciendo más corto el trayecto de huida

Es normal que los animales nos vean como enemigos. El desconocimiento unido al poderoso instinto de supervivencia da lugar al deseo de mantener cierta distancia con los seres que no conocemos o que sospechamos que podrían ser depredadores.

En el caso del mirlo, la distancia de huida ante posibles ataques de humanos se ha acortado. Esto ha sido el resultado de la adaptación forzosa a la vida en entornos donde también vivimos nosotros.

Aumentando el tiempo y la frecuencia de los cantos

Esto se cree que sirve para transmitir mejor el sonido cuando hay ruido y respondería claramente a una estrategia de adaptación a la vida en la ciudad, donde imperan las luces y los ruidos.

En otros casos la adaptación no ha sido tan buena y se han apreciado casos de aves que cantan en momentos que no deben, confundidos por la presencia de luz en la noche.

Cambiando los horarios de la actividad

Esto se da especialmente en el caso de los coyotes o los osos negros. ¿Por qué han cambiado sus costumbres?

Se trata de una estrategia para evitar el encuentro con humanos.

Incorporando nuevas fuentes de alimento

Especialmente fuentes de alimento que proceden de la actividad humana como frutos de ciertos árboles, alimentos procedentes de la basura, etcétera.

Aunque esto es claramente una ventaja para ciertas especies, también puede hacer que al tener alimento en abundancia se vuelvan más sedentarias y terminen convirtiéndose en plagas para los humanos.

Aprovechando de la contaminación lumínica

Algunas especies como los murciélagos o ciertos tipos de pájaros se han adaptado a la vida en la ciudad, que se caracteriza por haber siempre luces incluso cuando es de noche; comiendo aquellos insectos que se acumulan debajo de las farolas.

¿Es acaso una anomalía?
Los expertos hablan de que la adaptación de la vida silvestre en zonas urbanas ha aumentado en todo el mundo, en gran parte debido a que las ciudades se están volviendo más ecológicas, gracias al control de la contaminación y un énfasis en los espacios urbanos verdes.

En América del Norte, el fenómeno que mejor lo ejemplifica es el coyote que comenzó a colonizar las ciudades desde hace 15 a 20 años.

Un estudio proveniente de la zona de Chicago mostró como los cachorros urbanos tienen tasas de supervivencia cinco veces más altos que sus homologos de zonas rurales.

Tal es así que han aprendido patrones de tráfico, inclusive el funcionamiento de los semáforos pudiendo sobrevivir incluso en las zonas urbanas más densas de las ciudades.

A su vez otros estudios han encontrado como desde halcones hasta zarigüeyas logran los beneficios de la vida urbana.

Poco a poco las áreas urbanas se han vuelto ecosistemas tan diversos como el Serengeti o el interior de Australia.

Los animales de aeropuerto | VCN

Animales en la segunda guerra mundial | VCN


¿Afectan los aparatos electrónicos en los vuelos? | VCN

Referencia: Jesse Greenspan,"Coyotes in the Crosswalks? Fuggedaboutit!", ReadCube.
Publicado por : https://supercurioso.com
Creative Commons.