¿Cómo lucirán los seres humanos en 100.000 años?


¿Cómo lucirán los seres humanos en 100.000 años?

Actualmente el ser humano luce algo como esto.

Esta imagen corresponde a una pareja de nuestros tiempos.

¿Cómo lucirán los seres humanos en 100.000 años?

El futuro es desconocido pero hay personas que con las herramientas y conocimientos en la materia pueden plantearnos una aproximación personal.

La evolución la cara humana está estrechamente vinculada con la evolución del cerebro y esta relación es mucho más compleja de lo que se pensaba hasta ahora.

Esta es una de las principales conclusiones a las que ha llegado un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que ha analizado la relación entre la base del cráneo y el rostro en todo el género Homo (ergaster, heidelbergensis, sapiens, neandertales).

No se habla de evolución tal cuál, sino de dominio de ingeniería genética que podría proporcionar al hombre modificar determinados aspectos.

Para empezar, cabe la pena recalcar que esta ha sido una recreación que nació de la intriga de los autores.

Con un toque de artistas, conocimientos científicos, las herramientas adecuadas y el tiempo disponible generaron las imágenes.

No te las tomes a pecho que así serán nuestros descendientes (si aún hay raza humana y planeta Tierra), tan sólo es una simulación que no deja de ser curiosa e interesante.

Es exactamente el trabajo que presentaron los científicos Nickolay Lamm junto al Dr. Alan Kwan, genetistas de la Universidad de Washington en Estados Unidos.

La información fue publicada en el blog The Code Word y como no era de esperarse, suscitó una serie de «dimes» y « diretes" de varios sectores científicos, hasta artísticos.

Bien recuerdo y resalto una frase:

"No tenemos asegurados ni 100 años de vida en este planeta y llegar a 100.000 años es una utopía».


¿Cómo seremos a futuro?

Usando como base la selección natural en concordancia del medio ambiente, entre muchas variables, crearon una serie de imágenes que corresponden a una pareja de personas en la actualidad, dentro de 20.000 años, 60.000 años y 100.000 años.

Si vale el tiempo comunes y corrientes. No hay nada especial en ellos.

¿Cómo lucirán los seres humanos en 100.000 años?

A los 20.000 años.

Ya se advierten ciertos cambios pero no significativos.

Las cabezas son un poco más grandes para albergar cerebros más voluminosos y los ojos empiezan a desarrollarse al mejor estilo que un «Google glass» solo que más potentes.

¿Cómo lucirán los seres humanos en 100.000 años?

A los 60.000 años.

Los cambios son mucho más visibles. Las cabezas y los ojos marcan la diferencia.

El Dr. Lamm especula que se debe a la adaptación por la colonización del sistema solar, donde viven alejados de la luz del sol y la luz es tenue por eso, esos ojos.

El color de la piel cambia, muestran un bronceado. La pigmentación de la piel ofrecería mayor protección contra los rayos UV debido a que colonizaron elementos espaciales sin capa de ozono que protegerles.

¿Cómo lucirán los seres humanos en 100.000 años?

A los 100.000 años.

Los ojos son enormes, no hay vuelta que dar. El Dr. Lamm predice que crecerán los ojos de manera significativa para que estas personas se adapten a medio ambientes con poca luz.

Las narices se han ensanchado un poco para facilitar la respiración cuando tengan los accesorios o el ambiente.

De igual manera, la piel será más gruesa.

Recalca el autor que aún se mantiene la simetría de los rostros y si han habido cambios no son como creeríamos o nos tienen acostumbrados las películas en el cine.

“Una de las regiones corporales que más ha cambiado en el último millón de años de nuestra evolución ha sido el esqueleto de la cara.

En nuestro estudio hemos visto que los cambios acaecidos en el rostro están asociados con la evolución de un cerebro de gran tamaño, que en el caso humano alcanza una media de 1.350 centímetros cúbicos y en los neandertales estuvo cerca de los 1.500”, explica el investigador del CSIC Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Este trabajo, realizado mediante morfometría 3D combinada con otras técnicas de visualización, ha permitido dividir según factores las pautas de evolución conjunta de la cara y la base del cráneo.

“Los resultados desvelan que la clave de esta compleja relación evolutiva podría estar en la acción combinada de diferentes agentes biológicos”, añade el investigador del CSIC Markus Bastir, también del Museo Nacional de Ciencias Naturales.


Tamaño de la cavidad nasal

Los investigadores han observado que el volumen de la cavidad nasal, que ocupa la parte central de la cara, está relacionada con el tamaño del cuerpo, de tal modo de a mayor tamaño corporal, mayor será la cavidad nasal.

Por ello, las variaciones evolutivas en el tamaño corporal de cada una de las tres especies humanas estudiadas se han visto reflejadas en el tamaño y forma del rostro.

 “La relación es directa: un cuerpo grande necesita un intenso intercambio de gases (entrada de oxígeno y salida de dióxido de carbono), que tiene lugar a través de las vías respiratorias.

Estas tendrán que ser más amplias a medida que aumenta el tamaño, o más pequeñas si el tamaño decrece”, comenta Bastir.

No obstante, apunta el estudio, el aumento de la cavidad nasal, necesaria para mantener un cuerpo grande, ejerce un empuje hacia arriba de la base del cráneo, modificando tanto su estructura como la del resto del cráneo.

Ese empuje se ve contrarrestado a su vez por la presión que ejerce el cerebro hacia abajo.

“Ambas fuerzas se combinan en diferentes etapas evolutivas de cada especie, lo que, junto con otros factores, hace que las especies del género Homo (sapiens, ergaster, neandertales, heidelbergensis) tengan configuraciones faciales diferentes”, concluye Rosas.


El rostro humano es único y especial

Recientes estudios científicos llegaron a la conclusión de que el rostro humano es único. La evolución de los huesos del homo sapiens, especie de la cual evolucionamos, no tiene ningún parecido con sus parientes más cercanos.

La revista Nature Communications publicó un interesante estudio según el cual el rostro humano no tiene comparación con ningún otro, lo cual nos hace únicos y especiales. 

Un equipo internacional de paleontólogos fueron los encargados de llevar a cabo esta investigación, para la cual se examinaron los algunos fósiles delyacimiento de Atapuerca en Burgos.

Los investigadores explican que el patrón histológico del Homo Sapiens es único en la evolución humana. 

Es decir, el mismo cuenta con grandes áreas de reabsorción ósea en toda el área del rostro, versus los neandertales, el homo erectus o los fósiles de Sima, cuyos patrones son completamente primitivos.

La evolución del rostro humano

Los responsables de la investigación afirman que algunas de las principales diferencias entre el rostro de los simios y el de los seres humanos es que los últimos evolucionaron en cuanto al desarrollo facial. 

En este sentido, hoy en día tenemos rostros con relieves definidos y pómulos más sobresalientes y verticales, en vez de tener el tradicional morro proyectado hacia adelante que tienen los simios.

Esta diferencia evolutiva entre la fisionomía del ser humano y el del simio se debe principalmente a las áreas del rostro en las cuales se acumula y deposita el hueso. 

El crecimiento tiende a ser mucho más lento y limitado en aquellas zonas donde se reabsorbe el hueso, a diferencia de cuando se produce un depósito de hueso, como es el caso del ser humano, en el que el crecimiento y evolución facial es mucho más rápida.

Para poder llegar a estas conclusiones, los investigadores examinaron minuciosamente a través de un microscopio electrónico los huesos de la cara de individuos en proceso de desarrollo. 

De esta forma pudieron determinar más certeramente los depósitos y/o reabsorción de hueso facial.

¿Qué opinas?

El atractivo de los Harrijasotzaileak ¿por qué levantan piedras ...

 ... Cuando uno observa la naturaleza no puede dejar de encontrar ciertas similitudes entre el comportamiento animal y el humano (siendo ...


Una hormiga atrapada en una gota perfecta de agua | VCN

... Para demostrar dicho comportamiento, los investigadores alimentaron a los insectos con dos dietas: Una solución de miel simple y una ...


Panopticón, sociedad y honradez | VCN

... Es este el gobierno, los servicios secretos, o en general alguien o una organización con autoridad, que vigila nuestro comportamiento y ve ...

Publicado por : http://www.natura-medioambiental.com/
Licencia Creative Commons
http://vidacotidianitica.blogspot.com/