¿Culpables de la extinción de grandes mamíferos?

¿Los seres humanos fueron los causantes de la extinción de los grandes mamíferos?
Imagen: (Wikipedia Commons)
¿Los seres humanos fueron los causantes de la extinción de los grandes mamíferos?

¿Fueron los seres humanos o el cambio climático lo que causó la extinción de un número considerable de grandes mamíferos durante la última glaciación?

Según un equipo de investigadores de la Universidad de Aarhus, que ha llevado a cabo el primer análisis global de la extinción de los grandes animales, la conclusión es clara: los seres humanos tuvieron la culpa.

 La imagen de arriba muestra el elefante europeo del bosque, ahora extinto.

Un nuevo estudio señala inequívocamente a los seres humanos como la causa de la extinción masiva de animales de gran tamaño en todo el mundo en el transcurso de los últimos 100.000 años.

Durante casi 50 años, los científicos han discutido sobre la causa de la extinción masiva de los grandes animales (también conocidos como megafauna) durante e inmediatamente después de la última glaciación.

Una de las dos teorías principales afirma que los grandes animales se extinguieron como resultado del cambio climático.

Hubo cambios significativos en el clima, especialmente hacia el final de la última era glacial – al igual que se había producido durante las eras glaciales anteriores – lo que significa que muchas especies ya no tenían la posibilidad de encontrar un hábitat adecuado y murieron como resultado.

Sin embargo, debido a que la última glaciación fue una más en una larga serie de glaciaciones, es desconcertante que durante las primeras no se produjera una extinción correspondiente de animales de gran tamaño.

La otra teoría sobre la extinción de los animales se ha denominado como la del «exceso». El hombre moderno se propagó desde el África a todas partes del mundo en el transcurso de un poco más de los últimos 100.000 años.

En términos simples, la hipótesis del exceso afirma que el hombre moderno exterminó muchas de las grandes especies animales al llegar a los nuevos continentes.

Eso ocurrió, ya sea porque sus poblaciones no podían soportar la caza humana, o por razones indirectas tales como la pérdida de sus presas, que también eran cazadas por los humanos.

En su estudio, los investigadores produjeron el primer análisis global y un mapeo relativamente detallado de todos los grandes mamíferos (con un peso corporal de 10 kg como mínimo) que existieron durante el periodo de hace 132,000 a 1,000 años, que fue el período durante el cual se llevó a cabo la extinción en cuestión.

Los científicos fueron capaces de estudiar la variación geográfica en el porcentaje de especies de gran tamaño que se extinguieron en una escala mucho más fina que lo que se había logrado anteriormente.

Los investigadores encontraron que un total de 177 especies de grandes mamíferos desapareció durante ese período – una pérdida masiva. África «sólo» perdió 18 especies y Europa 19, mientras que Asia perdió 38, Australia y la zona circundante 26, América del Norte 43, y América del Sur un total de 62 especies.

La extinción de los grandes animales se llevó a cabo en casi todas las zonas climáticas y afectó a las especies adaptadas al frío, como los mamuts lanudos, especies de zonas templadas, como los elefantes del bosque y el ciervo gigante, así como especies tropicales como el búfalo cafre gigante y algunos perezosos gigantes.

Se observó en prácticamente todos los continentes, a pesar de que se extinguió un número particularmente elevado de animales en Norteamérica y Sudamérica, donde desaparecieron especies como la de los gatos dientes de sable, mastodontes, perezosos gigantes y armadillos gigantes, y en Australia, que perdió animales como el canguro gigante, el tejón australiano y leones marsupiales.

También hubo bastante pérdidas en Europa y en Asia, incluyendo un número de elefantes, rinocerontes y ciervos gigantes.

Los resultados muestran que la correlación entre el cambio climático – es decir, la variación de la temperatura y de la precipitación entre glaciales e interglaciales – y la pérdida de la megafauna es débil, y sólo se puede ver en una subregión, a saber Eurasia (Europa y Asia).

Por otro lado, los resultados muestran una correlación muy fuerte entre la extinción y la historia de la expansión humana.

«Consistentemente encontramos tasas muy grandes de extinción en las zonas donde no había habido ningún contacto entre la fauna silvestre y las razas humanas primitivas, y que repentinamente se vieron enfrentadas con los humanos modernos completamente desarrolladas (Homo sapiens).

En general, al menos el 30% de las grandes especies de animales desapareció de todas esas áreas», dice el profesor Jens -Christian Svenning de la Universidad de Aarhus.

Los resultados también trazan una línea recta desde la extinción de los grandes animales prehistóricos, que pasa por el exterminio histórico regional o global debido a la caza (bisonte americano, bisonte europeo, quagga, caballo salvaje euroasiático o tarpan, y muchos otros), y llega hasta la situación crítica actual de un considerable número de grandes animales como consecuencia de la caza, incluyendo la caza furtiva (por ejemplo, la epidemia de caza furtiva de rinocerontes).

Publicado por : http://cienciaaldia.com/
Licencia Creative Commons
vidacotidianitica.blogspot.com/