Regenerando la Retina

E
Regenerando la Retina
Regenerando la Retina.

Tal y como han publicado investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, en la prestigiosa revista Cell Reports, han logrado regenerar una retina dañada a partir de células madre de la columna vertebral del paciente y neuronas.

La investigadora Pia Cosma y su grupo, ha logrado mediante una nueva y revolucionaria técnica reparar los daños de una retina utilizando las controvertidas células madre.

Este mecanismo consiste en introducir células madre de la médula ósea en la retina dañada.

Las nuevas células indiferenciadas se fusionan con las neuronas en la retina y estas adquieren la capacidad de regenerar el tejido.

Como declara Cosma: «Por primera vez hemos conseguido regenerar la retina y reprogramar sus neuronas mediante fusión celular in vivo.

Hemos identificado una vía de señalización que, una vez activada, permite que las neuronas puedan ser reprogramadas mediante su fusión con células de la médula ósea» 

Tal y como afirma Daniela Sanges, primera autora del trabajo e investigadora postdoctoral en el laboratorio de Cosma:

«Este descubrimiento es importante no solo por las posibles aplicaciones médicas en regeneración de retina sino también para la posible regeneración de cualquier otro tejido nervioso» 

Hoy en día existen múltiples investigaciones referentes a la regeneración de todo tipo de tejidos mediante células madre, ya que en la actualidad se pueden extraer dichas células directamente del propio paciente, en lugar de necesitar embriones.

Como publica “abc.es”, un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle, en EE.UU. ha logrado regenerar células en la retina de ratones adultos, un hecho que abre una nueva vía para el tratamiento de las enfermedades oculares que tienen como consecuencia una pérdida de visión, como por ejemplo el glaucoma. Además estos resultados son esperanzadores, pues en un futuro sería posible reparar retinas dañadas debido a traumatismos, glaucoma y otras enfermedades oculares.

Muchos tejidos de nuestro cuerpo contienen células madre capaces de dividirse y diferenciarse en el tipo de células necesarias para reparar el tejido dañado. Sin embargo, las células de la retina no tienen esta capacidad, por lo que la lesión originada en la retina produce, en muchos casos, una pérdida permanente de la visión.

Ésto no ocurre con el pez cebra, que por el contrario, tiene una gran capacidad para regenerar el tejido dañado, incluso el tejido neural, como es el caso de la retina. La retina del pez cebra tiene células, conocidas como glia Müller, que contienen el gen “Ascl1” que les permite regenerarse, por lo que cuando las células detectan que la retina ha sufrido una lesión activan este gen.

Gen Ascl1

El gen Asc11 codifica un tipo de proteína, conocida como factor de transcripción, incluso  puede afectar la actividad de otros genes, por lo que genera un efecto importante en la función celular. En el caso del pez cebra, la activación de Ascl1 reprograma la glía de las células madre con el fin de que se modifiquen en todos los tipos celulares necesarios para poder reparar la retina y como consecuencia restaurar la vista.

Con el fin de saber si dicho gen puede reprogramar la glía Müller en ratones adultos, el equipo de expertos, encabezado por Tom Reh, diseñó un ratón con una versión del gen Ascl1 en su glía Müller. Y más tarde, activaron el gen con una inyección del fármaco tamoxifeno.

Los investigadores ya observaron en estudios anteriores, que cuando se activaba el gen, la glía de Müller se diferenciaba en células de la retina conocidas por interneuronas, tras una lesión en la retina de estos ratones. De hecho, estas células tiene un papel fundamental en la vista, pues reciben y procesan señales de las células detectoras de luz de la retina, las varillas y los conos, y las transmiten a otro conjunto de células, que además, transfieren la información al cerebro.

A pesar de ésto, los expertos vieron que activar el gen únicamente funcionaba durante las primeras dos semanas después del nacimiento. A partir de ese momento, los ratones no eran capaces de reparar sus retinas. Un hallazgo que les llevó a la conclusión de que los genes críticos para la regeneración de la glía de Müller están bloqueados por moléculas que se unen a los cromosomas, una forma en que las células “bloquean” los genes para evitar que se activen.

La nueva investigación ha demostrado que el uso de una droga que bloquea la regulación epigenética, la activación de Ascl1, permite que la glía Müller en ratones adultos se diferencie en interneuronas funcionales. Además, los expertos han observado que estas nuevas interneuronas se integran en la retina existente, establecen conexiones con otras células de la retina y reaccionan a las señales de las células de la luz que detectan la retina.

Ahora los investigadores esperan poder determinar si existen otros factores que se puedan activar para que la glía Müller se regenere en diversos tipos de células de la retina. Si esto ocurre, podrían desarrollarse tratamientos para reparar el daño de la retina, responsable de causas comunes de pérdida de la visión.

Si quieres más información conservación de las células madre de cordón umbilical y sus aplicaciones puedes ponerte contacto con nuestro equipo de expertos ahora.

Link http://vidacotidianitica.blogspot.com/