¿Miedo transmisible al feto durante el embarazo?

¿Puede el miedo transmitirse al feto durante el embarazo?
¿Puede el miedo transmitirse durante el embarazo?

¿Por qué la experiencia traumática de la madre puede afectar a sus hijos de manera profunda, incluso cuando ésta sucedió mucho antes de que nacieran?

Esta pregunta ha desconcertado a los expertos en salud mental durante muchas generaciones.

Ahora, los resultados de un estudio en animales podrían ayudar a explicar este fenómeno.

La investigación, llevada a cabo por investigadores de las universidades de Michigan y de Nueva York, se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

La respuesta es que los bebés pueden podrían aprender de forma subconsciente a qué temer durante los primeros días de vida.

Tan sólo basta con oler el olor de sus madres cuando están angustiadas o preocupadas.

El trabajo se extiende no sólo a los temores considerados “naturales” y que nos ponen en estado de alerta o precaución.

El estudio ha constatado que si una madre experimentó una situación antes del embarazo que le hizo temer algo específico, su bebé aprenderá rápidamente a temer también esa situación, a través del olor que la madre desprende cuando siente miedo.

Más allá de este hallazgo, lo que han hecho los investigadores es identificar el área específica del cerebro donde se produce esta transmisión del miedo en los primeros días de vida, la amigdala lateral.

Esta identificación también es importante, puesto que se espera que el trabajo conduzca también a una mejor comprensión de por qué no todos los hijos de madres traumatizadas o de las madres con grandes fobias, otros trastornos de ansiedad o depresión mayor, experimentan los mismos efectos.

Aún es demasiado pronto para saber si este efecto de las madres ratas en sus progenitores se da también en humanos, pero los investigadores aseguran que su trabajo constata el papel del olor materno como apaciguador de los miedos.

Observación en modelos de ratón

En una primera observación directa de este tipo de transmisión del miedo, el equipo de investigadores examinó a ratas madres que habían aprendido a temer el olor de la menta.

Éstas mostraron la forma en que “enseñaron” este miedo a sus retoños durante sus primeros días de vida a través del olor de alarma liberado durante el momento de angustia.

Si bien en los primeros días de vida de una rata bebé éstas son inmunes a aprender la información sobre los peligros ambientales, cuando madre es la fuente de información sobre las amenazas, sí que puede darse el aprendizaje del miedo y, además, producir recuerdos duraderos.

Por lo tanto, incluso antes de que los bebés puedan vivir sus propias experiencias, estos adquieren experiencias, a largo plazo, de sus madres.

¿Qué pasa en el cerebro temeroso?

Los científicos han podido observar qué ocurre dentro del cerebro durante la transmisión de miedo. Al principio del estudio, como ya se ha indicado, los investigadores enseñaron a las ratas hembras a temer el olor a menta al exponerlas a descargas eléctricas desagradables leves mientras olían el aroma, antes de estar embarazadas.

Después de dar a luz, el equipo expuso a las madres sólo al olor a menta, sin las desdcargas, para provocar la respuesta del miedo.

También se empleó un grupo control de ratas “sin miedo”.

Luego, expusieron las crías de ambos grupos de madres bajo muchas condiciones diferentes, con y sin sus madres presentes.

Con imágenes del cerebro especial, así como con estudios de la actividad genética en neuronas individuales y cortisol en sangre, se centraron en una estructura del cerebro denominada amígdala lateral como lugar clave para los temores del aprendizaje.

¿Por qué en esta región?

Porque durante la edad adulta, esta área es clave para detectar y planificar la respuesta a las amenazas de miedo.

Los investigadores creyeron que tenía todo el sentido del mundo creer que también sería el centro para el aprendizaje de nuevos temores.

Pero lo que verdaderamente interesó a los científicos fue el hecho de que estos temores se podrían aprender de manera prolongada en el tiempo en un momento determinado en que, en teoría, la capacidad de la rata bebé de aprender por sí sola cualquier temor se haya suprimida, como hemos comentado anteriormente.

El equipo demostró que estos miedos podrían incluso aprenderse sin las madres presentes.

Cuando los investigadores proporcionaron a las ratas bebé una bloqueador de la actividad en la amígdala, estas no aprendieron el temor a partir del olor.

Esto sugiere que podría haber formas de intervenir para evitar que los niños aprendan las respuestas de miedo irracional.


9 fobias extrañas o poco comunes

1. Crematofobia

Miedo al dinero o a los valores de capital. No se sabe a ciencia cierta de donde viene este miedo, pero se presupone que la causa puede estar en el temor a perderlo, a tocarlo o a ser robado.

Sin duda, es una fobia rara y algo difícil de compartir, ya que todo el mundo más que miedo le tiene amor al dinero.


2. Sofofobia

Consiste en tener miedo a aprender, conocer o adquirir nuevos conocimientos.


3. Genofobia

Miedo al sexo o a mantener relaciones sexuales.

También existe la espermatofobia, miedo al semen.


4. Somnifobia

Miedo a dormir o quedarse dormido. Esta fobia normalmente se produce por el que la padece que piense que puede quedarse dormido y no poder despertarse nunca.

También puede darse al temer tener pesadillas muy fuertes.


5. Fagofobia

Es el miedo a comer y tragar la comida.

Puede ser por miedo a dañar la garganta o no poder digerir los alimentos por la garganta, pero los médicos no suelen encontrar nada al examinar al paciente.


6. Medortofobia

Es el miedo a tener erecciones, está muy relacionado con la Genofobia.


7. Ecofobia

Miedo a quedarse solo en casa. Normalmente esta fobia puede producirse por algún trauma infantil, al quedarse de niño solo en casa y sentirse inseguro.

Seguramente Macaulay Culkin no padece esta fobia, ya que a la que podía se quedaba solo en casa.


8. Basofobia

Miedo a caerse. Suelen sufrirlo personas que han tenido una caída en el pasado y han tenido que ser intervenidos en alguna operación grave.


9. Autofobia

Miedo a uno mismo o a quedarse solo.


Las tradiciones siempre visten de curiosidades los actos más comunes de nuestra vida, y más cuando se trata de acontecimientos tan especiales como es el embarazo y el dar a luz. ¿Será niño, será niña? 
  • ¿Qué pasa si tenemos un antojo, saldrá la criatura con un lunar con la misma forma de esos fresones que nos desayunábamos cada mañana?
  • Existen muchos, muchísimos mitos hilados de generación en generación alrededor de este estado y que se repiten en casi todas las culturas y países, y es que, la incertidumbre e incluso la ansiedad para que el proceso del embarazo avance con normalidad y llegue a término en buen estado, hace que se construyan mil y un mitos que orlan nuestra existencia arrancándonos alguna que otra sonrisa. ¿Te gustaría conocerlos?
  • Si cruzas las piernas durante el embarazo en muchas ocasiones, el bebé se le anudará el cordón umbilical dificultando su nacimiento.
  • Si a alguien le sale un orzuelo en el rostro es porque lo ha mirado una embarazada.
  • Esta es buena: si condimentas y consumes las ensaladas con mucho vinagre el bebé nacerá sin pelo, pero sin embargo si sueles sentir a menudo ardor de estómago la criatura vendrá con una buena mata de cabello.
  • Una realmente curiosa: las embarazadas no pueden ser madrinas de boda, de hacerlo pueden correr el riesgo de padecer un aborto.
  • Si las embarazadas tienen la tripa más bien redonda será niña, si está algo apuntada será niño.
  • Cuando se está embarazada, las mujeres deben comer por dos. Algo completamente falso, a no ser que queramos traer al mundo una criatura precipitadamente obesa, además de permitir que la madre sufra más de un problema de salud.
  • Hacer el amor durante el embarazo puede hacer daño al bebé. Ésta era sin duda una idea muy extendida, algo completamente falso ya que algo tan común como es el sexo aporta un gran bienestar psicológico óptimo para la buena evolución del embarazo.
  • Los antojos que la madre tenga durante el embarazo, acabarán proyectándose en los niños en forma de lunares. ¿Alguien ha visto alguna vez un lunar en forma de brownie o de bombón relleno de cereza?
  • Barriga grande, bebé gigante. Otra idea falsa, en ocasiones se confunde la propia obesidad de la madre con el tamaño real de la criatura.
  • Con cada embarazo los bebés se quedan con nuestro calcio y perdemos uno o varios dientes. Otra idea errónea, porque a pesar de que el ph de la saliva se altere debido a los cambios hormonales, si mantenemos nuestra higiene dental habitual no tenemos por qué perder el encanto de la sonrisa.
  • Si una embarazada está más bella durante la gestación es porque el bebé que va a venir es niño, pero si no luce demasiado guapa es por una sencilla razón: va a ser niña y le ha quitado la hermosura a su madre.
Comida chatarra en el embarazo
Comida chatarra en el embarazo crea adicción en los bebés | VCN
Un estudio científico evidenció que los niños que nacen de madres adictas a una dieta dominada por la comida chatarra tienden a comer más ...

¿Por qué 9 meses de embarazo? | VCN
La duración de la gestación humana sigue siendo un misterio. Recuerdo que cuando, por fin, me enteré de que los niños no vienen de París, ...

Embarazo psicológico o seudo gestación en las perras | VCN
Un embarazo psicológico no es realmente un embarazo psicológico. El embarazo psicológico o seudo gestación es una condición muy ...