20 millones de años preservados en ámbar

Un mundo de hace 20 millones de años preservado en ámbar
Foto  Kaitlin y Kevin Southworth
Un mundo de hace 20 millones de años preservado en ámbar.

Un equipo de científicos se encuentra inspeccionando una gran colección de ámbar de 20 millones de años de antigüedad, que se encontró en la República Dominicana hace más de 50 años.

El esfuerzo ha rendido frutos al revelar insectos antiquísimos, así como el mundo que habitaban.

Una muestra del ámbar que forma parte de la colección.

Cuando la colección esté totalmente curada, una tarea que llevará muchos años, será la colección de ámbar dominicano más grande del mundo, informaron los investigadores.

Quizás el descubrimiento más sorprendente hasta el momento es el de una langosta pigmea, un pequeño saltamontes del tamaño de la espina de una rosa, que vivió hace unos 18 a 20 millones de años, y se alimentaba de musgo, algas y hongos.

El espécimen es notable porque representa una etapa intermedia de la evolución en la vida de su subfamilia de langostas (conocida como Cladonotinae).

Los representantes más antiguos de este grupo tenían alas, mientras que sus homólogos modernos carecen de éstas.

La langosta recién descubierta tiene lo que parecen ser alas vestigiales – estructuras remanentes que ya habían perdido su función principal.

El paleontólogo Sam Heads de la Universidad de Illinois dijo que es muy raro encontrar saltamontes en ámbar, y que el espécimen encontrado se encuentra extraordinariamente bien conservado.

Heads y sus colegas encontraron el nuevo espécimen unos meses después del inicio de su proyecto de revisión de 160 libras de ámbar dominicano recogido a finales de 1950 por el entomólogo Milton Sanderson.

Sanderson describe varios especímenes de la colección en un artículo en la revista Science de 1960, lo que inspiró a una generación de científicos a buscar y estudiar el ámbar dominicano, dijo Heads.

La mayor parte de la colección de ámbar se mantuvo almacenada hasta hasta que Heads la descubrió en 2010.

Heads ha denominado a la nueva langosta pigmea «Electrotettix attenboroughi».

El género está formado por una combinación de «electrum» (del latín proveniente del griego, que significa «ámbar») y tettix (el nombre griego de «saltamontes»).

El nombre de la especie proviene de Sir David Attenborough, un naturalista británico y director de cine.

«Sir David tiene un interés personal en el ámbar, y también fue uno de mis héroes de la infancia, y aún lo es, así que decidí nombrar a la especie en su honor – con su permiso, por supuesto», dijo Heads.

El proceso de revisión del ámbar es lento y laborioso.

Gran parte del ámbar está nublado con oxidación, y los investigadores cuidadosamente deben cortar y pulir «ventanas» para echar un buen vistazo a lo que hay dentro.

Además de la langosta pigmea, Heads y sus colegas han encontrado moscas en apareamiento, abejas sin aguijón, mosquitos, hormigas Azteca, avispas, escarabajos, ácaros, arañas, partes de plantas, e incluso un cabello de mamífero.

«Los insectos fósiles pueden proporcionar una gran cantidad de información sobre la evolución de los rasgos y comportamientos específicos, y también nos hablan acerca de la historia del período», dijo Heads.

«Son un gran recurso para la comprensión del mundo antiguo, los ecosistemas antiguos y el clima antiguo – mejores aún, tal vez, que los huesos de dinosaurios».

ámbar
Piedras preciosas ,el Ámbar | VCN
El nombre de ámbar parece derivar de la palabra de origen árabe al ámbar ( dorado), en alusión al color amarillo típico de esta resina fósil ...


¿De donde viene el ámbar gris? | VCN
Este objeto es una sustancia conocida como ámbar gris, tomada durante siglos como una misteriosa y oculta joya de origen desconocido.


¿Adiós al Parque Jurásico? | VCN
Las posibilidades de recuperar ADN a partir de insectos conservados en ámbar son más bien nulas. Una vez que recalé por Nueva York pasé ...

Fuente: Universidad de Illinois at Urbana-Champaign
Publicado por : http://cienciaaldia.com/