Café podría ser beneficioso contra la obesidad

Café podría ser beneficioso contra la obesidad
Descubren que el café podría ser beneficioso contra la obesidad.

En muchas personas el café constituye un elemento vital en la dieta, permitiéndonos llegar con buena cara al trabajo o simplemente no andar por las calles como sacados de una película de terror.

Estas características hacen al café una fuente ideal de estudio; desde mejorar nuestro rendimiento deportivo a propiedades tan curiosas como la de acabar con nuestra borrachera.

Los investigadores de la Universidad de Georgia,  han descubierto la presencia de un compuesto químico en el café que podría ayudar a prevenir algunos de los daños ocasionados por las enfermedades que surgen con la obesidad.

La clave está en el ácido clorogénico 

Este compuesto polifenólico se encuentra en muchas de las plantas superiores, y en el café sin tostar se encuentra en una alta proporción (del 6% al 7%).

Cuándo se dispone a tostar el café, el ácido clorogénico deriva su estructura molecular a ácido caféico y ácido quínico.

Seguramente os preguntéis el papel de este compuesto en la lucha contra la obesidad, pues bien, en un paper publicado recientemente en Pharmaceutical Research, los investigadores han encontrado que el ácido clorogénico (ACG) redujo significativamente la resistencia a la insulina y la acumulación de grasas en el hígado en ratones con una dieta alta en grasas.

En estudios previos ya comentamos que el consumo de café podría reducir el riesgo de padecer diabetes del tipo 2.

Ahora es el turno de la obesidad, y como nos explica Youngjie Ma, autor del paper, están realizando un gran esfuerzo en comprender con más detalle los beneficios asociados al ACG, que se encuentra en abundancia en verduras y frutas como el tomate, manzanas, peras y arándanos.

Más de un tercio de los adultos estadounidenses padecen de obesidad

Y lo más preocupante, aproximadamente el 17% de los niños son obesos. Para que os hagáis una idea, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades nos informan que la obesidad cuesta la terrorífica cifra de 147 billones de dolares al año.

Profundizando un poco más en la enfermedad, nos encontramos que dos de los efectos más comunes que se producen con la obesidad son el incremento de la resistencia a la insulina y la acumulación de grasas en el hígado, que casualmente corresponden a los objetivos del ACG.

Tras su prueba en ratones, se descubrió que el ACG además de prevenir la ganancia de peso, ayudó a mantener unos niveles de azúcar equilibrados y estabilizó los compuestos presentes en el hígado.

Tras investigar el mecanismo causante de estos fenómenos Ma señalizó:

La razón que se esconde en este mecanismo está relacionada con el poder antioxidante del ACG, que lo convierte en una herramienta perfecta para combatir la inflamación, que está intimamente relacionada con la obesidad.

Aunque todo señale a que el café es ideal para combatir los efectos producidos por la obesidad, tomarlo en grandes cantidades causaría todo lo contrario.

Por ello esta investigación nos servirá para añadir una baza más para combatir esta enfermedad y para concienciarnos de que el café es un elemento clave en nuestro día a día.

Fuente | ScienceDaily