¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?

E
¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?
¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?

Para muchos, dormir es más que una necesidad biológica, es casi un hobby.

Desde que levantarnos de la cama supone un gran esfuerzo y quedarnos unos minutillos de más nos hace sentir genial, dormir es una de las actividades preferidas de un gran colectivo, generalmente adolescente.

Pero no todos emplean el mismo tiempo en esta actividad, e incluso llegamos a preguntarnos si realmente es bueno dormir tanto (o tan poco).

Para buscar la cantidad exacta de sueño que necesitamos se han realizado numerosos estudios, casi todos de carácter estadístico, que buscan encontrar la relación entre la mínima cantidad de sueño que cause efectos positivos para la salud y nuestra edad y responder a la famosa pregunta de “¿cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?“.

Dormir “un poco de más” no nos hará ningún daño

Es la conclusión a la que los expertos del sueño del National Sleep Foundation han llegado tras la última cumbre de la organización.

De esta forma, a un adulto de unos 30 años se le recomienda dormir de 7 a 9 horas al día, permitiéndose también las 6 o 10-11 horas de sueño.

¿Por qué es tan importante seguir estás indicaciones? Lauren Hale, editor del Journal Sleep Health y profesor de medicina preventiva en la Stony Brook University nos acerca el principal motivo:

¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?

En la foto superior se detallan las horas recomendadas a cada edad, y las horas “de más”o de menos, que podrían emplearse sin comprometer nuestra salud.

“Dormir poco o demasiado generalmente se relaciona con un aumento de la mortalidad y un incremento de la aparición de enfermedades, como el cáncer o algunas enfermedades de carácter cardiovascular.”

Por si fuese poco, también debemos de añadirle que dormir poco o demasiado reduce considerablemente nuestro bienestar y productividad.

Sueño y ritmo circadiano

Junto con las bebidas energéticas, la cafeína, las luces y las alarmas, nuestro sueño, y más concretamente, nuestro ritmo circadiano o reloj biológico se ve interferido.

Ya que nuestras actividades fisiológicas depende de las oscilaciones del ciclo circadiano, desajustes en esta medida originan una amplia gama de efectos negativos para nuestra salud, como náuseas, mareos y cefaleas.

Si la frecuencia de estas interferencias es diaria, los problemas serán mucho mayores, ya que la regulación de nuestras hormonas se encontrará ante unos episodios de descontrol anómalos.

Un fenómeno muy común en el que observamos estas modificaciones en el ritmo circadiano es el jet lag. En seguida notamos los síntomas tras jornadas viajando.

¿Qué podemos hacer por nuestra parte? 

Para empezar, seguir las indicaciones horarias del National Sleep Fundation sobre las horas de sueño, evitar el abuso de estimulantes, como las bebidas energéticas y salvo en situaciones que requieran saltarnos estas recomendaciones, como coger un vuelo, debemos de preocuparnos de la medida en la que compromete la falta o exceso de sueño nuestra salud.

Duermes poco y amaneces perfecto 

¿Duermes poco y amaneces perfecto? Quizás tengas el gen DEC2

Si eres de los que no necesita un mínimo de 8 horas para dormir quizás pertenezcas al grupo de los afortunados que poseen el gen DEC2. Continúa leyendo y entérate de qué se trata.

La relación entre el gen DEC2 y el sueño

Una investigadora del sueño de la Universidad de California, la doctora Ying-Hui Fu, hizo un interesante descubrimiento con respecto a los hábitos de sueño de determinadas personas. 

El estudio en cuestión determinó una de las razones del por qué hay quienes pueden dormir entre 4 y 6 horas diarias y amanecer con total energía, versus aquellos que necesitan mínimo 8 horas de descanso, se trata del gen DEC2.

Según algunos estudios preliminares se cree que el gen DEC2 está presente en algunas personas que han desarrollado de forma natural una resistencia al sueño, de hecho, dormir más de 6 horas diarias puede resultarles contraproducente para llevar a cabo sus actividades.

La mayoría de la población mundial necesita un mínimo de 8 horas de sueño diariaspara poder afrontar el día con la energía necesaria y evitar problemas a futuro que están asociados con las pocas horas de sueño, tales como: enfermedades cardiovasculares y efectos negativos sobre la cognición.


¿Cómo funciona el gen DEC2?

Según la doctora Fu, el gen DEC2 parece ser una mutación relativamente rara y como es un descubrimiento muy reciente no se puede aseverar qué porcentaje de la población lo posee. Lo que sí es cierto es que no debe confundirse este gen con el hábito adquirido de dormir poco por la necesidad de tener que levantarse temprano para ir a trabajar o a estudiar.

Al parecer el gen DEC2 afecta el ritmo circadiano, por tal motivo, el llamado ciclo día – noche de las personas que lo poseen se ve alterado. Lo que sí afecta a los poseedores del gen DEC2 es dormir más de 6 horas. De hecho, expresan sentirse terriblemente mal las pocas veces que esto ocurre.

Pese a que se ha escrito mucho sobre los efectos adversos que tiene el dormir menos de 8 horas, la doctora Fu explica que en estos casos no se ha observado ningún problema de salud asociado a la falta de sueño. 

Todos los sujetos que tienen presentes este gen amanecen renovados y llenos de total energía.

En la actualidad no existen pruebas genéticas al alcance de la mayoría de la población que sirvan para determinar si son los poseedores o no de este gen. Aunque, sin duda alguna, el autoconocimiento de nuestro cuerpo es la clave más importante para tener alguna pista al respecto. 

Y tú, ¿crees que tienes el gen DEC2?

http://vidacotidianitica.blogspot.com
Creative Commons