¿Serie-adictos y problemas psicológicos?

¿Serie-adictos y problemas psicológicos?
Wikipedia
¿Ser un serie-adicto puede implicar tener problemas psicológicos?

¡Qué nadie se asuste! Seguro que quien más quien menos es un poco adicto a alguna serie o serie-adicto como lo llamaremos hoy.

De primeras, que no cunda el pánico, no todos vamos a estar mal.

Pero si que deberíamos ir alerta según afirma un reciente estudio pues parece ser que pasar más horas de la cuenta frente al televisor puede ser signo de que algo no va bien en la vida de esa persona.

El estudio.

El estudio, llevado a cabo por la Universidad de Texas trata sobre lo que se ha denominado “binge-watching“; “binge” viene a ser un atracón o una borrachera y “watching” ver algo, así pues atracones de ver algo (emborracharse de ver algo), en este caso series de televisión.

Este término se refiere no solo a ver muchas series sino más bien a ver muchos episodios seguidos, uno detrás del otro en episodios de “sobredosis”, por ejemplo verse una temporada entera del tirón.

El término incluso ha sido incluido en el diccionario Oxford de Inglés.

Estos investigadores (Yoon Hi Sung, Eun Yeon Kang y el profesor Wei-Na Lee) establecieron para su investigación un punto de corte de 3 episodios, es decir, ver más de 3 episodios seguidos sin parar era considerado un “atracón”.

En total reunieron a unos 316 participantes de entre 18 y 29 años de edad. El estudió consistió en hacerles preguntas sobre su estado emocional y psicológico y sobre sus hábitos televisivos a fin de correlacionar ambos al final.

La idea surgió del propio término, el binge-eating (comer compulsivo), binge-drinking (beber compulsivo), etc…

Están todos asociados con problemas psicológicos y les surgió la hipótesis de que tal vez otros comportamientos similares, por ejemplo la compulsión televisiva también lo podía estar.

Los investigadores harán sus resultados públicos en Mayo en la conferencia de la “International Communication Association“.

Las conclusiones

Pues efectivamente los resultados mostraron que mirar horas y horas de series de un tirón está asociado con problemas psicológicos.

Concretamente encontraron que se asociaba a sentimientos de soledad, depresión y bajo autocontrol, estas personas eran más propensas a realizar la conducta de ver compulsivamente varios episodios seguidos.

Aún a pesar de tener que hacer otras cosas y estar dejando estas de lado aquellos con baja regulación emocional sucumbían a los episodios.

Aun así, lo que encontraron es una correlación y sería interesante que se profundizara más en el tema para ver qué ocurre primero: ¿es la soledad que lleva a estas conductas o son estas conductas que conducen a la soledad? Probablemente se trate de ambos factores.

Además encontraron que este hábito es muy frecuente, más del 75% de los encuestados cumplían los criterios para el “binge-watching”.

Los autores así mismo alertan de que se está convirtiendo en un fenómeno social y que las propias cadenas lo promueven dando maratones de series.

Afirman que comportamientos como este pueden tener consecuencias nocivas para el individuo ya que se asocia con fatiga y obesidad, además de los problemas psicológicos antes mencionados.

Para los autores este comportamiento ya no puede ni debe verse como inocuo, dado que es perjudicial para la salud de los que lo llevan a cabo.

A pesar de la falta de estudios al respecto (y considerando este como exploratorio del tema) están convencidos de que cada vez estará más claro que esta conducta es nociva. Cuando va en aumento los espectadores pueden llegar incluso a desatender a sus familias o amigos y dejar de lado el trabajo.

Bueno, ¡ahora ya podéis auto-diagnosticaros!

Ser un “binge-watcher” parece ser que es lo más nuevo. Yo además añadiría que causa dolores de cabeza, pérdida de visión y ¡también síndrome de abstinéncia cuando acaba la serie! (yo también me he auto-diagnosticado).

En los últimos años están cogiendo incluso más peso y relevancia que el propio mundo del cine. 

El simple hecho de convertirse en esos mundos cercanos que vemos semanalmente en nuestros televisores u ordenadores, en la intimidad del hogar, hace sin duda que desarrollemos auténticas pasiones, auténticas admiraciones por estas producciones de las más variadas temáticas.

No importa que seas fanático de “Juego de Tronos” o de “Daredevil“, no importa que aún no hayas podido rehacer tu vida tras el final de “Breaking Bad” o que seas un nostálgico de “Firefly” o “X files”… Todo buen admirador de las series de televisión sabe lo que es adorar una trama, unos personajes e incluso hacer una verdadera filosofía de vida de un título determinado.

Estamos seguros de que te vas a sentir identificado con estas 6 dimensiones, no obstante, no dudes en dejarnos tus comentarios para explicarnos cuáles son tus series favoritas y qué has llegado a hacer por ellas.

1. Esas largas sesiones de fin de semana

Puede que en alguna ocasión lo hayas pensado: si tu serie favorita tiene 10 temporadas y cada temporada tiene 20 episodios, eso quiere decir que podrías verla entera de nuevo a lo largo de unos 8 o 9 días durmiendo lo justo, y saliendo de casa sólo en situaciones de emergencia.

No obstante, todos hemos dedicado un día de domingo a una de esas estupendas sesiones donde invitas a otros amigos y juntos, veis un capítulo tras otro consumiendo kilos y kilos de comida basura. ¿Puede haber algo mejor?


2. Cuando intentas “convertir” a un amigo

Siempre tenemos a uno de esos amigos que no sabes muy bien como pueden ir por el mundo sin haber visto esa “GRAN” serie.

No te lo explicas. Así que en un acto de misericordia infinita, le pasas la serie entera para que la vea.

Pero pasan días, semanas y no te comenta nada.

Le preguntas con ansiedad qué tal, qué le parece, por qué capítulo va… Y te responde con monosílabos para evitar decirte que no siente interés alguno por esa serie que a ti te apasiona.

Es ese momento en que harías lo que fuera por “inocularle” tu pasión, por convertirlo… Pero no hay nada que hacer.


3. ¡Se ha terminado la serie! ¿Qué hago con mi vida?

Ya no hay más temporadas. La serie ha terminado con un final más o menos acertado y ya no hay capítulo para la próxima semana, ahora se extiende una nada infinita y absoluta. ¿Qué podemos hacer?

Una posibilidad es hacer terapia de grupo con otros fans de la serie, crear grupos en Facebook para recordar cada momento y, a su vez, rezar para que se haga un “spin-off”.


4. Esos momentos en que confundes la realidad con la ficción…

Hay instantes en que tu mente elige pasar más tiempo evocando instantes de tu serie de televisión favorita, que en la realidad. Son esos momentos en que cualquier cosa que escuchas o ves, lanza su ancla a esa escena, a ese fotograma…

Volver de madrugada a casa y ver andar a la gente a tu alrededor con la misma lentitud que cualquier zombie de Walking Dead, ver una vieja cabina telefónica y pensar en Doctor Who, escuchar la palabra “Winchester” y pensar en “Sobrenatural”…


5. Ser fan de una serie puede resultar muy caro

En ese mismo momento en que una serie y unos personajes entran en nuestra mente y nuestro corazón, queremos tenerlo todo sobre ella.

El merchandising es de lo más variado, goloso y caro. Más tarde caeremos en la tentación de acudir a cualquier certamen o incluso a una Comic Con para conseguir el autógrafo de tu actor favorito.

Muchos son además auténticos fanáticos de los cosplay, para lo cual, necesitamos telas, pelucas, maquillajes, adornos ¡Todo es caro, muy caro!


6. Seguir no una, sino 5 series al mismo tiempo

El amante de las series no dirige su pasión a un solo título. Quien adora el mundo de las series de la televisión no tiene bastante con una única producción, es capaz de seguir decenas a la vez y de las más diversas temáticas: terror, ciencia-ficción, acción, crítica social…

Nuestro cerebro es ya un órgano flexible capaz de enriquecerse de todas esas historias, de decenas de hilos argumentales sin confundir ninguno.

Debatimos ideas en nuestras redes sociales, ponemos los openings como tonos de llamada en nuestros móviles y adoramos cada serie, y a cada personaje como si fueran parte de nuestra familia.

VCN: Netflix, Crece mas el interés por las series que por las películas
Netflix, Crece mas el interés
Netflix es un servicio de vídeo en streaming que ha tenido un gran crecimiento en los últimos años, en este servicio se pueden ver películas y series de ...

7 series viejas de TV que marcaron nuestra niñez ( Quinta parte ...
7 series viejas de TV que marcaron nuestra niñez ( Quinta parte). Tarzan. 1- Tarzan Título original: Tarzan Categoría: Aventuras País: Estados ...

Star Trek ,series viejas buenísimas | VCN
Star Trek ,series viejas buenísimas
Star Trek , series viejas buenisimas Los inicios y procesos de esta mítica serie,la cual ha sufrido muchos cambios a lo largo de las décadas

Compartido bajo licencia Creative Commons.