¿Exceso de luz artificial nos enferma?

¿El exceso de luz artificial por la noche nos está enfermando?
Imagen: Tiverylucky (Freedigitalphotos.net)
¿El exceso de luz artificial por la noche nos está enfermando?

La vida moderna, con su preponderancia a la exposición inadecuada a la luz natural durante el día, y la exposición excesiva a la luz artificial por la noche, no es propicia para el ciclo de sueño/vigilia natural del cuerpo.

Es un tema emergente en la salud, que el epidemiólogo del cáncer, Richard Stevens de la Universidad de Connecticut, ha estado estudiando durante tres décadas.

“Ha quedado claro que la iluminación típica está afectando nuestra fisiología”, dice Stevens.

“No obstante, la iluminación se puede mejorar.

Estamos aprendiendo que una mejor iluminación puede reducir esos efectos fisiológicos.

Con esto queremos decir longitudes de onda más largas y luz más tenue por noche, y evitar la luz azul brillante de lectores electrónicos, tabletas y teléfonos inteligentes”.

Esos dispositivos emiten suficiente luz azul, cuando se utilizan por la noche, para suprimir la hormona melatonina que induce el sueño, y alteran el ritmo circadiano del cuerpo – el mecanismo biológico que permite un sueño reparador.

“Es un nuevo análisis y síntesis de lo conocido sobre el efecto de la iluminación en nuestra salud”, añade Stevens.

“No sabemos a ciencia cierta, pero hay cada vez más pruebas de que las consecuencias a largo plazo tienen vínculos con el cáncer de mama, la obesidad, la diabetes y la depresión, y posiblemente otros tipos de cáncer”.

A medida que los teléfonos inteligentes y las tabletas se vuelven más comunes, Stevens recomienda que el público en general se dé cuenta de que el tipo de luz emitida por estos dispositivos afecta nuestra biología.

Un estudio reciente, que comparó a las personas que utilizan lectores electrónicos con las que leen libros de papel la noche, mostró una clara diferencia:

Los lectores electrónicos propiciaron un retraso del inicio de la melatonina.

“Se trata de la cantidad de luz que se está recibiendo por la noche”, dice Stevens.

“Esto no significa que tenga que apagar todas las luces a las 8 cada noche, sólo significa que si uno tiene la opción entre un lector electrónico y un libro, el libro es menos perjudicial para su reloj biológico”.

Añade que por la noche la luz más saludable, que menos altera el ritmo circadiano, es la luz tenue, y la de un color más rojo, como el de las bombillas incandescentes.

http://cienciaaldia.com/
http://vidacotidianitica.blogspot.com/ Creative Commons