Las ratas también poseen imaginación

Las ratas también poseen imaginación
¿Los animales también tienen imaginación?

¿Pueden los animales tener imaginación y pensar como nosotros?

En un principio nos parecería muy difícil probar si esto es cierto o no, y en realidad es así.

A día de hoy, no podemos saber qué están pensando los animales; no obstante, el neurocientífico Aaron Blaisdell ha ideado un experimento con la intención de resolver este enigma. Blaisdell ha presentado sus resultados en la conferencia de San Francisco Cognitive Neuroscience Society.

Las ratas también poseen imaginación.

Blaisdell condicionó a las ratas para que actuaran de una determinada manera en función de un estímulo dado.

A un grupo de ratas se les premiaba si presionaban una palanca cuando solo veían una luz, pero nunca cuando aparecían dos luces en el escenario simultáneamente.

Al otro grupo de ratas la actitud a realizar era justamente la contraria: se les premiaba al presionar la palanca cuando las dos luces estaban encendidas, y no cuando solo había una luz.

Las veces que las ratas pulsaban la palanca estaba relacionada con la cantidad de veces que fueron recompensadas durante el entrenamiento.

Pero de entre las diferentes respuestas que Blaisdell registró, hubo una que le llamó especialmente la atención.

En ocasiones, las ratas presionaban la palanca cuando la luz no estaba encendida; es decir, en ese momento estaban imaginando la luz que habían visto en los entrenamientos.

La ruta mental que llevó a estos ratones a actuar cuando no había ningún estímulo es muy parecida a la del ser humano.

Este tipo de pensamiento tiene su origen en una región cerebral denominada hipocampo.

Para comprobar si el ratón había seguido esta ruta mental, Blaisdell inactivó temporalmente el funcionamiento del hipocampo.

Efectivamente, el comportamiento que se registró anteriormente no volvió a aparecer.

Conclusiones

Los resultados de este experimento nos puede llevar a conclusiones increíbles.

Por ejemplo, las evidencias de este estudio apoyan la idea de que las ratas y los humanos compartimos un nivel de razonamiento similar, aunque sea en su escala más básica.

Si lo extrapolamos al resto del reino animal, es posible que la gran mayoría de animales también posean esa capacidad de razonamiento, pero es algo que debemos analizar más detenidamente.

De lo que sí podemos estar seguros por ahora es que esta investigación plantea nuevos interrogantes interesantes cuyas respuestas puede que nos aporten unos conocimientos esenciales para abordar enfermedades neurológicas como la esquizofrenia, Alzheimer, etc.

Fuente: UCLA
Creative Commons