El sueño de las ratas

El sueño de las ratas
Foto: janine, vía Flickr
El sueño de las ratas.

Los sueños de las ratas estarían modelados por sus metas y dependerían de sus deseos.

Dormir es algo muy importante y la falta de sueño provoca graves consecuencias.

Por esta razón algunas formas de romper voluntades, incluyen la privación de sueño.

No sabemos todos los aspectos psicológicos y fisiológicos que tiene dormir, pero sí sabemos algunos.

Mientras dormimos se limpian los depósitos de proteína beta-amiloide, una sustancia cuya acumulación impide conciliar bien el sueño, por lo que forma un sistema de retroalimentación que no es bueno para la salud.

Encima, esta sustancia también está relacionada con la demencia senil.

Además, dormir es fundamental a la hora de consolidar los recuerdos. Por esta razón se recomienda a los estudiantes que duerman bien de cara a poder superar los exámenes.

También se da durante el sueño la fase REM, fase en la que tiene lugar el sueño paradójico durante el cual tenemos ensoñaciones.

Nuestra mente es capaz de recrear un mundo onírico en donde nosotros somos protagonistas. 

Durante esta fase del sueño nuestro cuerpo queda paralizado para que no podamos representar lo que soñamos, sólo nuestros ojos se mueven rápidamente para “ver” lo que sucede en ese mundo virtual que recreamos.

No es extraño que en el pasado se soliese dar connotaciones mágicas a esta parte del sueño.

La realidad es que no somos únicos ni mágicos. Los mamíferos y las aves tienen sueño paradójico.

Sólo los cetáceos caen en un duermevela corto distinto al sueño del resto de sus congéneres porque necesitan recordar que tienen que respirar.

No sólo eso, además se sabe qué sueñan algunos animales, como por ejemplo los gatos.

En experimentos realizados en el pasado hace ya bastantes años se operó el cerebro de algún gato para dañar la parte cerebral que paraliza el cuerpo durante la fase REM. 

Así los gatos representaban lo que soñaban. De este modo se vio que perseguían gatos o moscas invisibles que sólo tenían cierta entidad en sus sueños.

Los gatos soñaban con su vida habitual.

Ahora se ha conseguido saber lo que sueñan las ratas sin necesidad de realizar este tipo de operaciones cerebrales.

Al parecer, según un equipo de University Colege London, las ratas sueñan con el camino que les lleva hacia la comida deseada.

Los investigadores registraron, eso sí, la actividad cerebral de las ratas gracias a cincuenta electrodos mientras que estas eran sometidas a distintas rondas de experimentos.

En una primera ronda se registró la actividad que tenían cuando se les mostraba una comida que no estaba a su alcance.

En la segunda ronda, se dejaba a las ratas soñar. En la última ronda finalmente se les daba acceso a la totalidad del laberinto.

Se pudo comprobar que los circuitos neuronales dedicados a la orientación y navegación en el mundo real eran los mismos que se activaban durante el sueño.

Esto sugiere que, mientras dormían, las ratas simulaban ir hacia la comida que habían visto y que no conseguían mientras estaban despiertas.

La idea detrás de este tipo de experimentos es ayudar a las personas que tienen dañado el hipocampo y que no son capaces de imaginar un futuro sobre el que actuar.

Según Hugo Spiers, los mamíferos forman rápidamente un mapa en el hipocampo del ambiente que les rodea en la fase de exploración.

Durante el sueño el hipocampo reproduce el camino en este mapa, lo que podría ayudar a consolidar la memoria.

Se ha especulado que esta reproducción podría formar el contenido de los sueños.

“Si las ratas experimentan o no esta actividad cerebral según sueñan no está claro, necesitaríamos preguntarlas para estar seguros. Nuestros resultados muestran que durante el sueño el hipocampo construye además fragmentos del futuro que está por venir. 

Como el hipocampo de las ratas y del ser humano son similares, esto podría explicar por qué los pacientes con daños en sus hipocampos tienes graves problemas a la hora de imaginar eventos futuros”, añade Spiers.

Aunque no podemos saber con seguridad lo que sueñan las ratas, estudios previos en humanos con sistemas de resonancia magnética nuclear (RMN) sugieren que, efectivamente, la actividad cerebral al dormir refleja el contenido de los sueños. 

Al despertar a los humanos durante la fase REM estos pueden describir lo que estaban soñando y los investigadores lo pueden comparar con la actividad cerebral registrada por RMN mientras soñaban.

En los experimentos se situaba a las ratas en un pasillo que terminaba en un cruce en forma de T, pero el acceso a este cruce y, por tanto, a la rama derecha e izquierda de la misma era evitado con una barrera transparente.

Una de las ramas tenía comida y la otra estaba vacía.

Luego se permitía a las ratas dormir durante una hora y posteriormente se las colocaba el mismo pasillo, pero esta vez sin la barrera y sin la comida. Las ratas, al volver la laberinto, iban hacia la rama del cruce en T en el que recordaban que estaba la comida.

Los datos mostraron que durante el periodo en el que dormían ciertas neuronas estaban activas, neuronas que más tarde proporcionaban el mapa interno que les permitía llegar hasta el pasillo de la comida.

Cuando nos encontramos en un lugar, estas células analizan la posición de las cosas, pero si nos vamos a otro lugar, otras células diferentes se dedican a almacenar la nueva información de ubicación.

Evidentemente grabar este tipo de formas de recuerdo (o mapas mentales) en humanos requeriría la implantación de electrodos, y no es algo ético.

Pero en ratas sí es posible.

Ahora bien: ¿las ratas pueden imaginar un lugar que aún no han explorado? ¿pueden crear mapas mentales de “la nada”, sin una inspección previa? Por lo visto, sí.

Eso indicaría que durante el sueño el cerebro simularía o prepararía el futuro camino que llevaba hasta la ansiada recompensa.

Las ratas también sueñan, de forma similar a como lo hacen los humanos, pues también sueñan sobre el futuro.

Cuando ven comida que no pueden alcanzar, sus sueños consisten en caminar hacia dicho objetivo, es decir, a planear cómo alcanzarlo.

Es algo que tan solo se había visto que podían hacer los humanos, pero un reciente estudio indica que otros mamíferos, como las ratas en este caso, también serían capaces de hacerlo.

Se sabía que el hipocampo es importante para la memoria y que en él es donde las neuronas de ubicación almacenan detalles acerca de las localizaciones que se han visitado. 

Pero este resultado además añade la capacidad del hipocampo para planear el futuro, ensayando los caminos novedosos que el animal necesita para poder alcanzar la comida.

Y lo que es aún más interesante, el hipocampo planearía rutas que no han sucedido aún, rutas que serían recordadas de la misma manera que las que han sucedido ya en la realidad.

Los experimentos de este tipo con ratas se muestran todavía más interesantes cuando se estimulaba con los electrodos las áreas de recompensa del cerebro mientras que estas soñaban con un lugar en concreto.

Esto condicionaba que, cuando despertaran, fueran a ese lugar en concreto.

Este resultado indicaría que la capacidad para imaginar un futuro no sería exclusiva de los seres humanos.

Si usted sueña, amigo lector, con la consecución de un deseo que espera cumplir al día siguiente (su viaje soñado, por ejemplo) piense que a las ratas les pasa lo mismo.

El sueño de las ratas estaría modelado por sus metas y dependería de sus deseos.

Estos investigadores planean ahora tratar de establecer una conexión entre esta aparente planificación y lo que los animales hacen a continuación. 

Las Pléyades , las 7 cabritas | VCN
Las Pléyades , las 7 cabritas
Las coincidencias nos indican algo, nos señalan por cuál camino optar, dejando a nuestra Intuición y Lógica ser la guía de dicho camino.

Jorge Juan y Antonio de Ulloa , la medición del mundo | VCN
Jorge Juan y Antonio de Ulloa
 Pero claro, una cosa es tener cierta intuición acerca de la naturaleza de este metal y otra muy diferente ser consciente de lo que se tiene ...

Copyleft: http://neofronteras.com
Creative Commons