Antidepresivos y embarazo ,Mala combinación

E
Antidepresivos y embarazo. Mala combinación
Algunos antidepresivos usados en el embarazo podrían provocar defectos de nacimiento.

Las épocas del embarazo o la lactancia, por temor al posible daño producido en el recién nacido y con el objetivo de evitar los defectos de nacimiento o post-parto, son clave a la hora de saber elegir que medicación se puede tomar y cual no.

Actualmente siguen existiendo mitos alrededor de dicha medicación, y muchas madres creen que todo es malo (cuando en realidad hay bastantes medicamentos que han demostrado seguridad, como algunos tipos de antibióticos).

Evidentemente, hay escalas y estudios al respecto sobre qué fármacos se pueden tomar y cuales no, en qué dosis y durante cuánto tiempo.

Aún así, existen algunos que no se han estudiado lo suficiente, o cuyo grupo de medicamentos puede usarse con seguridad excepto uno o dos en especial.

Este último precisamente es el caso que trataremos hoy, pues parece que el uso de antidepresivos se está poniendo en duda, y algunos parecen seguros, pero hay un par que han demostrado aumentar los defectos de nacimiento. 

Paroxetina y Fluoxetina, dos antidepresivos ligados a los defectos de nacimiento

Según un reciente estudio publicado en el British Medical Journal a partir del análisis de datos de miles de mujeres, los antidepresivos de tipo ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina) más antiguos, el Prozac y Paxil (Fluoxetina y Paroxetina en sus nombres genéticos) parecen haberse relacionado con un mayor riesgo de defectos de nacimiento al ser consumidos por madres embarazadas.

Se han despejado las dudas acerca de otro tipo de antidepresivos, como Celexa, Lexapro o Zoloft, que parecen ser seguros en este caso.

Para el estudio, los investigadores analizaron a 28.000 mujeres acerca de si tomaban Celexa, Lexapro, Zoloft, Prozac o Paxil en cualquier momento desde un mes antes de la concepción hasta el tercer mes de embarazo, y posteriormente se analizó la prevalencia de hijos de dichas madres con defectos de nacimiento.

Según sus resultados, los antidepresivos como Celexa, Lexapro o Zoloft no se asociaron con dichos defectos de nacimiento.

Sin embargo, el Prozac (Fluoxetina) y Paxil (Paroxetina) sí estaban implicados en dichos defectos:

Las mujeres que tomaban alguno de estos dos medicamentos al principio del embarazo tenían un riesgo de hasta 2-3,5 veces mayor de tener hijos con defectos de nacimiento que aquellas que no los tomaban.

Asimismo, el uso de Prozac se asoció con un defecto congénito de deformidad craneal en los bebés, y el uso de Paxil con un defecto a nivel intestinal en los bebés junto a anencefalia (falta de partes del cerebro y cráneo de los bebés). Finalmente, ambos tipos de antidepresivos se vinculaban a defectos cardíacos.

Cabe destacar que los investigadores señalan que los riesgos parecen ser pequeños, aunque llamativos:

Las mujeres que tomaban Paxil (Paroxetina) durante los primeros meses de embarazo tenían un riesgo de dar a luz a un bebé con anenfecalia con una probabilidad de 2 a 7 casos por cada 10.000 nacimientos, algo comparable a la probabilidad de sufrir una enfermedad rara (que es 1 por cada 10.000 habitantes).

Como sucede en otras ocasiones, se ha demostrado relación entre el consumo de antidepresivos durante el embarazo con defectos de nacimiento, pero no una causa-efecto.

Creative Commons