Historia de la aspiradora

Historia de la aspiradora
La Historia de la aspiradora.

En 1901 el ingeniero inglés Hubert Cecil Booth ideó un aparato para absorber el polvo.

Probó la idea colocando un pañuelo en el extremo de la tobera y aspirando una silla polvorienta, y vio que el polvo quedaba atrapado en el pañuelo.

Poco después, un 30 de septiembre de ese mismo año, patentó la primera aspiradora, la “Puffing Billy”, accionada por un motor de combustión interna de gasolina.

Era tan grande, que un carro tirado por un caballo tenía que arrastrarla de casa en casa.
También creó una aspiradora que la llamó Trolleyvack que funcionaba con un motor más pequeño, después Booth instaló una empresa de aseo.

Su primera tarea importante fue limpiar la alfombra de la Abadía de Westminster; también hubo otro creador, James Murray Spangler (de Ohio), quien creó una aspiradora portátil que funcionaba con un ventilador eléctrico.


Variante para la limpieza de vehículos.

No obstante, no sería hasta 1908 (año en el que Spangler vendió los derechos de su invento a un pariente e industrial del cuero, William H. Hoover) que se creara la aspiradora de trineo de hoy en día. Hoover diseñó el modelo "O", que tenía ruedas, un mango largo y una bolsa para contener el polvo.
Aunque en un principio el mercado era para fábricas, más tarde realizó una línea de aparatos domésticos, popularizándose su uso rápidamente por todo Estados Unidos.
Hoy en día es un equipo indispensable para el mantenimiento y limpieza tanto para el hogar, como para oficina, gobierno, universidades y colegios.

Los modelos utilizados por personal de limpieza son más robustas y muchas veces no utilizan bolsa para retener el polvo, sino que lo depositan en un contenedor para luego vaciar este contenedor a la basura.

Publicado por : http://www.culturizando.com/
Creative Commons