Por qué utilizar el GPS es gratis

E
Por qué utilizar el GPS es gratis
Por qué utilizar el GPS es gratis.

Se suele decir que nadie da duros a pesetas pero en el caso de los satélites el aforismo no se cumple.

Están a miles de kilómetros y suponen el desembolso de millones de dólares del presupuesto en Defensa de países como EEUU o Rusia, pero pueden ser utilizados gratuitamente por los ciudadanos de a pie. 

¿Por qué?

Por extraño que parezca, que sea gratis es todo un negocio.

Si nos centramos, por ejemplo, en el GPS, del cual es propietario el Gobierno de los Estados Unidos, la forma en que se hace dinero está en toda la cadena de actores que se beneficia del sistema satelital: fabricantes de navegadores, empresas de cartografía, desarrolladores de aplicaciones…

Al final, el hecho de que el uso del GPS sea gratuito ha permitido generar toda una industria que mueve millones y millones de dólares y puestos de trabajo. Bien, ¿y quién paga la fiesta?

 ¿Quién soporta los lanzamientos de satélites y su mantenimiento? 

Si estamos hablando de que son propiedad de EE.UU, cae por su propio peso que los que lo sostienen económicamente son sus ciudadanos a través del pago de impuestos.

Grosso modo, podemos decir que ellos son los únicos que pagan por el servicio, ya que el resto de los ciudadanos del planeta no abonan nada más que lo que le cuestan los dispositivos con los que utilizan la red GPS: móviles, navegadores, etcétera.

Así las cosas, para aplicaciones de mercado que necesitan prestaciones superiores del sistema GPS –o de alguna de sus alternativas que veremos más adelante- como puede ser una mayor precisión, es necesario el pago de un canon.

Reagan permitió el uso civil del GPS tras una catástrofe aérea

En principio el GPS estaba únicamente restringido al uso militar, pero un incidente aéreo abrió su utilización a todos los públicos.

Corría el año 1983 y, en plena guerra fría, un avión de Korean Airlines se perdió mientras volaba de Nueva York a Seúl y entró en espacio aéreo ruso.

El ejército soviético interpretó que el avión era una amenaza y fue derribado con 269 pasajeros a bordo.

El hecho de que el suceso fuese provocado por la pérdida de rumbo del avión hizo meditar mucho a Ronald Reagan, a la sazón presidente de los Estados Unidos. Finalmente, Reagan decidió democratizar el uso de los satélites GPS, permitiendo a empresas y ciudadanos acceder al sistema sin coste alguno.

En otro orden de cosas, disponer de una red de satélites es de suma importancia para la defensa de un país. Hasta hace unos años la red GPS era la única en el mundo.

Como su propietario exclusivo era el gobierno de los EEUU otros países y actores de peso internacional, por no depender del sistema americano, invirtieron sus esfuerzos en crear redes satelitales independientes. 

Es el caso de Glonass, impulsado por el gobierno ruso, Galileo obra de la Unión Europea o Beidou, un proyecto de la República Popular China.

GPS es gratis

El conductor de principios del siglo XX tenía el placer de disfrutar de unas carreteras que levantaban una polvareda al mínimo movimiento, pudiendo degustar gran variedad de insectos voladores autóctonos de cada región a una velocidad casi hipersónica (solo le separaban unos ridículos 1.200 km/h de la velocidad del sonido).

Para el "gourmet" de la conducción, llegó en 1909 el Jones Live Map, una especie de GPS que iba unido al odómetro y hacía girar un disco de papel con una ruta entre dos ciudades. 

Este artilugio fue inventado por J. W. Jones, a quien recordarán por el velocímetro Jones, el disco fonográfico Jones y el Jones Yobel, "el claxon de los caballeros". Como podréis ver, no era de los que aprovechaba cualquier oportunidad para poner su nombre a un invento.

Cada disco de papel tenía una ruta distinta entre dos ciudades, marcando ríos, puentes y otras localizaciones de interés. 

El disco iba girando conforme el coche avanzaba y una aguja señalaba la posición. Cada disco valía para 100 millas (160,9 km). Si una ruta era más larga, necesitaba varios discos.

En un folleto de 1910 llamado "The Jones Live Map – What Happens Without It" (El Jones Live Map - Qué pasa sin él) decía que podía proteger al conductor del genio malvado de las carreteras, que siempre da la dirección mal. Además era más sencillo de usar que un mapa.

En 1919 ya existían 500 rutas que iban de Nueva York hasta Los Ángeles, con notificaciones sobre las leyes de velocidad allí donde existían. 

Sin embargo, el problema es que las carreteras cambian y las referencias utilizadas también. Eso implicaba que los discos antiguos se quedaban obsoletos y debían ser constantemente actualizados.

En la década de los 20, cuando ya había mapas de todo el país y las carreteras estaban correctamente señalizadas, se dejó de producir el Jones Live Map.
¿Por qué el helio hace nuestra voz más aguda? | VCN

 ... ¿Por qué el simple hecho de inhalar algo distinto al aire que respiramos normalmente hace que cambie el tono de nuestra voz? Si queréis ...


¿Qué hace tan apetitosa a la comida basura? | VCN

... Hay un elemento adicional que tiene la comida basura y que la hace parecida a las drogas de abuso, que tiene mucho que ver con los ...


¿Qué nos hace humanos? ¿Y a los Neandertales? | VCN

 ... Estos antropólogos afirman que, para la pregunta ¿qué nos hace ... la cuestión y preguntarnos ¿qué hace humanos a los Neandertales? ...

La entrada aparece primero en Think Big.
Creative Commons