Turritopsis nutricula, la medusa inmortal

Turritopsis nutricula, la medusa inmortal
El animal inmortal:

Turritopsis nutricula.

¿Existe la inmortalidad?

Seguramente te parecerá sorprendente, pero en nuestro vasto y rico planeta, existe un peculiar y pequeño habitante que ha encontrado la secreta fórmula de la vida eterna: se trata de la medusa Turritopsis.

Y no pienses que esta afortunada criatura se encuentra en un océano lejano de aguas cálidas, en absoluto.

Poco a poco, va invadiendo todos y cada uno de nuestros mares, una plaga silenciosa que, seguramente, se instalará de por vida entre nosotros.

Turritopsis nutricula es una especie de hidrozoo hidroideo, y como tal su ciclo de vida se basa en dos tipos morfológicos: un pólipo (o forma sedentaria) y una medusa (adaptada para la vida nadadora libre).

Esta medusa consigue su inmortalidad gracias a que una vez llega a su madurez sexual revierte a pólipo.

Esta habilidad para revertir el ciclo de vida se da ante condiciones adversas y es hasta el momento una capacidad única en el reino animal, convirtiendo a la medusa en potencia biológicamente inmortal.

Lo estudios se han realizado en laboratorio, y demuestran en el 100% de los casos que los individuos volvían a fase de pólipo pero aun no hay datos certeros de estudios en la naturaleza.

Esta capacidad inmortal nos podría llevar a pensar que podrían ser una plaga en extensión difícil de eliminar, sin embargo se trata de una estrategia más de supervivencia puesto que la muerte de lo individuos de la especie al ser comidas por otros animales como plancton que son mantiene en equilibrio las poblaciones.

Turritopsis nutricula mide solo de 4 a 5 mm de diámetro, y se encuentra distribuida por las aguas templadas o tropicales de todos los océanos del mundo debido a su dispersión por los barcos,llegándose a encontrar ejemplares en las costas de España. 

Turritopsis nutricula, la medusa inmortal

El misterio de la medusa Turritopsis

A simple vista esta medusa parece un ser de otro mundo, un alienígena de cabeza luminiscente y elegancia hipnótica.

Pero debes tener en cuenta que es minúscula, a penas medio centímetro donde se esconde quizá, el secreto de aquello que el hombre a perseguido a lo largo de los siglos: la inmortalidad.

Se trata de una medusa única dentro del mundo animal, ya que carece de ciclo vital y es capaz de sobrevivir de forma perpétua. 

Pero ¿Cómo puede ser esto? te preguntarás.

Su nombre completo es “Turritopsis nutrícola”, un fascinante ser que cuando llega a su madurez, en lugar de avanzar hasta la senectud y fallecer, invierte su propio ciclo para volver de nuevo hasta su juventud.

Y así de modo reiterado hasta el infinito… Asombroso ¿verdad?

Los científicos han pasado años intentando desentrañar cuál es el secreto de su biología, y parece ser que el logro se centra en la inusual capacidad de sus células para mutar, para cambiar su estructura cuando ya se han modificado.

Se retrotaen a su estado inicial bajo un término que los biólogos denominan transdiferenciación.

Vistas bajo microscopio, el 100% de este tipo de medusas logran regenerarse. 

A no ser que las destruyamos o que un depredador se las coma, las Turritopsis se regeneran una y otra vez sin que nunca exista un fin.

Sin que jamás lleguen a envejecer y, aun menos, encontrar la muerte.

Como una mariposa capaz de volverse en oruga continuamente.


¿Puede ser la clave de nuestra juventud eterna?


Seguro que lo habrás pensado. ¿Hay algún modo de extropolar esta composición molecular en el ser humano?

Las investigaciones alrededor de esta minúscula medusa siguen llevándose a cabo con el fin de desentrañar tal vieja esperanza. 

Es el Dr. Deepak Srivastava quien suele publicar más a menudo sus investigaciones, centradas sobre todo en aplicar la transdiferenciación en el ser humano.

De momento dice haber encontrado éxito transformando las células dañadas del corazón en personas que han sufrido un ataque cardíaco, en células sanas. 

Pequeños pasos excelentes que, aunque maravillosos, quedan muy lejos de esa quimera inalcanzable por alcanzar la inmortalidad.

El objetivo sería dotar a nuestras células de esa transdiferenciación para evitarla decadencia natural del ser humano, ahí donde solo un acto de violencia extrema podría acabar con nuestra vida.

La idea parece arrancada de los sueños imposibles de la ciencia ficción, pero la existencia de estas pequeñas medusas inmortales nadando por nuestros océanos, no deja de inquietarnos y asombrarnos.

La medusa inmortal | VCN
La medusa inmortal
La medusa inmortal. Turritopsis nutricola es un hidrozoo capaz de revertirse a su fase pólipo después de llegar a la maduración sexual, por lo ...

¿Una orquídea o una mantis? | VCN
orquídea o una mantis

La almeja Ming , el animal más viejo del planeta | VCN
almeja Ming
Esta medusa, de sólo medio centímetro, es biológicamente inmortal, vive por siempre. Sólo puede morir al ser atacada por un depredador...

Creative Commons