¿El agua fría adelgaza?

¿El agua fría adelgaza?
¿El agua fría adelgaza?

Hace tiempo escuché esta afirmación y por ello me he propuesto empezar este nuevo día hablando de ella.

Cómo ya habrán notado en en otros escritos, soy muy escéptico en estos asuntos.

Sin embargo, también me gusta fundamentarlo todo en conceptos empíricos y simples y, en este caso, se puede llegar a la conclusión más básica de que si consumes agua a una temperatura inferior a la de tu cuerpo, tu cuerpo ha de gastar energía para calentarla… 

Pero no nos quedemos aquí, porque la pregunta en cuestión del artículo no ha sido respondida. Realmente…

¿El agua fría adelgaza?

Veamos, nuestra homeostasis o estado corporal en general se caracteriza, entre otras cosas, por una temperatura media que ronda los 36º,37º…

Y suponiendo que tengamos nuestro frigorífico (o fuente de agua fría) a unos 4º, nuestro cuerpo debería aumentar la temperatura de dicha bebida a 37 grados.

Para continuar, haremos uso de una fórmula que nos da la física que determina el “calor específico del agua” o, en otras palabras, la cantidad de energía que se le tiene que proporcionar a un volumen de agua para aumentar en 1 grado su temperatura (en el caso que nos atañe, unos 30 grados aproximadamente).

Como resultado final, observaremos como nuestro cuerpo, suponiendo que todo el calor lo hayan generado complejos UCP (lo cual es un disparate, ya que el propio metabolismo genera energía calorífica sin gastar más energía) y que hayamos bebido la ración recomendada de agua ese día a una temperatura de 4ºC, ha consumido tan sólo unas 30 kcal, el equivalente casi dos galletas tipo maría o medio yogur aproximadamente (una cantidad insignificante sobre las 2000kcal que toma la población de media)




Por tanto… ¿El agua fría adelgaza?

Empíricamente y según hemos visto sí, pero algo inapreciable, algo por lo que no merece la pena preocuparse, es más, consumir alimentos muy fríos puede resultar dañino…

Por tanto este es otro de esos rumores sobre los que debemos hacer caso omiso.


Verdaderas funciones del agua

Poco hay que decir sobre el agua que no se sepa ya. 

Es imprescindible tomar, por lo menos, 1’5 litros (adulto) (varía según el calor jaja) para mantenernos hidratados. 

Por supuesto, la leche en sí, los zumos y alimentos de ese estilo llevan agua, pero eso no quita la necesidad de hidratarte con agua apta para el consumo.

¿El agua fría adelgaza?

¿Por qué es tan importante beber agua?

Más allá de joyas y otras riquezas, el agua es el bien más preciado que poseemos los seres humanos.

Sin agua no seríamos nada; de hecho, cuando nacemos un 75% de nuestro cuerpo está compuesto por ella, aunque en un año disminuye al 65% y, después, hasta un 55-60%.

A pesar de todo, no debemos dejar que estos niveles disminuyan; por lo que, como sabéis, es muy importante que bebamos agua regularmente, incluso si no tenemos sed. 

¿Pero por qué este simple líquido transparente, inodoro, insípido e incoloro es tan importante para nosotros?

En este artículo tenemos la respuesta.


¿Cuáles son las funciones del agua en nuestro organismo?

Las funciones de esta sustancia son muchas.

Es muy importante en la lubricación de nuestras articulaciones, ayuda a regular la temperatura corporal y nutre el cerebro y la médula espinal.

¿El agua fría adelgaza?

Pero la cosa no queda ahí, pues forma parte esencial de todos nuestros órganos. 

Por ejemplo, el cerebro y el corazón están formados por tres cuartas partes de agua, los pulmones por un 83% e incluso los huesos, que parecen totalmente secos, contienen un 31% de este líquido. 


Entonces, ¿a qué se debe la importancia de beber agua? 

El agua es muy importante en nuestro organismo, tanto que cerca de un 63% se compone de ésta.

Así pues, es considerada como un disolvente universal y posee gran cohesión entre sus partículas, lo cual de da una función estructural en gran cantidad de organismos vivos y sirve de termorreguladoragracias a su elevado calor específico.

Por supuesto una buena hidratación del organismo es básica para una vida saludable. 

Sobre todo en épocas calurosas o realizando deporte, cuando se aconseja tomar repetidas veces tanto como sea necesario.

El agua contenida en nuestro cuerpo no es estática, pues se va perdiendo en diferentes procesos fisiológicos; como la orina, la sudoración, la respiración y los movimientos intestinales. 

La suma de todos ellos origina una pérdida de 2 a 3 litros diarios, por lo que es importante reponerla para que nuestro organismos funcione correctamente.

Pero cuidado, como suelen decir nuestras abuelas, tan malo es pasarse como no llegar, y un exceso de agua puede ser tan perjudicial como la deshidratación.


¿Cómo afecta al organismo beber poca agua?

Cuando los sensores de nuestro hipotálamo detectan bajos niveles de agua en el organismo, se lanzan señales responsables de la liberación de la hormona antidiurética, que estimula la creación de acuaporinas cuando es detectada por los riñones. 

Estas acuaporinas son unas proteínas presentes en la membrana de las células, que tienen la capacidad de retener y transportar eficientemente las moléculas de agua, favoreciendo que ésta pase a la sangre.

¿El agua fría adelgaza?



Una de las primeras señales visibles de este proceso es la aparición de orina oscura y concentrada, seguida de otros problemas, como debilidad y sequedad en la piel. Además, el cerebro trabajará más lento, dando lugar a problemas cognitivos, que comienzan siendo leves pero pueden agravarse si no se pone solución. 


¿Qué ocurre si bebemos demasiada agua?

La hiponatremia o sobre hidratación, es el trastorno resultante de un exceso de agua en nuestro organismo y suele darse cuando se bebe una gran cantidad de agua en muy poco tiempo, por lo que a menudo suele afectar a deportistas.

Como consecuencia, se producen cambios, como la detención de la producción de la hormona antidiurética o la aparición de iones excesivamente diluidos. 

Esto hace que las células, en un intento por equiparar su concentración de electrolitos con la interior, absorban agua hasta el punto de hincharse, con devastadores resultados.

Los síntomas resultantes de esta intoxicación por agua son orina excesivamente diluida, dolor de cabeza, náuseas y, en casos muy raros y extremos, convulsiones que pueden llevar hasta la muerte.

Entonces, ¿cuánta agua debemos beber?

Aunque tradicionalmente se recomendaba beber ocho vasos de agua diarios, actualmente no existe un consenso exacto y se considera una dosis dependiente de algunas características del individuo, como el peso y el clima en el que vive. 

Lógicamente, no será lo mismo vivir en el desierto del Sáhara que en lo alto de los Pirineos; ni pesar 60 kilos como 100.

Así, la cantidad diaria recomendad oscila entre los 2’5 y los 3’7 litros en hombres y de 2 a 2’7 en mujeres. 

Además, deben tenerse en cuenta algunos hábitos como la alimentación; ya que algunos alimentos, como las frutas y las verduras, también contienen gua, y la realización de ejercicio, que dará lugar a una pérdida de agua que puede ser más o menos grande dependiendo de su intensidad.

Siguiendo todos estos consejos, también contribuiremos a prevenir la aparición de enfermedades como la diabetes, algunos tipos de cáncer o el accidente cerebrovascular. 

Desde luego, el agua no tendrá color, ni olor ni sabor, pero no le faltan otros atributos; ¿verdad?

Creative Commons