¿Diferencias entre autismo y síndrome de Asperger?

E
¿Diferencias entre autismo y síndrome de Asperger?
¿Qué diferencias hay entre autismo y síndrome de Asperger?

No hace mucho, con la nueva edición del DSM, se ha diferenciado el síndrome de Asperger del autismo tradicional o típico.

Aunque hablamos de dos trastornos muy parecidos, en cada uno de ellos existen ciertos rasgos de distinto carácter, que acaban por determinar un estilo de vida bastante diferente para aquellos individuos que los padecen.

Por lo general, los aspergianos, también conocidos como “autistas de alto rendimiento”, gracias a sus competentes habilidades, tendrán mayor probabilidad de llevar una vida adulta e independiente con total normalidad.

Existe además una diferencia fundamental a la hora de diagnosticar cualquiera de estas patologías, y es que en el autismo, las alteraciones, en especial el retraso cognitivo, son evidentes y fácilmente detectables durante los tres primeros años de vida, mientras que los aspergianos no suelen presentar alteraciones de este tipo, sino más bien al contrario; la mayoría tiene una capacidad intelectual por encima de la normal.

Además, el diagnóstico en éstos últimos suele realizarse en la adolescencia o más tarde, aunque muchos padres son capaces de detectar el trastorno cuando sus hijos son más pequeños.

Antes de explicar las distinciones específicas de cada una, es importante aclarar en qué consiste un TEA, o un Trastorno del Espectro Autista.

Se trata de un trastorno físico ligado a una biología y una química anormales en el cerebro, y que afecta al desarrollo de las habilidades sociales y de comunicación de la persona.

La razón por la cual aparecen afecciones de este tipo seguramente sea una combinación de varios factores, ya que pueden ser de origen hereditario en algunas familias, incluso se cree que puede deberse a una mutación genética.

Otros investigadores, por su parte, defienden que la principal causa es el daño en una región específica del cerebro, la amígdala.

Con esta definición es posible englobar una serie de problemas entre los cuales figuran el trastorno autista y el síndrome de Asperger, además de otros trastornos como el desintegrativo infantil o el generalizado del desarrollo.

En todo caso, y a pesar de compartir la misma base sintomática,el comportamiento del individuo enfermo será diferente en cada caso, por lo que el diagnóstico y las terapias correspondientemente adecuadas serán también diferentes y específicas para cada una.


Diferencias entre autismo y Asperger

En el autismo clásico, los síntomas más habituales son un desarrollo social anormal (el niño tiene muy pocos amigos o ninguno), el uso del lenguaje extraño (inventan palabras, repiten frases continuamente o incluso aprenden a leer por sí mismos) y la presencia de rituales o rutinas, además del interés obsesivo por un tema determinado.


Los aspergianos también tienen amigos


Por otro lado, los aspergianos presentan unos síntomas que difieren bastante de las limitaciones del trastorno autista clásico.

Como ya hemos mencionado, el coeficiente intelectual es bastante elevado y esto les confiere relativamente una ventaja en cuanto a la posibilidad de desenvolverse con mayor independencia.

De hecho, el desarrollo del lenguaje se produce a la edad habitual, incluso con una gramática y un vocabulario por encima del promedio.

No obstante, a pesar de sus asombrosas habilidades cognitivas, una de las diferencias más notables en las personas con síndrome de Asperger es su torpeza general en el ámbito social. Los aspergianos muestran por lo general interés en las relaciones sociales.

Desean tener amigos y se sienten frustrados porque sus conductas y costumbres dificultan bastante su capacidad para relacionarse con los demás. 

Sin embargo, esto no quiere decir que no quieran ni puedan tener amigos, sino que son mucho más exigentes a la hora de elegir personas de confianza. 

Un claro ejemplo es el del personaje de Sheldon Cooper en la serie The Big Bang Theory, que protagoniza numerosas escenas donde hace gala de su peculiar pero marcado sentido de la amistad.

¿Diferencias entre autismo y síndrome de Asperger?










¿Padecía Einstein Síndrome de Asperger?

En los últimos meses Albert Einstein está volviendo a ser protagonista en los medios de comunicación, tal y como sucedió durante la primera mitad del siglo XX, cuando se consolidó como uno de los científicos más influyentes de la historia.

En 2015 se conmemoró el primer centenario de su Teoría de la Relatividad, así como el 60 aniversario de su muerte. Asimismo, el descubrimiento de las ondas gravitacionales le ha reafirmado como genio.

Ahora, un libro publicado por la periodista científica Claudia Kalb se pregunta si Einstein padecía de Síndrome de Asperger, y si tal enfermedad pudo ayudarle en sus descubrimientos.

El Síndrome de Asperger es una enfermedad mental muy relacionada con el autismo, que afecta sobre todo a la capacidad de establecer relaciones sociales.

Además, las personas que la padecen suelen presentar una inteligencia más marcada y un interés inusual acerca de temas que para la mayoría no son atractivos.


El Síndrome de Asperger: ¿enfermedad o forma de ser? 

Una de las pruebas que hacen sospechar a la autora era el rechazo del científico a las convenciones sociales, sobre todo en su niñez. 

Por ejemplo, Einstein solía cuestionar la autoridad de sus profesores, lo que terminaba produciendo serios enfrentamientos. A los 15 años, uno de sus profesores le terminó diciendo que “no llegaría a nada en la vida” y que “su sola presencia mina el respeto que me debe la clase”

Asimismo, su descuidada apariencia y forma de vestir también puede hacer pensar que la mente de Einstein no funcionaba como la del resto de la gente (idea que, por otro lado, tampoco es nueva). 

Por último, su intenso interés en temas científicos muy específicos, en este caso la física, es otra característica mental de los que sufren este síndrome. 

De hecho, es sabido que las matemáticas, las ingenierías y otras disciplinas científicas atraen a un gran número de estos enfermos.

Sin embargo, también es necesario destacar que el límite que separa la salud y la enfermedad mental es extremadamente difuso. 

Tanto es así que muchos psicólogos consideran el Síndrome de Asperger simplemente como un tipo de personalidad, no como una enfermedad. 

Lo que sí parece claro es que, al igual que la forma de ser de cada uno de nosotros, estas características mentales conllevan inconvenientes y ventajas. Ventajas que, en este caso, convirtieron a Einstein en el científico más importante de su tiempo. 


¿Tenía Einstein Síndrome de Asperger? Al menos, algunos rasgos
Walter Isaacson es uno de los que más luz puede arrojar sobre este asunto, puesto que ha escrito la biografía del científico. 

En su opinión, las dificultades de Einstein para aceptar algunas de las normas sociales no era más que anecdótica. De hecho, el alemán impartía clases y llamativas conferencias, y conversaba con admiradores de todo el mundo.

Por tanto, la conclusión a la que se llega es que Einstein no padecía tal enfermedad, pero sí que poseía algunos de sus rasgos psicológicos.

Lo que sí deja claro el libro de la autora es que ciertas características mentales patológicas pueden ayudar a realizar grandes invenciones y descubrimientos. 

Así, ciertas enfermedades mentales no siempre tienen por qué suponer un lastre en el éxito de las personas. 

En su estudio sobre 12 de las mentes más importantes de la historia, Kalb descubre en Darwin rasgos de ansiedad, en Lincoln de melancólico y en Andy Warhol de acaparador compulsivo.

En definitiva, para aportar a la sociedad algo distinto, ya sea en la ciencia, las artes o la política, es necesario tener una forma de pensar distinta, aunque a veces esto suponga acercarse a lo que podría considerarse como “enfermedad mental”.

Religiones Célticas - germánicas ...Cultos, Rituales y Sacrificios | VCN
Religiones Célticas - germánicas
En la época normanda se crearon templos como el de Gamla Uppsala en Suecia central y el de Lejre en Dinamarca, de madera, con altares y ...

10 narices famosas ... de personas conocidas | VCN
Tyge (latinizado Tycho) era el hijo mayor de Otto Brahe y Beatte Bille, ambos provenientes de familias de la nobleza de Dinamarca.


30 curiosidades sobre Adolf Hitler ( Segunda parte) | VCN
curiosidades sobre Adolf Hitler
El resto se localiza en Alemania, donde el toro europeo 'recreado' por los nazis incluso dispone de una asociación, Dinamarca o Francia.

Creative Commons