El horario de verano

El horario de verano

¿Por qué se adelanta una hora el reloj con el horario de verano?

A las 2.00 horas de la madrugada serán las 3.00 horas.

¿A qué se debe?

A que cambiemos al horario de verano.

Debido a este cambio de horario perdemos una hora de sueño para ganar luz. 

Pero, ¿Por qué cambiamos de horario?

Con el objetivo de lograr un mayor ahorro energético. 


A continuación te contamos todo sobre los cambios horarios en el mundo.

Este cambio en los relojes, que se aplica en cerca de 70 países en todo el mundo, comenzó a realizarse a partir de 1974, año en el que se produjo la primera crisis del petróleo. 

Con la intención de consumir menos electricidad en iluminación, los países decidieron adelantar sus relojes para aprovechar mejor la luz solar y ahorrar el dinero que estaban perdiendo a causa del petróleo.

El cambio de horario se produce mayoritariamente en la cultura occidente. Prevalece en América del norte y Europa

No sería hasta 1981 cuando se realizaría de manera obligatoria tras una orden de la directiva comunitaria. 

Durante aquel año se estableció que el último domingo de marzo y el último de octubre serían los días elegidos para pasar de un sistema horario a otro. 

El objetivo de este cambio de horario es el de lograr un ahorro energético, aunque es una solución cada vez más cuestionada.

¿De dónde procede la idea del cambio horario?

Su origen reside en la mente del entomólogo y astrónomo neozelandés de origen británico George Hudson.

El hecho de adelantar una hora los relojes en verano para atrasarla posteriormente en otoño surgió para darle a la gente más sol en verano.

Cambiar la hora del reloj no te da más horas de sol, está claro. Pero, al cambiar esa hora, parece que el sol sale y se pone una hora más tarde. Por lo tanto, a partir del último domingo de marzo, la gente tiene más tiempo para disfrutar del sol y del buen tiempo.

El señor Hudson quería llevar a cabo este cambio horario para poder disfrutar del buen tiempo después del trabajo y para poder continuar con su auténtica pasión, recolectar bichos. Cuando Hudson salía de trabajar ya era de noche y por lo tanto no podía disfrutar del sol para buscar nuevos especímenes.

En 1895, el astrónomo presentó un documento a la Sociedad Filosófica de Wellington, en Nueva Zelanda, en el que se propuso un cambio de dos horas en los relojes con el objetivo de ahorrar energía. Esta idea no fue bien recibida, pero Hudson no se rindió. 

El entomólogo también viajó a Christchurch para demostrar su teoría y posteriormente, en 1898, escribió un artículo en el que trataba el tema del cambio horario.

Durante muchos años, la teoría de Hudson fue ninguneada hasta que en la Alemania de 1916 le hicieron caso por primera vez.

¿Por qué se implementó por primera vez en Alemania? Por aquel entonces, los germanos se encontraban combatiendo en la primera Guerra Mundial y necesitaban ahorrar todo el carbón posible.

Por esa misma razón, el estado decidió reducir las horas de iluminación artificial, en las que se desaprovechaba el carbón, con el objetivo de ahorrar. 

Tras la decisión de Alemania, los aliados y los enemigos del país decidieron seguir sus pasos para no perder tanto carbón. Dos años más tarde de la decisión tomada por los alemanes, en 1918, Estados Unidos creó una ley federal en la que se estandarizaba el inicio y el fin del horario de verano.

El carbón fue fundamental durante la guerra

El cambio de horarios provocaría que la gente saliera más tarde a la calle y que, por lo tanto, no fuera necesario usar tanta luz artificial.

Esta idea rápidamente se expandió por todo el mundo aunque e incluso se volvería a utilizar durante la Segunda Guerra Mundial.

Por aquel entonces, Estados Unidos obligó al resto de estados a establecer el horario de verano para ahorrar energía y guardar recursos durante la guerra. 

No obstante, no sería hasta la crisis del petróleo cuando comenzaría a utilizarse con regularidad.
¿Pero realmente se ahorra dinero?

Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), el ahorro en iluminación podría suponer un cinco por ciento, lo que equivale a 300 millones de euros de ahorro según los precios vigentes. Sin embargo, no son pocos los que ponen en entredicho esa cifra.

No obstante, la Comisión Europea explicó, en un informe publicado en 2014, que aunque se puede lograr un ahorro del 0,5 por ciento, también hay ciertas publicaciones que advierten que el ahorro es nulo e incluso negativo. 

Por lo tanto, la contrariedad en este aspecto provoca que nadie sepa si se ahorra o no se ahorra dinero. La teoría cuenta con tantos simpatizantes como detractores aunque, por el momento parece que seguirá vigente.

Pese a que durante las Guerras Mundiales y la Crisis del Petróleo la medida de cambiar de horario fue beneficioso, cada vez se critican más los beneficios del cambio de hora.

Parece que es una medida que tomamos porque se ha llevado haciendo desde hace muchos años y ya está. ¿Creéis que debería ser suprimido el cambio horario?

Obesidad del abuelo afecta salud de sus nietos | VCN

... Un equipo internacional de investigadores ha advertido, en un estudio realizado en ratones, que la salud metabólica de un padre puede ser ...


¿Tener hijos nos hace más felices? | VCN

... Entonces ¿a qué viene esta reciente obsesión por averiguar si ser padres verdaderamente nos reportará más felicidad que infelicidad?


Aprendiendo a innovar: el juguete del futuro | VCN

 ... Hablar tanto con niños como con padres era vital para nuestra investigación, porque si bien el niño es el usuario final del juguete o juego, son...

 Creative Commons