¿Es posible oír el Sol desde la Tierra?

¿Es posible oír el Sol desde la Tierra?
¿Es posible oír el Sol desde la Tierra?

Las estimaciones son una de las cosas favoritas de los físicos y permiten entender problemas complicados o imaginar situaciones imposibles de forma muy rápida.

El problema (como casi siempre en ciencia) es cuando llega un “listo” que se cree que estimar e inventar es lo mismo y se pone a crear escenarios irreales y darles números que suenan bien para sus oídos.

Entonces la gente se lo cree, como es normal salvo que tengas un buen entrenamiento matemático, y se queda tan encantados por esos datos “reales” que comparten las palabras de este pretencioso personaje.

De ahí a que se haga viral hay un pequeño paso, como ha ocurrido con un artículo que te explica que es posible oír el Sol desde la Tierra si hubiera aire entre ambos.

Dicho artículo presenta una situación interesante e intenta contestar una pregunta curiosa y con miga.

La idea es que por algún motivo desconocido, todo siguiera funcionando como hasta ahora en el Universo, excepto que el sonido pudiera propagarse por el vacío de la misma forma que lo hace la luz. 

Desde esta perspectiva, una pregunta muy curiosa es cuánto se oiría el Sol desde la Tierra.

Siempre vemos el Sol, nos quemamos al Sol, pero nunca pensamos en el ruido que genera tantísima energía supondría en una situación como esta que hemos presentado. 

El problema del artículo es su desarrollo, veamos.

Oír el Sol desde la Tierra, demasiado bonito para ser verdad


La idea es buena, pero no hay mucho más en artículos como este en que todo se deja a la especulación y las cifras inventadas. 

La cosa empieza de una forma un tanto extraña hablando de la cantidad de energía que produce el Sol en total, pero sin hacer una mínima mención a la parte de esa energía que se emite en forma de calor y la parte que se emite en forma de ondas de presión o sonido; de hecho el único dato que se da se refiere a la energía térmica (la única que nos llega en la situación real) y luego es utilizado como si toda esa energía fuera energía en forma de sonido, grave error.

El cuanto al nivel de sonido, se obtiene un resultado de en torno a 290 decibelios (dB) que es una barbaridad si recordamos que los decibelios siguen una escala logarítmica (para sumar un decibelio debemos multiplicar la energía producida). 

Sin embargo, haciendo una búsqueda rápida en Internet observamos que el nivel no dista demasiado de los 280dB que según varias fuentes produce la detonación de una bomba nuclear. 

En decir, el Sol produciría un sonido similar a una explosión ínfimamente más pequeña. Para comparar, recordemos que el Sol pesa 333.000 veces más que la Tierra y que una bomba nuclear apenas llega a una minúscula fracción de la masa de nuestro planeta.

El problema reside en que cuando hablamos de cifras tan grandes, es muy fácil perder la perspectiva, y más cuando se habla sin saber y sin invertir algo de tiempo en ver si lo que publicas tiene o no sentido. 

Llega un punto en el que todo suena a muy grande y se corre el riesgo de cometer errores de bulto que equivalen a decir que la masa del Sol es casi la misma que la masa de toda la galaxia.

El verdadero problema: Cualquiera puede mentir en lugar de investigar

El auténtico problema de este tipo de artículos no es la mentira en sí, ni el hecho de que se engañe a mucha gente a través de ideas y planteamientos interesantes. 

El problema real es que pone de manifiesto que en general no valoramos nada el contenido de calidad y que cualquiera puede mentir, si es capaz de utilizar suficientes palabras científicas en un mismo artículo. 

Nadie debe sentirse mal si se ha creído este tipo de artículos alguna vez, todos lo hemos hecho; nadie le va a dedicar más tiempo a comprobar si un artículo es cierto que a leerlo, pero el peligro está ahí y es grande.

Dicho esto, no vamos a acabar sin hablar de si es posible oír el Sol desde la Tierra realmente.

Calcular cuántos decibelios nos llegarían me parece una tarea demasiado compleja (hay muchísimos factores involucrados) y mucho menos interesante que por ejemplo saber cómo o por qué lo haría. 

Lo primero que tenemos que pensar para ello es que la fusión nuclear se produce en el centro del Sol, por lo que todo el resto de la estrella nos impediría oír con claridad su sonido, o al menos lo haría indistinguible del sonido que produce su capa más externa.

La corteza solar está constantemente moviéndose, vibrando y emitiendo llamaradas en las que caben varias Tierras, cuanto menos. 

Son estos movimientos armónicos que produce la corteza del Sol lo que le haría audible y lo que probablemente nos llegaría como un intenso ruido de fondo que dificultaría nuestra vida. 

Pero, una vez más, estamos hablando de especulaciones y los cálculos son bastante más complejos y aburridos por lo que creo que es mejor centrarse en la parte curiosa y probablemente desconocida: el Sol vibra y lo hace rítmicamente, si pudiera llegar hasta nosotros su sonido, sería algo más que perceptible.

Creative Commons