Efectos secundarios de los antibióticos

Efectos secundarios de los antibióticos
Los efectos secundarios de los antibióticos que no conocías.

Los antibióticos son esos fármacos que, en apenas 100 años, han conseguido que las infecciones ya no sean la primera causa de muerte en el mundo.

Ahora bien, ¿qué hay de los efectos secundarios de los antibióticos?

Sí, salvan muchísimas vidas cada año, pero su mal uso y los excesos han logrado que nos estemos preocupando más por los daños colaterales que por sus beneficios.

Un claro ejemplo son las famosas resistencias a los antibióticos (llega un punto donde las bacterias dejan de responder a los antibióticos); y en el otro lado está el hecho de que algunas bacterias beneficiosas para nuestro organismo mueran, cuando no deberían.




Por ello cada vez son más los médicos que tienen en cuenta los efectos secundarios de los antibióticos.

Al menos, los conocidos, pues recientes estudios nos han desvelado nuevos daños colaterales de estos valiosísimos fármacos.

De hecho, han sido dos estudios diferentes los que acaban de revelar dos efectos secundarios diferentes, causados por lo mismo:

Eliminar microorganismos intestinales beneficios para nuestro organismo, sin querer.

Efectos secundarios de los antibióticos: Las enfermedades autoinmunes tras un trasplante

Por un lado, uno de los recientes estudios que comentaremos hoy se publicó en Science Translational Medicine, el cual sugiere que algunos antibióticos podrían empeorar la evolución de un paciente tras un trasplante.

En este caso, se analizó la evolución de 857 pacientes tras recibir un trasplante de células madre hematopoyéticas, un tipo de tratamiento que se usa en algunos tipos de leucemia (vulgarmente conocidos como “cáncer de sangre”).

De forma frecuente, junto a dicho tratamiento, se suelen asociar antibióticos con el fin de prevenir o tratar las posibles infecciones tras el trasplante, ya que en esos momentos el sistema inmune de la persona que recibe estas células madre está debilitado.

Sin embargo, algunas veces las cosas no van bien. En el caso del estudio se seleccionaron 12 antibióticos comúnmente utilizados tras un trasplante de este tipo, y siguieron la evolución tras su uso.

Según sus hallazgos, existían dos combinaciones en particular que aumentaban el riesgo de una mala evolución tras el trasplante: Piperacilina-Tazobactan e Imipenem-Cilastina.

Los pacientes tratados con dichas combinaciones tenían más riesgo de desarrollar una complicación llamada “Enfermedad de Injerto contra Huésped“, donde se produce una gran inflamación donde las células trasplantadas atacan a su receptor, pudiendo llegar a producir la muerte del mismo.

Estas combinaciones de antibióticos se usan por su “amplio espectro”, es decir, funcionalidad contra muchos tipos diferentes de bacterias.

Sin embargo, lo que sugiere el estudio es que dichos antibióticos también masacraron las bacterias intestinales de los pacientes que recibían el trasplante, alterando así su sistema inmune, y aumentando el riesgo de esta complicación post-trasplante.


Efectos secundarios de los antibióticos: Alteración de las células cerebrales y la memoria

Por otro lado, otro estudio independiente publicado en Cell Reports ha descubierto otra situación que se sumaría a los efectos secundarios de los antibióticos: El uso de estos medicamentos a largo plazo podría alterar la memoria.

En este caso, para el estudio, los investigadores trataron a ratones con antibióticos de amplio espectro (mezclados con su agua) durante siete semanas.

Posteriormente, estudiaron el desarrollo de sus células cerebrales basándose en las conexiones entre intestino, sistema inmune y cerebro.

Según sus hallazgos, los ratones sufrieron una disminución de la producción de nuevas células cerebrales en el hipocampo, el área cerebral responsable de la memoria, en comparación a los ratones no tratados con antibióticos.

Además, dichos ratones tratados con antibioterapia también empeoraron sus resultados en las pruebas de memoria de forma significativa.

A nivel molecular lo que ocurrió es que los antibióticos produjeron la disminución de un tipo de célula inflamatoria llamada monocito Ly6c hi de la médula ósea, la sangre y el cerebro.

Además, cuando se estudió a ratones que ya tenían una disminución de este tipo de célula sin haber recibido tratamiento con antibióticos previamente, también se detectó la misma disminución de producción de células cerebrales.

En otras palabras, los investigadores sugieren que los monocitos serían claves para el correcto desarrollo del cerebro, y de la memoria.

Finalmente, cabe destacar que estos efectos secundarios de los antibióticos sobre la memoria pueden recuperarse gracias al ejercicio y a un cóctel de bacterias, al menos en ratones.

De momento no sabemos si se produciría el mismo efecto en humanos, pero parece ser que las bacterias intestinales tienen mucho que ver con el correcto funcionamiento cerebral.

Publicado por : http://www.omicrono.com/
Creative Commons