Supersticiones, orígenes y curiosidades

Supersticiones, orígenes y curiosidades.
Supersticiones, orígenes y curiosidades.

¿Sueles pasar por debajo de las escaleras?

¿Sientes algún escalofrío cuando se rompe algún espejo ante ti?

No podemos negarlo, hay algo, las supersticiones son esas dimensiones extrañamente arraigadas en nosotros con mayor o menor intensidad que desde antaño han acompañado nuestras vidas.

En ocasiones no son más que simples supercherías huecas y vacías, pero lo curioso de indagar un poco en sus orígenes es descubrir a qué se debió esa idea y qué tejió su superstición, suelen ser conceptos asentados sobre el eterno sustrato del miedo, pero la originalidad con la que fueron definidos nos invita sin duda a hacer un repaso de ellos.

Te aseguramos que van a sorprenderte…

1. Pasar debajo de una escalera

Teníamos que empezar con esta, es la más habitual en nuestra cotidianidad y, según las estadísticas, la única en la que cree la gente de forma mayoritaria. 

Puede que pienses que su origen se debe a la simple precaución, no es seguro pasar debajo de una estructura poco estable como es una simple escalera apoyada en una pared, pero hay algo más complejo tras esta idea.

¿Alguien se ha fijado alguna vez en el triángulo que forma al estar inclinada en la pared? 

Ahí está el secreto. Antiguamente asociaban la forma del triángulo a un símbolo sagrado, al igual que el concepto de la Santísima Trinidad.

Atravesar esa forma era pues un acto sacrílego. Existe otra tradición asociada a esta imagen: en los patíbulos siempre habían escaleras de mano para colocar las sogas y para retirar cadáveres… de ahí su repulsión.


2. Romper un espejo

Ya lo sabemos: romper un espejo supone atravesar siete años de mala suerte. Se supone que el espejo era un elemento mágico de adivinación, cuando este se rompía o se fracturaba se creía que era porque el futuro era realmente aterrador…


3. Cruzarse con un gato negro

Otra clásica imagen de mala suerte asociada a los felinos. Lo curioso de esta idea es que originalmente los gatos negros eran símbolo de buena suerte, al menos para la cultura egipcia, pero más tarde, con la Iglesia Católica, se consideró a este animal como una encarnación del demonio nada más y nada menos.

De ahí que se les quemase, que se les detestase y que se evitara cruzarse con ellos…


4. Un cuadro torcido

Su origen se remonta a la Grecia Clásica. Se decía que si una persona era retratada y su cuadro se torcía en la pared o lo que era peor, caía al suelo, moriría en poco tiempo.


5. Poner un sombrero sobre la cama

Esta superstición no es tan conocida, pero resulta original indagar un poco en sus orígenes: Tanto en España como en Italia, se pensaba que dejar un sombrero sobre la cama significaba que la mente se quedara en blanco y que algo malo estaba por llegar.


6. Unas tijeras abiertas

Las tijeras deben permanecer cerradas mientras no se usan, de lo contrario, pueden ser origen de grandes fatalidades.

Su origen viene de Grecia y de un personaje llamado Moira Atropos, encargada de cortarte el hilo de la vida, ya que todo objeto cortante tiene la virtud de dirigir nuestro destino e infligirnos una muerte repentina.


7. Viernes 13

Otro de los clásicos. Su origen se remonta a la última cena de Jesucristo con los doce apóstoles, en ese instante en que fue delatado por Judas. Se dice que si en una mesa se sientan trece personas una de ellas morirá en un plazo máximo de un año.

La idea del viernes 13 está asociada precisamente al día en que Jesús fue crucificado, viernes 13.


8. Empezar el día con el pie izquierdo.

Se cuenta que su origen podía estar en la tradición celta arraigada en España y con su idea del movimiento solar: siempre hacia la derecha. La izquierda estaba asociada a lo “siniestro” (en oposición a lo diestro).

El efecto negativo de cometer el error de empezar el día bajando de la cama con el pie izquierdo, se puede anular –según la tradición- santiguándose tres veces.

Solo quería hacer una observación acerca de “la crucifixión” de Cristo.

Naturalmente es en parte mejor ponerlo así porque la mayoría de las personas posiblemente no entenderían de otra manera o se confundirían pero Cristo no murió en una cruz, la traducción exacta es “un madero de tormento” que solía ser un gran trozo de madera vertical.

La cruz fue adoptada mucho tiempo después por la iglesia catolica.

Personalmente,yo no suelo pasar bajo escaleras precisamente para que no me caigan encima si llegaran a desestabilizarse,pero no por la superstición…en cuanto a los gatos negro,me sorprende que hasta el día de hoy (es una realidad triste pero cierta) se abandonen gatitos en la calle cuando estos nacen todos negros,todo por culpa de la superstición…ellos no tienen la culpa de su color,igual son gatos!! igual dan amor!!


Publicado por : http://supercurioso.com/

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora, autora de: “Los lobos de Serieva”, “El cuaderno Azul de El Cairo” y “Hada Oscura”, alguien que indaga en las entrañas del conocimiento humano en busca de sus peculiaridades y singularidades, solo una persona curiosa que disfruta asomándose a toda puerta entornada o cerradura oxidada que me aporte conocimiento…
Creative Commons