El árbol tropical más alto del mundo

El árbol tropical más alto del mundo
El árbol tropical más alto.

Encuentran una nueva plusmarca de árbol tropical más alto.

En la selva de Malasia se ha encontrado el que parece ser el árbol tropical más alto del mundo, con 89,5 metros de alto. Pertenece a la especie meranti amarillo (Shorea faguetiana).

David Coomes (Universidad de Cambridge) y sus colaboradores descubrieron este ejemplar en el último reducto salvaje del país: el área de conservación de Maliau, conocido por el mundo perdido de Sabah.

Lo lograron gracias al uso de un radar láser (LIDAR) que capturaba imágenes 3D de la selva como una parte del proyecto de levantar un mapa de la biodiversidad de la región.

Una vez localizado por LIDAR, un escalador se subió a su copa para medir su altura hasta el suelo, pese al peligro de las abejas que volaban alrededor.

El nuevo record supera en 1,2 metros a la anterior marca de altura de un árbol tropical. 

El record absoluto lo ostenta una secoya roja de California, con 115 metros.

La tala abusiva y la nefasta industria del aceite de palma han diezmado la población de esta especie en la región y ahora ya está clasificada como una especie en peligro de extinción por los organismos internacionales. 

El árbol tropical más alto del mundo

Esta especie se puede cultivar virtualmente en el juego Minegraft, por desgracia ya hay posiblemente más árboles virtuales que reales.

Conservar los árboles grandes es realmente importante, pues son cruciales a la hora de mantener la salud de los bosques y su ecología.

Se están realizando esfuerzos de conservación y regeneración por parte de las autoridades locales, pero una selva de este tipo necesita de unos 100 para regenerarse una vez talada.

La isla de Borneo, sede la selva más antigua de la Tierra, es compartida por Malasia, Brunei e Indonesia.

La mayor parte pertenece a este último país. Indonesia se ha caracterizado por un desprecio casi total por la selva de Borneo y por la vida natural en general en todo el país.

La principal fuerza que mueve la destrucción de la selva tropical de esa zona del globo es el aceite palma. La selva es talada, quemada y sustituida por plantaciones de palma de aceite.

Muchos productos de alimentación industrial incorporan aceite palma, que, además, no es sano para la salud.

En Occidente tenemos que detener la importación de este aceite empezando por rechazar los productos que lo contienen.

Además, hay que presionar para que se elimine del gasoleo y otros productos no alimenticios. 

La meta sería la prohibición de su importación y sancionar económicamente a las naciones que lo produzcan. 
Las mismas compañías que ya han destruido la selva de Borneo se están instalando en el África tropical para hacer lo mismo. 

Copyleft: http://neofronteras.com
Foto: Stephanie Law.
Imagen LIDAR: Michele Dalponte.
 Creative Commons