El valor económico de los árboles urbanos

El valor económico de los árboles urbanos
Sobre el valor económico de los árboles urbanos.

Evalúan el valor económico de los árboles de las calles de California.

Vivimos tiempos de pobreza intelectual y miseria moral en los que los que la religión neoliberal lo acapara todo, incluidos nuestros cerebros.

En estos tiempos es difícil defender la Naturaleza.

A veces el argumento usado para defender los seres vivos no es del todo correcto éticamente, pues el resto de las especies no humanas tienen derecho objetivo a la existencia, sino que se justifica su presencia en la Tierra en función de los beneficios (reales) que proporcionan al ser humano o de los males que nos evitan el que no desaparezcan.

En esta línea se ha publicado un estudio del U.S. Forest Service’s Pacific Southwest Research Station que evalúa el valor económico de los árboles urbanos que están en las calles de California.

Según este informe, los beneficios de estos árboles se cifran en 1000 millones de dólares.

Este estudio se basa en los inventarios municipales en los que se registran los árboles que hay en las calles de las respectivas ciudades, datos que han analizado con un modelo computacional.

Se tuvo en cuenta tanto el número de árboles como su tamaño, especie y localización.

Se creía que había un total hay unos 9,1 millones de árboles en las calles de las ciudades de este estado norteamericano, lo que corresponde a un árbol por cada cuatro residentes. Sin embargo, este estudio añade otros 16 millones más.

A veces se asume que el valor de los árboles urbanos es meramente estético o, lo que es peor, nos quejamos de las hojas que dejan caer, lo que supuestamente genera molestias y gastos de limpieza, como dice Greg McPherson.

Pero según este investigador los árboles urbanos producen un beneficio económico a las municipalidades y residentes que los cuidan.

Los beneficios se pueden desglosar en los siguientes entre otros:

- Secuestro de carbono (10,32 millones de dólares).
- Eliminación de contaminantes (18,15 millones de dólares).
- Intercepción de lluvia (41,5 millones de dólares).
- Ahorro en refrigeración y calentamiento (101,5 millones de dólares).
- Revalorización de la vivienda (838,94 millones de dólares).

Los autores del estudio calculan que por cada dólar invertido en plantar y cuidar de los árboles hay un retorno de 5,82 dólares en beneficios.

Estos investigadores esperan que el estudio guíe a los urbanistas en las futuras decisiones en relación a qué árboles plantar en las calles y en dónde.

Así por ejemplo, aunque el número de árboles en las calles ha aumentado desde los ochenta del pasado siglo, la densidad de árboles ha caído de 65 a 47 árboles por kilómetro.

Además, aunque la diversificación de especies se ha mantenido, una sola especie representa el 10% de todas ellas. A veces la concentración de una especie es tal que favorece la propagación de plagas.

Los municipios pueden usar los datos de este estudio para ver qué árboles son los más apropiados para su zona climática.

Los árboles proporcionan una gran ayuda psicológica a las personas.

No es lo mismo vivir o descansar en un banco en una plaza cubierta de árboles que en una plaza dura hecha se hormigón.

Es la razón por la cual las viviendas en calles o plazas arboladas son más caras que el resto. Las cualidades estéticas de las plazas duras parece que sólo son del agrado de los arquitectos que las diseñan.

Sería ideal que se hicieran este tipo de estudios para otros países y que así se orientase a los ayuntamientos en la tarea de plantar árboles en las calles.

Copyleft: http://neofronteras.com
Foto: Wikipedia. Creative Commons