Karl Landsteiner y los grupos sanguíneos

E
Karl Landsteiner y los grupos sanguíneos
Karl Landsteiner, el hombre que descubrió los grupos sanguíneos.

Poca gente conoce su nombre, aunque todo el mundo está familiarizado con el descubrimiento que le valió el Premio Nobel de Medicina en 1930.

Se trata de Karl Landsteiner, un patólogo y biólogo que descubrió y tipificó los distintos grupos sanguíneos, contribuyendo con ello a la salvación de muchas vidas desde entonces hasta la actualidad.

Biografía de Karl Landsteiner (1868-1943)

Karl nació en Viena el 14 de junio de 1868. Aunque su padre, un conocido periodista de la época, murió cuando él tenía 6 años, el joven tuvo el apoyo de su familia para estudiar medicina, la carrera que consideraba su pasión.

Nada más finalizar la licenciatura comenzó a trabajar en Zúrich, en unos laboratorios de química médica, pasando poco después a ocupar la cátedra de anatomía patológica de la Universidad de Viena.

Al inicio de su carrera de investigador, Landsteiner, en colaboración con Erwin Popper, consiguió aislar en el laboratorio el virus de la polio, contribuyendo con ello a la lucha contra esta enfermedad infecciosa que causaba tan graves estragos en la época.

Pero el mayor de sus descubrimientos llegó un poco después, cuando descubrió y tipificó los grupos sanguíneos.

Karl Landsteiner y los grupos sanguíneos

¿Cómo tuvo lugar el descubrimiento de los grupos sanguíneos?


Karl Lansteiner estaba investigando la genética de la sangre humana en comparación con la de los monos, cuando un día descubrió que al mezclar la sangre de algunas personas los glóbulos rojos se aglutinaban formando una especie de conglomerados. 

Esto era muy curioso, porque no pasaba del mismo modo con todas las muestras de sangre, sino que parecía haber varias opciones distintas de aglutinación.

Para comprobar por qué ocurría, decidió seguir recogiendo muestras, incluyendo su sangre y la de algunos de sus compañeros de la Universidad, y las procesó todas del mismo modo, separando el suero de los glóbulos rojos y mezclándolos después para analizar el resultado.

De ese modo pudo concluir que había tres tipos de sangre, a los que llamó A, B y 0, cerrando la lista un año después con la adición del grupo AB; que, al contrario que los otros, no tenía poder aglutinante.

Pero la cosa no terminó ahí, ya que en 1940 también descubrió el antígeno Rh, que puede ser positivo (Rh+) o negativo (Rh-).

Este descubrimiento fue muy importante, ya que gracias a él las transfusiones de sangre podían hacerse con conocimiento de causa, evitando rechazos derivados de la incompatibilidad de los grupos sanguíneos.

Por eso, en 1930, incluso antes del descubrimiento del Rh, se le otorgó el premio Nobel de Medicina, como reconocimiento a una vida entregada a la ciencia y a la salud de las personas.

Publicado por : http://www.omicrono.com/
Creative Commons