¿Bebes agua contra el picante?

¿Bebes agua contra el picante?
¿Bebes agua después de comer picante? Gran error.

A los seres humanos nos gustan las emociones fuertes.

Desde los parques de atracciones hasta las películas de terror son muchas las situaciones en las que buscamos un poquito de sufrimiento para transformarlo en euforia y una curiosa sensación de bienestar.

El ámbito culinario no podía ser menos y, por eso, algunas personas (sólo algunas) se vuelven locas por tomar comida con picante, aun sabiendo que en cuanto entre en contacto con su lengua les va a resultar imposible contener las lágrimas.

Sin embargo, aunque a estas personas a veces les cueste admitirlo, llega un punto en que el picor se hace insoportable y no queda más remedio que beber agua. ¡Pues muy mal! 

Comedores de picante del mundo, ¿no os dais cuenta que así pica más? Es lo peor que podéis hacer y hoy os vamos a explicar por qué, para que no volváis a hacerlo la próxima vez que os paséis con el tabasco.

La capsaicina, la sustancia por la que pica el picante

¿Conocéis una sustancia responsable de lloros, gritos y malestar general momentáneo? No, no, no es la factura de la luz (que también).

En este caso me refiero a la capsaicina, un compuesto químico presente en los pimientos picantes que actúa como irritante con el fin de evitar su consumo por parte de algunos animales, como los incautos humanos.

Se le han encontrado diversos usos a nivel de la medicina; pero, sin duda, su aplicación más extendida es la culinaria, ya que se usa en todo tipo de condimentos picantes.

¿Por qué no debemos tomar picante y beber agua después?

Todos nosotros alguna vez hemos comido picante e inmediatamente después hemos corrido en busca de agua para tratar de aliviar el ardor que sentíamos en la boca.

Es una práctica muy común, como la de echar agua a los incendios. Si le funciona a los bomberos, ¿por qué no me va a apagar a mí el fuego que siento en la boca?

Sin embargo, con un poco de química básica entenderéis por qué no sólo no sirve de nada, sino que será muchísimo peor.

¿Bebes agua contra el picante?
 Papilas gustativas (vistas a microscopio)
El motivo reside en que las moléculas de capsaicina son un compuesto apolar o, lo que es lo mismo, que no se puede mezclar con el agua, por lo que lo único que haremos al beber será utilizar el fluido para esparcir la capsacina por toda la boca, sin diluirla.

Pero no os preocupéis, porque sí que existe una solución: ¡beber leche!

Esto se debe a la acción de la caseína, una proteína presente en los lácteos que tiene la capacidad de envolver las moléculas de capsaicina y disolverlas, aminorando el picor, aunque sea por un momento.

Así que, ya sabéis, las próxima vez que os paséis con el picante dejad de correr en busca de jarras, grifos o floreros.

El agua no tiene la solución. ¡Corred hacia la nevera en busca de un cartón de leche!


¿Por qué los pájaros pueden comer picante sin inmutarse?

Dar pan a las palomas y otros pájaros salvajes se ha convertido en una actividad muy frecuente en plazas y parques a lo largo de todo el mundo.

En ocasiones, del pan se pasa a los gusanitos de bolsa y todo tipo de aperitivos, a los que las aves corren como si de presas vivas se tratase. 

¿Bebes agua contra el picante?

Y precisamente de ese modo fue como hace poco yo misma me percaté de algo de lo que no había sido consciente hasta el momento: a las aves no les afecta la comida picante. 

Exactamente, recientemente fui testigo de cómo un gorrión se comía un nacho picante que había caído al suelo con la misma tranquilidad que se hubiese zampado una lombriz o cualquier otro exquisito manjar. 

¿Pero qué les pasa? Nosotros corremos como locos en busca de algo con lo que sofocar el fuego que prende en nuestra boca cuando nos pasamos con este tipo de alimentos, mientras que los pájaros se quedan como si nada. 

Ciertamente es un hecho muy curioso, cuyas causas os vamos a explicar hoy. Y como la evolución no deja lugar a la casualidad, os contaremos también el por qué de esta resistencia.

Pájaros y picante, una pareja perfecta

Como sabéis, la percepción del sabor se debe a las papilas gustativas, que son un conjunto de receptores sensoriales situados en la lengua. 

Lógicamente, cuantos más de estos componentes tengamos, mayor será la intensidad con la que percibamos todos los sabores, por lo que no resulta extraño que la causa de esta resistencia al picante por parte de los pájaros resida en este hecho.

Y es que, mientras que los seres humanos tenemos de media unas 10.000 de estas papilas gustativas, la mayoría de aves tienen entre veinte y cuarenta, según la especie, por lo que la diferencia está más que clara.

Como consecuencia, no podemos decir que las aves no perciban el sabor picante, pues en realidad sí que lo hacen; sino que, simplemente, la intensidad es tan pequeña que apenas llega a casarles el malestar que nos provoca a nosotros. 


Ventajas evolutivas de la resistencia al picante de los pájaros

A los humanos nos encantaría poder soportar el picante del mismo modo que lo hacen los pájaros, pero la verdad es que, más allá de poder degustar comida mejicana sin los ardores de estómago consecuentes, no nos aportaría ninguna gran ventaja en nuestra salud o en nuestro día a día.

Sin embargo, en el caso de los pájaros sí que está asociado a una ventaja evolutiva que en realidad no les afecta directamente a ellos, sino a las plantas de pimientos picantes, cuyas semillas pueden ser diseminadas por los pájaros sin el problema que supondría que el sabor les resultara desagradable como le ocurre a los mamíferos.

Por otro lado, la capsaicina, que es la sustancia responsable de este sabor, tiene un gran poder antibacteriano y antifúngico, por lo que puede usarse para prevenir infecciones de hongos y bacterias en las plantas, evitando de nuevo el bloqueo del reparto de la simiente.

Por desgracia nosotros no somos pájaros, mientras no se demuestre lo contrario, por lo que lo mejor será que evitemos abusar del picante si no queremos acabar teniendo problemas digestivos.

¿Qué se le va a hacer?

Chile, los primeros globos aerostáticos del cielo de Santiago
Chile, los primeros globos aerostáticos del cielo de Santiago
... Los primeros globos aerostáticos que conquistaron el cielo de Chile. El día 22 de octubre, aniversario del salto en paracaídas ejecutado en ...

A 58 años del comienzo de la tele en Chile...
el comienzo de la tele en Chile
A 58 años del comienzo de la tele en Chile... ¿Podremos mejorar el presente? Hace 58 años un grupo de profesionales, entusiasmados con ...

La cuestión social en Chile (1880-1920) | VCN
La cuestión social en Chile
La cuestión social en Chile (1880-1920) Es indudable que la pobreza y las desigualdades sociales no surgieron en el país en la década de ...

La entrada aparece primero en Omicrono.
Creative Commons