¿Tienen los gatos un sexto sentido?

 ¿Tienen los gatos un sexto sentido?
Gato Salvaje
¿Tienen los gatos un sexto sentido?

Lo sabemos, los gatos son especiales.

Fueron adorados por civilizaciones antiguas y lo siguen siendo hoy en día.

Basta ver el éxito gatuno en las redes sociales y en canales de vídeos, donde es habitual ver cada día sus gestos, sus peripecias y su fascinante encanto para todo aquel que sea amante de los gatos.

Seguro que más de una vez habrás oído hablar del llamado “Sexto sentido” de los gatos.

Pero ¿A qué se refiere este concepto?

Estamos seguros de que tú mismo tendrás tu propia teoría sobre ello, pero vamos a repasar las propuestas que existen hoy en día al respecto de esta interesante cuestión.

¿Tienen los gatos un sexto sentido?

Son ágiles, distinguen los colores aunque no con tanta intensidad como los humanos.

Son capaces de tener una perspectiva visual mucho más amplia que la nuestra y por si no fuera poco, nuestros elegantes amigos son capaces de ver, o al menos de orientarse, en la más absoluta oscuridad.




Disponen además de una audición extraordinaria, una capacidad muy sutil para escuchar sonidos que escapan a la capacidad humana e incluso a la de los perros.

Por eso, si alguna vez lo llamas y tu gato no acude, es simplemente porque ha decidido ignorarte de modo voluntario.

¿Y qué hay que decir del tacto?

Todos sabemos lo sociales que pueden llegar a ser nuestros gatos, bien es cierto que hay algunos que son especialmente independientes, pero la mayoría adoran estar en tu regazo, observándote mientras estás en tu ordenador o durmiendo contigo a los pies -o en la almohada- de tu cama.

Tanto su pelo como sus bigotes son sumamente sensitivos y están conectados a su sistema nervioso, enviando una señal a su cerebro cada vez que los tocamos o los acariciamos. 

Al hacerlo, reducimos su estrés y su tensión muscular, al mismo tiempo que ronronean, sumiéndose en un estado de tranquilidad absoluta muy envidiable.

Pero… ¿y qué hay de su sexto sentido? Hay teorías que nos hablan de que los gatos disponen de una especie de GPS que les permite sentir el campo gravitacional del planeta, muy práctico, por ejemplo, para encontrar su camino de vuelta a casa. 

Son muchos los casos que se han dado de mascotas que han sido perdidas y que han vuelto a sus hogares a pesar de estar a kilómetros y kilómetros de distancia.

Ahora bien, esto no siempre se cumple, de ahí la necesidad de que evites que tu gato salga fuera o se escape, o al menos cuidar de que esté siempre identificado con el clásico chip.

Otros comentan que los felinos, “huelen las emociones”. Son capaces de percibir diversos estados emocionales de sus dueños, como si determinados estados humanos pudieran desprender cierto olor corporal. 

Saben por ejemplo cuando estamos más tristes de lo normal, observándonos con sus ojos enormes buscando a la vez nuestra cercanía.

Es habitual también verlos hechos un ovillo junto a la cama de personas enfermas.

No hay que olvidar tampoco que todas estas especiales cualidades nos han intrigado desde la antigüedad, de ahí que por ejemplo en la Edad Media, se asociara la figura del gato al campo de la brujería, un hecho que llegó a afectar en un grado alarmante a la población felina de Europa. 

Un desastre que afortunadamente quedó como un aspecto a olvidar, de esa época del pasado tan llena de tinieblas y supersticiones.

Hoy en día todavía no se ha podido “probar nada” sobre el llamado sexto sentido de los gatos.

Pero estamos seguros de que tendrás tu propia teoría al respecto, así que no dejes de explicarnos tu opinión…


Los gatos y el sabor dulce.

A diferencia del resto de los mamíferos, los felinos en general sienten indiferencia por los sabores dulces.

De hecho, los felinos no suelen incluir en su dieta más que carnes y grasas, sin mostrar especial interés por los carbohidratos. Suelen ser estrictamente carnívoros.

Su sistema digestivo, de cualquier manera, es el mismo que el de un mamífero, así que pueden digerir estos alimentos.

Un estudio recientemente publicado investigó el gusto del gato doméstico (Felis silvestris catus) intentando averiguar el por que muestran indiferencia por los sabores dulces.

Dicho estudio muestra que la razón se halla en los genes, argumentando que si los felinos no muestran atracción por los dulces, puede que se deba a alguna alteración del sistema doble de receptores químicos.

Para conseguir un gusto específico, en la superficie de los botones gustativos existen unas determinadas proteínas, capaces de unirse a las moléculas de dicho gusto y sentir lo que comemos.

Cuando esta se produce, genera una señal química a la neurona que activa el proceso sensorial del cerebro para generar el gusto.

Mediante un analisis se comprobó que en su ADN existían los dos genes correspondientes a la producción de moléculas sensibles al azúcar. Sin embargo, se comprobó que uno de los genes no estaba activado (Tas1r2).

Con esto se concluye el por qué los gatos no pueden sentir la dulzor de los alimentos.

Gatos victorianos | VCN

Tener gatos en la época victoriana era una actitud esnob. Los felinos de Instagram deben mucho a Harrison Weir, padre de los espectáculos ...

Los gatos entienden la física | VCN

Los gatos comprenden las leyes de la física. La física siempre ha sido una de las asignaturas más temidas por los estudiantes, tanto por los ...

Dientes de leche en perros y gatos | VCN

Mi casa es una comunidad donde conviven humanos, perros y gatos, todos, en armonía y relativa paz. La última incorporación ha sido un ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons