El dragón de Komodo

El dragón de Komodo
Varanus komodoensis mejor conocido como el dragón de Komodo o el monstruo de Komodo es mucho más que el lagarto más grande del mundo entero, entérate de algunas curiosidades sobre este interesante animal.

El dragón de Komodo, un reptil temible y curioso.

A menudo cuando pensamos en reptiles temibles nos centramos en las serpientes, incluso las que no son venenosas ni peligrosas, pues las pobres tienen que cargar con el San Benito de ser uno de los animales más temidos por los humanos.

Sin embargo, dentro de los reptiles de cuatro patas existen algunos que tienen motivos de sobra para ser temidas, debido a características como su tamaño, su apariencia y, sobre todo, la voracidad con la queenvenenan y devoran a sus presas.

Se trata del dragón de Komodo, también conocido como varano, una especie de saurópsido típico de algunas islas del centro de Indonesia, especialmente del Parque Nacional de Komodo, que fue creado en 1980 expresamente para facilitar su conservación.

Algunas curiosidades del dragón de Komodo (Varanus komodoensis)

Si fue bautizado como dragón no fue por mero capricho, pues al observar este animal, que suele rondar los 70 kilogramos de peso y los 2’5 metros de altura, es inevitable pensar en los dragones de las historias de fantasía o incluso en los propios dinosaurios, con los que se encuentra emparentado, conservando bastante más parecido con ellos que otros parientes, como las gallinas.

Por otro lado, su enorme tamaño se complementa con unacola larga y fuerte y una boca continuamente manchada de sangre, acompañada de 60 temibles dientes en forma de sierra y una lengua amarilla, que deja entrever lo peligroso que puede resultar estar en contacto con ella.

Al contrario de lo que pueda parecer, la sangre presente en su boca suele ser propia, y no de sus presas, ya que a menudo se dañan los dientes al comer.

Sea de quién sea, estas manchas favorecen que en su saliva crezcan un gran número de bacterias que, hasta hace muy poco, se relacionaban con la letalidad de su mordedura.

dragón de Komodo

La mordedura del dragón de Komodo, un temible misterio


Aunque a menudo despedazan a sus presas en el mismo momento de capturarlas, también se dan muchos casos en los que les muerden y quedan a la espera de que mueran pasado un tiempo, siguiendo su rastro para comerlas cuando estén “listas”, ¿pero por qué mueren sus víctimas después de un mordisco?

El hecho de haber contado en su saliva casi cincuenta tipos de bacterias diferentes, llevó a que en el pasado los científicos creyeran que los animales a los que mordían acababan muriendo infectados por estos microorganismos.

Sin embargo, estudios posteriores han detectado en sus mandíbulas glándulas secretoras de un venenocargado de proteínas tóxicas que actúan sobre el organismo de sus presas causándoles hipotermia, parálisis muscular, problemas de coagulación sanguínea y, finalmente, la muerte.

Por lo tanto, y teniendo en cuenta la agudeza de los sentidos del dragón de Komodo, resulta sencillo para ellos morder a su víctima, esperar a que muera y seguir su rastro pasado un tiempo.

Lamentablemente para ellos, en ese caso puede que tengan que compartir la comida con otros varanos, aunque no es algo poco usual, pues a menudo se unen para atacar en emboscadas sigilosas.

Finalmente, si dejan algo de carne, los individuos más jóvenes, que viven en los árboles para resguardarse de posibles depredadores, bajarán y se alimentará de ella.

dragón de Komodo

La curiosa reproducción del dragón de Komodo

En cuanto a su reproducción, presentan dos características especialmente llamativas.

Por un lado, está la reproducción sexual convencional; que, como viene siendo habitual en otras especies, comienza con la lucha entre dos machos para conseguir a la hembra. 

Una vez finalizada la disputa, el vencedor comprueba con su lengua si la hembra está receptiva sexualmente y entonces pasan al coito, cuyo inicio también está marcado por una cruenta lucha entre el macho y le hembra, que no se deja dominar fácilmente.

Y como parece ser que a las dragonas de Komodo esto del sexo no les va demasiado, se han dado varios casos de hembras que se han reproducido por un proceso conocido como partenogénesis, en el que no es necesaria la fecundación del macho. 

De este modo, al contrario que en la reproducción sexual convencional, en la que las crías tendrán la mitad de cromosomas de origen paterno y la otra mitad de origen materno, en este caso sólo tendrán la mitad materna, que se duplicará en el huevo para dar lugar a un número de cromosomas normal.

Son muchas las curiosidades de este animal, que a pesar de su peligrosidad resulta magnífico y apasionante.

Lamentablemente, está catalogado como animal vulnerable en la Lista Roja de animales en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por lo que si no se hace por evitarlo, algún día las historias sobre este animal estarán a la altura de las de sus parientes los dinosaurios.

Y eso sería una pena.


Curiosidades del bestial Dragón de Komodo

– El hecho de ser el lagarto más grande del mundo es lo que le dio su sobrenombre de “dragón”. El dragón de Komodo puede llegar a medir fácilmente hasta tres metros y pesar 70 kilogramos, aunque el espécimen más grande del mundo registrado llegó a medir 3,13 metros y pesar 166 kilogramos.

– El dragón de Komodo es uno de los depredadores más temidos, gracias a su gran tamaño pueden ser considerados los reyes de sus respectivos ecosistemas.

– Los dragones de Komodo no son muy exigentes en cuanto a la cena se refiere. Estos gigantescos lagartos son principalmente carroñeros, aunque también les gusta cazar cabras, ciervos, perros, aves, cerdos y hasta humanos. En algunas ocasiones también pueden atacar y comer a otros dragones de Komodo, especialmente si son más jóvenes.

– El dragónde Komodo puede devorar su comida en un 80% de una sola vez, incluso los cuerpos más grandes.

-Tienen aproximadamente unos 60 dientes, los cuales cambian con regularidad y llegan a medir hasta 2,5 centímetros de largo. Así mismo, su saliva suele estar manchada con sangre, esto debido a que los dientes están cubiertos de un tejido gingival que se daña durante el proceso de masticación, convirtiéndolo en el lugar ideal para la proliferación de fuertes bacterias.

-Tienen una lengua bifurcada con forma de tenedor, con la cual detectan los compuestos químicos del aire y saber cuando está cerca una presa.

– Los dragones de Komodo son además portadores de un potente veneno, por lo que si una presa logra escapar de ellos, probablemente no pueda llegar muy lejos. En su saliva pueden encontrarse una gran cantidad de bacterias que se convierten en una toxina mortal para sus presas, la misma la transmite a través de la sangre.

– A pesar del potente veneno que poseen los dragones de Komodo, ellos son inmunes al mismo. Es por ello que numerosos científicos están estudiándolos en la búsqueda de un posible antídoto.

– El dragón de Komodo puede tener una visión de hasta 300 metros, aunque se cree que en las noches es mucho más limitada.

-Las hembras pueden poner hasta 30 huevos. Una vez que nacen las crías, éstas deben permanecer en los árboles, ya que por su pequeño tamaño son vulnerables de ser atacados por otros depredadores e inclusive por otros dragones de Komodo adultos.

El aspecto prehistórico del Dragón de Komodo nos recuerda a la época en que los dinosaurios eran los dueños del mundo, resulta sorprendente que en nuestros días todavía existan criaturas así.

Hembras al poder !!....ovulación oculta | VCN

 ... Ocultar la ovulación ha sido determinante en el desarrollo de las sociedades humanas y aún contiene misterios que nos dejan perplejos.


Motivación humana o ¿Por qué hago lo que hago? | VCN

... La motivación la podríamos definir como aquello que energiza a una persona hacia un objetivo y, por tanto, ejerce un efecto determinante en ...


Ángeles de la Muerte ... doctores contra la vida | VCN

 ... promueven un esquema que intenta hacer a la raza o a la clase, el factor determinante en el uso del control de la natalidad y el aborto.

Publicado por : http://www.omicrono.com/
Creative Commons