El SS Baychimo

El SS Baychimo
El SS Baychimo.

Botado en 1914 en el astillero sueco de Lindholmens Mekaniska Verkstad A/B, en el distrito de Lindholmens (Gotemburgo) con el nombre de SS Ångermanelfven (nombrado así por el río Ångerman), nada hacía presagiar que aquel barco a vapor de casco de acero, con un desplazamiento de 1322 toneladas y 70'1 metros de eslora iba a convertirse en uno de los barcos fantasma más célebres del siglo XX.

Su primera propietaria fue la armadora alemana Baltische Reederei GmbH, de Hamburgo, que lo empleó para el transporte de mercancías entre Hamburgo y distintos puertos suecos.

Tras la Primera Guerra Mundial, su propiedad pasó a manos de los británicos como parte de las cuantiosas indemnizaciones de guerra que los alemanes tuvieron que pagar. 

En 1921 lo adquirió la Compañía de la Bahía de Hudson, que lo renombró como SS Baychimo, estableció su base en el puerto escocés de Ardrossan y lo dedicó a recorrer la costa norte canadiense, llevando suministros y recogiendo pieles. 

De esta manera completó nueve campañas exitosas, donde su único contratiempo fue un encallamiento en la costa de la isla de Pole (Alaska) el 21 de julio de 1928, aunque fue liberado al día siguiente sin sufrir grandes daños.

El SS Baychimo

El Baychimo, atrapado en el hielo

El 1 de octubre de 1931, cuando estaba a punto de terminar la campaña y se dirigía a Vancouver con sus bodegas llenas de pieles, el SS Baychimo quedó atrapado entre los hielos en la costa norte de Alaska, sin posibilidad de liberarse. 

Afortunadamente para la tripulación, no estaban muy lejos del pueblo de Barrow, la localidad más al norte de la América continental, donde encontraron refugio.

Sin embargo, cuando volvieron al cabo de un par de días, descubrieron que el barco se había liberado de los hielos y había desaparecido.

No fue hasta el día 8 de octubre que lograron localizarlo de nuevo, una vez más atrapado en el hielo.

El día 15 de octubre la Hudson's Bay envió varios aviones para evacuar a la tripulación, pero el capitán y catorce de sus hombres decidieron quedarse para tratar de recuperar el barco, dispuestos incluso a quedarse todo el invierno hasta que mejoraran las condiciones meteorológicas, construyendo un refugio de madera a cierta distancia.

Sin embargo, el 24 de noviembre se desató una violenta tormenta de nieve. Cuando hubo pasado, no había rastro del Baychimo, y el capitán creyó que se habría hundido durante la tempestad. 

Días más tarde, un cazador esquimal les informó de que había visto el buque a la deriva a más de 70 kilómetros del lugar en el que se encontraban. Una vez más, los hombres del Baychimo alcanzaron el barco, pero creyendo que tenía pocas posibilidades de sobrevivir al invierno, decidieron desembarcar las pieles que pudieran y abandonar el navío a su suerte.


El SS Baychimo

Los tripulantes del Baychimo retiran parte de su carga de pieles.

Pero, contra todo pronóstico, el Baychimo no sólo resistió aquel invierno, sino que en los años siguientes fue visto en numerosas ocasiones a la deriva en las costas de Alaska, vacío y a merced de las corrientes y los vientos. 

Hubo personas que incluso lograron subir a bordo (un grupo de esquimales estuvo diez días atrapado en su interior por culpa de una tormenta, en marzo de 1933) pero los intentos que se hicieron para recuperar al que ya era conocido como "el barco fantasma del Ártico" fracasaron por falta de medios o por las malas condiciones meteorológicas.



El Baychimo, vacío y abandonado (agosto de 1933)

Tras ser avistado en varias ocasiones a lo largo de 1939, el Baychimo pasó un largo espacio de tiempo sin ser visto y muchos creyeron que, por fin, se había ido a pique. 

Pero en marzo de 1962, tras 23 años desaparecido, un grupo de esquimales volvió a avistarlo en las costas del mar de Beaufort.

La última vez que se vió al Baychimo fue en 1969, cuando fue descubierto atrapado en el hielo entre Icy Cape y Point Barrow, no muy lejos del lugar en el que había quedado atrapado por primera vez 38 años antes. 

Pero cuando un grupo de personas trató de llegar a donde se encontraba, el barco había vuelto a esfumarse.

Ese fue el último avistamiento confirmado del Baychimo. Mucha gente cree que tras casi cuarenta años a la deriva acabó por hundirse. 

Otros en cambio dicen que puede seguir a la deriva, o bien estar atrapado entre los hielos en algún remoto paraje de la costa del Ártico. 

En 2006 el gobierno de Alaska hizo público un proyecto de investigación para dar con el paradero del barco, sin éxito.

Transformando una mina de mercurio en una huerta | VCN

... La volatilidad del mercurio lo hace un enemigo temible. Una vez vaporizado viaja por la atmósfera y vuelve a posarse en las plantas y el suelo.


De la química del fin del mundo | VCN

... Las moléculas de oxígeno y nitrógeno se dividirían dando lugar a la formación de NO (óxido nítrico) y del temible dióxido de nitrógeno, NO2, ...


El Demonio de la Perversidad ,Edgar Allan Poe | VCN

... y, sin embargo, es sólo un pensamiento, aunque temible, de esos que hielan hasta la médula de los huesos con la feroz delicia de su horror.

Publicado por : http://laescaleradeiakob.blogspot.com/
Creative Commons