Pollo mal cocinado, bacteria puede paralizarte

pollo
Si cocinas mal el pollo, esta bacteria puede dejarte paralizado.

Nuestras formas de cocinar pueden tener más consecuencias sobre el organismo de las que podríamos imaginar.

Por ejemplo, cocinar mal el pollo.

Y no hablamos de hacerlo más o menos tostado, sino de cocinarlo a una temperatura interna mínima adecuada para que realmente esté cocinado (insisto, “cocinado”, que es diferente a “poco hecho”).

Puede parecer una nimiedad, pero cocinar mal el pollo, igual que excedernos en el uso de papel de aluminio en la cocina, puede ser terrible.

Al menos así lo afirman los investigadores de la Facultad de Medicina y Veterinaria de la Universidad Estatal de Michigan. Según su estudio, publicado en el Journal of Autommunity, el pollo cocinado incorrectamente podría causar una parálisis corporal llamada síndrome de Guillain-Barré, a causa de la bacteria Campylobacter jejuni.

Cómo cocinar mal el pollo puede dejarte paralizado.

Según informan los investigadores, dirigidos por Linda Mansfield, lo que demuestra su estudio es que se necesitan varios factores para acabar sufriendo un síndrome de Guillain-Barré:

Predisposición genética y una cepa determinada de Campylobacter; además de cocinar mal el pollo claro. Aunque este no es el único alimento que puede estar colonizado.

Lo peor del asunto es que muchas cepas de esta bacteria son resistentes a los antibióticos, e incluso algunos de estos medicamentos pueden llegar a empeorar la enfermedad.

Por suerte, el estudio no se ha quedado ahí, sino que también han sido capaces de reproducir tres modelos de síndrome de Guillain-Barré en seres humanos, los cuales pueden ayudarnos a entender qué tipo de genética es más predisponente a la enfermedad.


Los otros causantes del síndrome de Guillain-Barré


A todo esto debemos sumar que no solo cocinar mal el pollo puede causar el síndrome de Guillain-Barré (por culpa del Campylobacter), sino que hay otros microorganismos capaces de causar esta parálisis neuromuscular. Entre ellos, el que más ha aumentado últimamente es el famoso virus Zika, el cual ha demostrado ser capaz de producir diversos trastornos cerebrales.

El síndrome de Guillain-Barré es terriblemente grave, causando una parálisis casi total, y aún así tenemos tratamientos muy limitados que fallan en muchos casos (o incluso empeoran la situación). 

Mansfield espera que sus modelos sobre la enfermedad puedan ayudar a los pacientes que se infectan cada año, ya sea por Campylobacter (el causante mayoritario de la enfermedad) o por otros microorganismos.

Cómo se desarrolla el síndrome de Guillain-Barré

El desarrollo del síndrome de Guillain-Barré es bastante poco específico y progresivo. En un principio los síntomas son parecidos a una gastroenteritis común, con náuseas, vómitos y diarrea sin haber consumido ningún producto infectado o en mal estado.

Tras dos o tres semanas, se empieza a notar debilidad y hormigueo en los pies y las piernas. 

Progresivamente, la parálisis puede extenderse a la zona superior del cuerpo, incluyendo los brazos e incluso el diafragma o músculo de la respiración.

Mansfield y sus colegas tienen como siguiente objetivo desarrollar fármacos eficaces contra la enfermedad gracias a sus nuevos modelos de la enfermedad.

Cada año, el Campylobacter jejuni afecta a millones de personas en todo el mundo.

Además, el microorganismo puede provocar enfermedades autoinmunes, como la enfermedad inflamatoria intestinal o la artritis de Reiter.

La nueva Chica E ... Karen Bray | VCN
“Gracias a todos por estar conmigo en este proceso, soy feliz de anunciar que soy la nueva chica E! Colombia los amo a todos.¡Lo hicimos!

Un Mensaje para los amigos ,por George Carlin | VCN
Un Mensaje para los amigos ,por George Carlin
Acuérdate de decir te amo a tu pareja y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una ...

¿Quién es tu prójimo? | VCN
En teoría, la mayoría de los cristianos sabemos que Dios “amó de tal manera al mundo” (Jn 3.16), y que no tiene ningún favoritismo (Ro 2.11)...

La entrada aparece primero en Omicrono.
Creative Commons