¿Qué son los agujeros de gusano?

¿Qué son los agujeros de gusano?
Agujeros de gusano y ¿viajes en el tiempo?

¿Qué son los agujeros de gusano?

Un agujero de gusano es un túnel que conecta dos puntos del espacio-tiempo, o bien dos Universos paralelos. Es importante resaltar que nunca se ha visto uno, aunque matemáticamente su existencia sería posible.

Por eso se dice de ellos que son “atajos teóricos”, que conectarían bien dos puntos distintos del mismo Universo (Intrauniverso) o dos Universos distintos (conocidos como “agujeros de Schwarzschild”). 

 Su clasificación es muy diversa, aunque se suele usar la posibilidad teórica que les permitiría ser atravesados o no.

Por ejemplo, un agujero que responde a estas características sería el agujero de Lorentz , aunque solo a nivel relativo, ya que a nivel físico su existencia es más bien incierta.

Su nombre deriva de la analogía que tiene con una manzana que es atravesada por un gusano de punta a punta, en lugar de recorrer su superficie.

El término fue acuñado por primera vez en 1957 por el físico John Wheeler, aunque su primera definición fue la proporcionada en 1916 por Ludwig Flamm para dar solución a las ecuaciones de Einstein sobre un tipo de agujero negro conocido como agujero de Schwarzschild, que sería una “garganta espacio-temporal” que conectaría una entrada (agujero negro de Scharzschild) con una salida o “agujero blanco”.

Ha habido varios intentos por parte de científicos de crear un agujero de gusano a nivel macroscópico -aunque la mayoría de estas pruebas se quedan en mera teoría- ya que es muy difícil proporcionar estabilidad a regiones apartadas entre sí por una larga distancia.

Sí se puede encontrar, sin embargo, una constante en todas las pruebas: la necesidad de usar el efecto Casimir para estabilizar estos agujeros.

Se conoce como “efecto Casimir” a una teoría controvertida elaborada por el físico Hendrik Casimir, predicha por la teoría de campos –que además ha sido medido en interrumpidas ocasiones- y que intentaré simplificar para que sea fácilmente comprensible.

Imagínate, querido amigo, dos placas de cristal enfrentadas entre sí y separadas por una distancia muy pequeña. 

Para que la teoría de Casimir funcione estas placas tienen que cumplir una serie de características: primero, deben ser planas, estar separadas por un espacio muy pequeño donde sólo haya vacío, deben ser capaces de reflejar todas las frecuencias de ondas electromagnéticas y, finalmente, estar separadas por una distancia tan pequeña como un nanómetro.

Si todo esto se cumple, la teoría de Casimir predice que estas dos placas comenzaran a atraerse. Fíjese el lector en la incongruencia que se produce a priori por esta teoría: nos encontramos con un vacio absoluto, no hay cargas de ningún tipo y, contra toda razón, las placas comienzan a atraerse. 

Pues bien, parece ser que este efecto bajo ciertas características podría ser repulsivo en vez de atrayente y, de este modo, crearía la que me gusta denominar “levitación científica”.

¿Es posible viajar en el tiempo a través de los agujeros negros?

Parece ser que llegados a este punto, comienzan a decepcionar un poco los agujeros negros. 

O bien sólo se conjugan a nivel macroscópico o imposibilitan que cualquier materia pueda atravesarlos. Entonces ¿de dónde parte la visión -aunque sea sólo teórica- de agujeros de gusano gigantescos por los que pueden pasar las naves espaciales?

Hochberg y Kephart creen que en el principio del universo se pudieron crear zonas de energía negativa que auto-estabilizaron estos agujeros negros por un largo período de tiempo (un efecto Casimir repulsivo). Según estos dos científicos, aún hoy existirían estos “puntos calientes” de saltos en el espacio-tiempo.

Imaginemos que una nave espacial es capaz de llegar a uno de estos agujeros de gusano auto-estabilizados, ¿sería capaz de viajar a través de ellos? En ese caso, ¿qué pasaría? La respuesta es que hay demasiada incertidumbre como para aventurarse. 

Lo que sí que parece que ocurriría es que la materia sería incapaz de atravesarlo y, aún haciéndolo, no sería capaz de controlarse la salida por el “agujero blanco”; ni siquiera se podría controlar si esa salida fuese a un punto distinto de nuestro Universo o a otro Universo paralelo (todo esto teóricamente). ¿Un poco lioso el asunto, verdad?

Me gustaría para terminar resolver una duda que puede haber surgido al lector cuando lee este artículo: si desde que nacemos se nos repite una y otra vez que la máxima velocidad que podemos alcanzar es la de la luz ¿esto quiere decir que atravesar un agujero de gusano es dejar atrás la luz cual Ferrari deja atrás un 600? 

No, en realidad-teóricamente-nunca la superaríamos en un agujero de gusano, lo único que haríamos sería tomar un atajo espacio-temporal para llegar antes a un sitio indefinido –de la misma manera que los niños pequeños siempre encuentran un camino más rápido para volver del colegio, nunca superan la velocidad de un coche, aunque pueden llegar antes que él-.

Los preescolares pueden resolver problemas algebraicos básicos ...
preescolares pueden resolver problemas algebraicos
Los niños de edad preescolar pueden resolver problemas algebraicos básicos, mediante lo que los investigadores denominan su 'sistema ...

Resolución del cubo de Rubik en 20 movimientos | VCN
Resolución del cubo de Rubik
Además él creía que el cubo se podía resolver en menos de 20 movimientos. Sin embargo, fue incapaz de demostrar tal afirmación, aunque sí ...

¿Toda la gente del mundo miente? | VCN
Toda la gente del mundo miente
Tienen cinco minutos para resolver el mayor número de las matrices como sea posible, y se les paga según el número de los que resuelven ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons