El Lago Mono de California

El Lago Mono de California
El fantástico “Lago Mono” de California.

Si tienes la suerte de poder visitar el Lago Mono de California, vas a creer que estás en otro mundo, que sin saber cómo, has llegado a una dimensión paralela donde ante ti se abre todo un escenario lunar. Y que, tras esas extrañísimas torres que se alzan tranquilas sobre las aguas, debe habitar una extraña civilización de seres peculiares.

Pero no, no es así. Nuestro planeta es tan diverso como mágico y no nos hace falta ninguna nave espacial para disfrutar de grandes contrastes.

De escenarios que nos hacen soñar y que nos empequeñecen ante las maravillas de la naturaleza.

Hoy, queremos llevarte de la mano hacia California, hacia este lago salado, el preferido de miles de aves migratorias.

El lago sin salida al mar de California

Así es, Monolake, o el lago Mono es un lago endorreico originado hace unos 760.000 años a raíz de la Cuenca del Mono, cercándolo sin tener opción a tener salida al mar.

Se dice que su formación también se debe a acciones volcánicas, de ahí que sus aguas tengan una concentración de sal extremadamente elevada. 

El Lago Mono de California

Y no sólo eso, también tiene altas cantidades de arsénico y es un escenario tan, pero tan alcalino, que el tiempo ha ido esculpiendo con sutileza y espectacularidad estas rocas que ya son mundialmente conocidas como “las torres del lago Mono”

Es un paisaje tan asombroso, que es habitual que cada día lo visiten cientos de turistas, cámara en mano, dispuestos a captar una instantánea.

Una imagen increíble de esas torres calcáreas que emergen del agua, como las chimeneas de una vieja nave sumergida, como los restos de una civilización pasada. Pero además de turistas, son miles las aves migratorias que la frecuentan a lo largo de las temporadas. 

La razón es la un ecosistema tan rico y productivo que muchos pájaros encuentran su alimento diario.

Las condiciones de salinidad hacen que se produzcan un tipo de mosca alcalina muy particular, así como unos crustáceos del género artemia que son un auténtico bocado para millones de aves, así como unas pequeñas algas autóctonas del increíble lago Mono.

Uno de estos pájaros que no falla ni un solo año a su festín en estas aguas, es el falaropo tricolor, un ave migratoria que llega en temporada invernal y que ¡ojo! ¡Llega a comer hasta duplicar su propio peso!.

La biodiversidad del lago Mono

Te hemos hablado de las moscas, los crustáceos y las aves que frecuentan Monolake, pero aún existe un dato igual de interesante sobre la biodiversidad de este escenario. 

Fue la NASA quien halló en el lago una bacteria (GFAJ-1) de la clase Gammaproteobacteria realmente peculiar y asombrosa. Un organismo que se alimenta básicamente de arsénico. 

Los científicos están muy ilusionados con este dato, puesto que es la primera bacteria conocida capaz de construirse a partir de un químico tan venenoso.

La verdad es que es curioso pensar que un lago con tanto nivel de sal y de arsénico, disponga de semejante ecosistema productivo.

Los nativos Kutzadika’a, por ejemplo, tenían como parte importante de su nutrición las propias larvas de las moscas alcalinas de este lago. ¿Te atreverías a probarlas?

En la actualidad el lago Mono está protegido y forma parte de la red hemisférica de reservas para aves, pero esto no siempre fue así.

En los años 70, la ciudad de Los Ángeles llegó a desviar el agua que fluía hacia el lago, consiguiendo que bajara tanto el nivel, que las aves casi dejaron de acudir. 

Se perdía así una zona increíblemente importante para ellas y para la biodiversidad del país.

Afortunadamente, se originó el Comité Lago Mono, formado por estudiantes, nativos de la zona y biólogos. 

Estos ganaron una batalla legal en 1979, que obligó a Los Ángeles a restaurar, en lo que se pudo, el nivel del lago. Una muestra esperanzadora de que, en ocasiones, la fuerza local puede defender los intereses de rincones únicos para el mundo como el maravilloso y peculiar Lago Mono.

Publicado por : http://supercurioso.com
Creative Commons